icon

Nipah es el otro virus que del murciélago salta al cerdo y termina en los humanos

Moderna ha anunciado que desarrollará programas de desarrollo para 3 nuevas vacunas en 2021. Estas incluyen posibles vacunas para el HIV, la gripe estacional y el virus Nipah. Pero ¿de qué se trata el virus Nipah?

Pteropus es un género de murciélagos frugívoros conocidos como zorros voladores. Habitan las regiones tropicales de África, Asia, Australia y otras islas de Oceanía. A diferencia de sus parientes, no pueden volar en la oscuridad. Son principalmente comedores de fruta y diseminan las semillas de muchas plantas. A veces duermen en grandes colonias, colgados de los árboles. En las Islas Marianas son considerados una delicia culinaria. Sus depredadores naturales son aves de presa, serpientes y algunos mamíferos tales como el ser humano.

En color amarillo, las áreas afectadas por el virus de Nipah. Todavía es una infección concentrada en Asia. Pero nunca hay que confiarse en que los virus limitan sus contagios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reclama no cesar la investigación sobre coronavirus, para estar prevenidos cuando ocurra, eventualmente, la próxima pandemia.

En este marco aparece el virus Nipah.

El nombre del virus se debe al lugar donde se lo aisló por primera vez, en Kampung Sungai Nipah, Malasia en 1998.

El primer brote de Nipah resultó en 265 casos humanos con 105 muertos, una tasa de mortalidad del 40%. Los brotes posteriores han registrado una tasa de mortalidad promedio del 75%.

El reservorio natural de la infección es el murciélago frugívoro del género Pteropus, comúnmente conocidos como 'zorros voladores'. 

Es un miembro del género Henipavirus, familia Paramyxoviridae, que también incluye el virus Hendra (primo lejano del sarampión). 

Puede provocar enfermedad en humanos y otros animales como el cerdo, por lo que se considera una zoonosis. 

Una explicación

Hacia fines del siglo 20, Malasia experimentó un rápido crecimiento tanto en su economía como en su población. Lo primero se debió, en parte, al auge de las industrias de la madera y el aceite de palma, que requirieron una tala significativa de la selva tropical natural para hacer espacio.

Y a medida que Malasia se hizo más próspera, sus prácticas agrícolas también cambiaron. 

Las granjas familiares se convirtieron lentamente en comerciales, ya que cada vez menos personas cultivaban sus propios alimentos. Allí también se despejó la tierra para dejar espacio para la creciente industria agrícola. 

Las granjas de cerdos a gran escala eran cada vez más comunes y en los bordes de estas instalaciones se plantaban huertos de frutas, para generar ingresos adicionales para la granja.

En ese contexto se mezclaron los virus de los zorros voladores y los cerdos.

A los murciélagos frugívoros, el virus no los afecta, pero lo portan y pueden transmitirlo a través de sus fluidos corporales, como la saliva o la orina. 

Mientras que los murciélagos frugívoros silvestres están acostumbrados a buscar en el bosque higos silvestres o néctar, una granja entera con frutas frescas, expande el peligro.

En Malasia, los huertos se plantaron tan cerca de los recintos de cerdos que trozos de fruta mordisqueados por los murciélagos cayeron en los corrales de los cerdos y luego, a la gente que consume carne de cerdo.

En el brote de Nipah de 1999, los granjeros tuvieron que sacrificar cerca de 1 millón de cerdos para detener la propagación de la enfermedad.

Datos

El período de incubación es de 5 a 14 días, los síntomas duran de 3 a 14 días. La infección cursa con fiebre, dolor de cabeza, mareo, desorientación y confusión mental.

Algunas personas pueden tener síntomas respiratorios en las etapas iniciales de la infección. 

Las personas que padecen la enfermedad pueden progresar a un estado de coma en menos de 24 a 48 horas.

La complicación más importante de la infección por este virus es la encefalitis. 

Síntomas encefalíticos quiere decir síntomas asociados con la inflamación del cerebro: dolor de cabeza, rigidez en el cuello, vómitos, mareos y coma. 

Si bien Nipah ha recibido relativamente poca atención de los medios en los Estados Unidos, su transmisión demuestra la importancia de abordar la preparación para una pandemia.

El primer brote de encefalitis asociado a virus Nipah fue reportado en el año 2001 en Meherpur, Bangladesh. Desde entonces, casi cada año se han producido brotes de encefalitis en ese país.

Las secuelas a largo plazo pueden incluir convulsiones y cambios en la personalidad.

El tratamiento está enfocado en el manejo de los síntomas. 

La ribavirina ha mostrado actividad contra este virus in vitro; pero en humanos no se ha concluido que este medicamento sea de utilidad.

La prevención de la infección se realiza evitando la exposición a cerdos enfermos, a murciélagos de zonas endémicas y a personas infectadas.

Diagnóstico

"La Organización Mundial de la Salud acaba de enumerar al virus Nipah como uno de los 10 patógenos más importantes para monitorear y preparar contramedidas para prevenir una pandemia", dijo el Dr. Jon Epstein, vicepresidente de ciencia y divulgación de EcoHealth Alliance. 

"Es importante destacar que también hemos trabajado a nivel internacional con socios locales durante más de 15 años para comprender mejor dónde y cómo es probable que el virus Nipah cause brotes, para que podamos evitar que los brotes pequeños se propaguen a nivel mundial", él agregó.

El diagnóstico por laboratorio de esta enfermedad puede realizarse de forma temprana con la técnica PCR, al aislar el virus de muestras tomadas de la garganta, hisopado nasal, líquido cefalorraquídeo, orina y sangre. 

Los anticuerpos IgG e IgM pueden detectarse de forma más tardía que el material genético viral.

La detección de estos anticuerpos suele realizarse con la técnica ELISA. El virus también puede ser aislado con inmunohistoquímica en análisis de autopsia.

Bangladesh e India son los países que han reportado más casos de la infección por este virus. 

Prevenciones

La organización no gubernamental EcoHealth Alliance reclama trabajar para fomentar un cambio inteligente en el uso de la tierra, que considere las posibles implicaciones para la salud pública de la tala de bosques. 

También vigilan la vida silvestre en casi 30 países para rastrear qué patógenos transportan para mitigar el riesgo de desbordamiento. 

Y con la gente para educar y fomentar comportamientos que reduzcan las probabilidades de propagación de enfermedades.

Su enfoque:

"Nipah proporciona un modelo extraordinario para estudiar y prevenir pandemias porque su propagación se asemeja a la enfermedad emergente típica en que es de origen animal, endémica de regiones muy pobladas y muy diversas, y su propagación es impulsada principalmente por el comportamiento humano."

En el caso del brote de Nipah de 1999, no fueron los murciélagos quienes transmitieron Nipah a los humanos, sino los cerdos. 

Nipah aún no ha desarrollado la capacidad de propagarse fácilmente como los virus respiratorios. Es muy difícil, por ahora, que Nipah se extienda muy lejos del punto inicial de propagación. Pero los virus, como todos los seres vivos, evolucionan y, en el caso de los virus, el éxito evolutivo es poder extenderse por todas partes.