icon

El hombre más rico del mundo da un ejemplo rotundo de sustentabilidad

El aporte del excéntrico Elon Musk va desde la producción de automóviles con bajo costo ambiental, hasta la instalación de plantas fotovoltaicas alrededor del mundo. De todas formas, todavía emite 282 mil toneladas de dióxido de carbono al año.

Las plantas fotovoltaicas de Tesla producen más del doble de energía limpia de lo que consumen sus coches eléctricos, según el "Informe de Impacto ambiental” de la millonaria firma de Elon Musk.

Tesla gana en Wall Street y termina como la quinta empresa más valiosa de la bolsa de USA.

La energía solar se ha transformado en el método más barato de producir energía renovable en el mundo, incluso por delante de la eólica.

El propietario de Tesla, Elon Musk, informó que los 3,5 GW de módulos fotovoltaicos que ha instalado produjeron 13,25 TWh de electricidad. Los números duplican y superan a los 5,26 TWh consumidos por sus tres modelos de automóviles eléctricos. 


Es decir que las plantas fotovoltaicas de su compañía producen más del doble de energía renovable de lo que consumen sus coches.


En total, tras más de medio millón de autos vendidos, el medioambiente se ahorró 4 millones de metros cúbicos de dióxido de carbono (CO2) no liberados a la atmósfera. 


Los tres vehículos insignia de la compañía estadounidense son los model S, X y Tesla Model 3, recientemente lanzados. 


Con todo, la empresa todavía emite considerables sumas de carbono. Entre la producción, la red de carga y el consumo, emite 282 mil toneladas de CO2 anuales.  


En efecto, Telsa pretende disminuir este impacto con la instalación de una gigafactoría en China, equipada con 200 mil módulos fotovoltaicos. 


La publicación del informe medioambiental de Musk se dio en los mismos días en los que Bloomberg New Energy Finance (BNEF) anunció que la energía solar se convirtió en la forma más barata de producción de energías limpias. 


De esta forma, se sitúa en una posición cada vez más competitiva frente a los combustibles fósiles.