icon

Vacunaron al Papa Francisco, aguarda Benedicto y van contra el "negacionismo"

Con la vacuna de Pfizer-Biontec, el Papa Francisco fue el primero en vacunarse en el Vaticano, donde no sólo comenzó la campaña de vacunación, también contra el "negacionismo" que el mismo Pontífice calificó como "suicida". En los próximos días también se vacunará a Benedicto XVI. El gesto para convencer a quienes no quieren vacunarse contra el coronavirus.

El gesto de Francisco frente a lo que califica como "negacionismo suicida": Fue el primero en vacunarse contra el coronavirus al inicio de la campaña de vacunación en el Vaticano, este miércoles, con la Pfizer. También el papa emérito, Benedicto XVI, de 93 años, recibirá la vacuna contra el coronavirus,

Joseph Ratzinger, de 93 años, recibirá la vacuna "cuando esté disponible", informó el secretario personal del papa emérito Benedicto XVI. Por su parte, Francisco ya había confirmado este fin de semana en una entrevista a la televisión italiana que se había anotado en la lista para ser inmunizado.

Sala para vacunación en el Vaticano. En días pasados, el Papa dijo: "Creo que desde el punto de vista ético todo el mundo debe vacunarse, porque no solamente pones en peligro tu salud, tu vida, sino también las de los otros".

Las primeras dosis de Pfizer-BionTech ya se aplicaron en el Vaticano.


El Papa Francisco fue pionero en recibirla a sus 84 años, así lo informó el diario La Nación.

Junto con el Papa, también se vacunaron algunos miembros del personal de salud y seguridad pública. Pero, por motivos de privacidad, no se distribuyeron imágenes del Pontífice, quien debería recibir la segunda dosis de refuerzo en tres semanas.

El papa emérito Benedicto XVI también será vacunado en los próximos días, a sus 93 años, comunicó su secretario personal, Georg Gänswein a la agencia CNA. No es dato menor que Benedicto lleva meses curado de una mala infección facial, que le había creado muchos problemas de salud en 2020.

La campaña de vacunación en el Vaticano continuará para los cerca de 3.000 empleados y familiares y los 800 residentes. Será voluntaria, aunque ya el Papa ha dejado clara su posición respecto a la vacunación y lo que el llama "negacionismo suicida".

El negacionismo

Sus palabras han sido fuertes.

"Hay un negacionismo suicida que no consigo explicar", dijo el Papa Francisco el 09/01, en una entrevista reproducida por la agencia de noticias AFP.

Ese mismo día informó la muerte de su médico personal, Fabrizio Soccorsi, de 78 años, quien estaba internado desde el 26 de diciembre por una enfermedad oncológica que se complicó con la infección con coronavirus.

Según el Pontífice: "Desde el punto de vista ético todo el mundo debe vacunarse, porque no solamente pones en peligro tu salud, tu vida, sino también las de los otros".

Y contó: "Cuando yo era chico, me acuerdo de la epidemia de la poliomelitis, a causa de la cual muchos niños quedaron paralizados y todo el mundo esperaba ansiosamente una vacuna (...) Cuando llegó la vacuna la daban con azúcar".

"Luego crecimos a la sombra de las vacunas, contra el sarampión, contra esto, contra aquello... vacunas que se daban a los niños".

"No sé porqué algunos dicen 'no, la vacuna es peligrosa' pero si los médicos la presentan como algo que puede ser bueno, que no presenta riesgos particulares, porqué no hacerlo", enfatizó.