icon

China negocia el acuerdo de inversión con la UE y ya quiso hacer la de la letra chica

Minuciosamente negociado, en la undécima hora de su charla con la Unión Europea, China trató de agregar una cláusula que habría congelado algunos de los beneficios para los estados de la UE que restringieron el acceso a Huawei y otras firmas de telecomunicaciones chinas, según documentos revisados ​​por el SCMP.

El borrador del texto muestra que Beijing buscó retener los beneficios del sector de telecomunicaciones a las empresas de países con restricciones a las compañías de telecomunicaciones chinas.

La inserción apareció en un borrador de texto de negociación con fecha del 11 de diciembre, pocas semanas antes de que las partes finalizaran su pacto bilateral de inversión, pero fue tachada por los negociadores de la UE, lo que sugiere que no llegó al acuerdo final.


Sobre el acuerdo

El acuerdo tardó siete años en negociarse y tiene como objetivo ofrecer a las empresas europeas un mejor acceso al mercado y mejores condiciones comerciales en China. 

Finalmente, el 31 de diciembre se pusieron de acuerdo el presidente de China, Xi Jinping, junto con líderes europeos como la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

La nota 

Pero una nota a pie de página debajo de un pasaje que ofrece a las empresas europeas el 50% de los derechos de propiedad en los centros de datos de Internet (licencias necesarias para alojar la computación en la nube en China) revela una posición de negociación agresiva de China al final del día, una que las fuentes dicen que habría sido totalmente inaceptable para los Estados unidos.

"China se reserva el derecho de no abrir este servicio a inversionistas de países que bloquean o discriminan arbitrariamente a las empresas de telecomunicaciones chinas por ley o política" Nota a pie de página del acuerdo UE-China.

La cláusula fue tachada por los negociadores de la UE, y los funcionarios veteranos señalaron un movimiento de negociación chino 'clásico'.