icon

Lula le recuerda a Bolsonaro la gran inversión de Ford en Brasil en 2009

Después del cierre de Ford Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva abrió una polémica por tuitear acerca de 'la década dorada' en Brasil, cuando la empresa invirtió R$ 4.000 millones. Quien pega también se arriesga a que le respondan.

Luiz Inácio Lula da Silva. Habrá 5.000 empleos brasileños menos, sin mencionar el efecto dominó en los proveedores de una cadena altamente especializada. La actividad de Ford cesará inmediatamente en las unidades de Camaçari en las unidades de Bahía y Taubaté en el interior de São Paulo. La producción de algunas piezas continuará durante unos meses para mantener los inventarios para las ventas de posventa.

Trabajadores se manifiestan contra el cierre de Ford en Brasil. "Sabemos que estas acciones son muy difíciles, pero necesarias para crear un negocio saludable y sostenible", dijo el presidente ejecutivo de Ford, Jim Farley, en un comunicado. "Nos estamos moviendo hacia un modelo de negocios esbelto con pocos activos, terminando la producción en Brasil", continuó.

Inicialmente programado para ser instalado en Rio Grande do Sul, el proyecto de la nueva planta de Ford se suspendió en abril de 1999, cuando el gobernador Olívio Dutra (PT) rompió el contrato que había firmado con el fabricante de automóviles el año anterior. Según el contrato, el gobierno del estado de Rio Grande do Sul tendría que transferir a Ford R$ 418 millones (en valores en ese momento) para capital de trabajo y obras de infraestructura, además de otorgar incentivos fiscales. Tras el incumplimiento del contrato, Bahia intentó atraer la fábrica, en un movimiento liderado por el entonces gobernador César Borges y el entonces senador Antonio Carlos Magalhães, ambos del PFL. Además de la agresiva estrategia de incentivos fiscales, el gobierno bahiano apostó por una guerra mediática para conquistar la fábrica. En abril de 1999, el gobierno bahiano publicó en los principales periódicos del país un anuncio que decía: “GM y Ford, vengan a Bahía. Aquí, cumplimos nuestros compromisos y siempre estamos marcando el camino”. La unidad Ford en Camaçari (región metropolitana de Salvador de Bahía), fue inaugurada en octubre de 2001, la planta de Bahía debía festejar 20 años de operación en octubre.

Ford Motor finaliza la producción de vehículos en Brasil en una reestructuración de sus operaciones en Sudamérica, incluido el cierre de 3 plantas, decisión que le impone cargos por US$ 4.100 millones: US$ 2.500 millones en efectivo en 2021 por despidos, liquidación y otros pagos; y US$ 1.600 millones en cancelaciones no monetarias para cuentas por cobrar de impuestos y depreciación y amortización aceleradas. 

Sin embargo, las acciones del fabricante de automóviles subieron más del 3% cuando la acción había bajado 1% durante 2020, lo que eleva su valor de mercado a US$ 36.200 millones.

En Brasil

Ford cerrará las fábricas en Taubaté (Sao Paulo), Camaçari (Bahía) y en Horizonte (Ceará).

La información se publicó en un comunicado a los inversores en su sitio web internacional.

Atacado por un golpe de Estado que primero derrocó a la ex presidenta Dilma Rousseff y luego lo llevó a la cárcel, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva decidió polemizar sobre el tema y recordó que Ford anunció su mayor inversión en 2009, cuando él era el Presidente, los tiempos del BRICS (Brasil Rusia India China Sudáfrica).

En ese momento, el mercado automotriz nacional era 2 veces mayor que el actual y la mayor parte de la inversión apuntó a los estados de Bahía y Ceará. 

"Ford ha estado presente en Sudamérica y Brasil durante más de un siglo y sabemos que estas son acciones muy difíciles, pero necesarias, para crear un negocio saludable y sostenible", dijo Jim Farley, presidente y director ejecutivo de Ford.

La empresa dice que trabajará con los sindicatos para "minimizar los impactos del cierre de producción".

Según el fabricante de automóviles, los vehículos vendidos en Brasil comenzarán a importarse, principalmente de las unidades en Argentina y Uruguay, además de otras regiones fuera de Sudamérica.

"Nos estamos moviendo hacia un modelo de negocio ágil y eficiente al finalizar la producción en Brasil, sirviendo a nuestros consumidores con algunos de los productos más interesantes de nuestra cartera global", agregó Farley.

A pesar de las fábricas cerradas, Ford dijo que mantendrá su centro de desarrollo en Bahía, de pruebas en Tatuí (SP) y su sede en São Paulo.

Conclusiones

La producción cesará inmediatamente en las plantas de Ford en Camaçari y Taubaté, y la producción de algunas piezas continuará durante unos meses para respaldar los inventarios para las ventas de posventa. La planta de Troller en Belo Horizonte, Brasil, seguirá operando hasta el 4to. trimestre.

Funcionarios de Ford dijeron que la acción era parte de la reestructuración global de US$ 11.000 millones pronosticada previamente por el fabricante de automóviles estadounidense, de la cual había representado US$ 4.200 millones hasta el 3er. trimestre de 2020. Las acciones de Ford cerraron más del 3%.

Los cierres de plantas afectan a unos 5.000 empleados, principalmente en Brasil, dijo el portavoz de Ford, TR Reid.

Las ventas de vehículos industriales cayeron 26% en Brasil en 2020 y no se espera que repunten a los niveles de 2019 hasta 2023 con un énfasis en las ventas de flotas menos rentables, dijo Ford.


"En noviembre de 2019, Jair Bolsonaro utilizó Twitter para festejar a tres grandes empresas , entre ellas Honda, que anunció que salieron de Argentina para instalarse en Brasil, que era más confiable para el inversor. No era cierto, y eliminaría el cargo, pero era más una provocación contra su homólogo y centroizquierda descontento, Alberto Fernández , que se preparaba para tomar la Casa Rosada. Poco más de un año después, el Planalto tuvo que amargar un anuncio real y simbólico, pero en sentido contrario: la automotriz estadounidense Ford anunció el lunes que dejará de fabricar vehículos en Brasil. La más antigua de la industria en el país, la empresa concentrará la producción de vehículos exactamente en Uruguay y, principalmente, en Argentina, y justificó la decisión.citando la crisis del covid-19 , la devaluación del real y la reestructuración global de la empresa. (...)".