icon

La ausencia de Jack Ma revela una puja por el poder en China

De pronto, China demuestra que sigue siendo China, y eso es un problema para China porque los jóvenes es muy difícil que se identifiquen con la idea de autoritarismo extremo de los septuagenarios que comandan el Partido Comunista Chino. Cuidado que al exhibir su verdadero rostro -oculto durante años porque Occidente decidió mirar hacia otro lado con tal de ganar espacio en ese mercado demográficamente tan importante-, Beijing no provoque una Primavera, que tanta falta le haría. Es probable que lo que sucede con Jack Ma resulte parte de una intensa puja por el poder dentro del PCCh porque el emporio de Ma tiene vínculos con algunas familias poderosas de China, quizás diferenciadas de Xi Jinping.

Jack Ma explicando un desarrollo a Xi Jinping. Algo ocurrió en esa relación y de ninguna manera es sólo un discurso crítico. Todos ya sospechan que hay algo más.

Jack Ma y Donald Trump: La foto obliga a preguntarse si el emprendedor está pagando consecuencias de la guerra comercial entre China y USA.

Xi Jinping (al frente, al centro), los jefes de empresas de tecnología, incluido Jack Ma (al frente, 3ro. a la izquierda), en Washington, en 2015. “El Partido Comunista está retrocediendo”, dice Duncan Clark, autor del libro de 2016 Alibaba: The House that Jack Ma Built . “Está mostrando su renuencia a permitir que los empresarios se salgan de su carril. “El comercio es una cosa. Las finanzas son claramente otra. Jack ha adoptado el poder de Internet para impulsar al sector privado, pero la aplicación de esta química al sector financiero parece estar en otro nivel ”, agrega. La estabilidad financiera, que según los funcionarios fue el objetivo detrás de la reprimenda de Ant, ha sido una política clave de Xi Jinping, desde que lo identificó como una cuestión de seguridad nacional en 2017. Las ofensivas palabras de Ma fueron pronunciadas en un discurso en un foro de alto nivel el 24/10/2020. Criticó a los reguladores de China y acusó a sus bancos, la mayoría de los cuales son de propiedad estatal, de tener una "mentalidad de casa de empeños". Lo que pocas personas se dieron cuenta en ese momento fue que Ma ya estaba en conversaciones privadas con reguladores que estaban redactando nuevas reglas para controlar la floreciente industria fintech de China, según varias personas con conocimiento de la situación.

El gobierno de China ha dicho a los medios de comunicación del país que censuren los informes sobre una investigación antimonopolio contra el grupo tecnológico Alibaba, cuyo fundador Jack Ma ha desaparecido de la vista del público a medida que aumentan las desgracias para su imperio empresarial, según personas familiarizadas con el asunto, reportó Yuan Yank desde Beijing para Financial Times.

La medida de las autoridades para ejercer control sobre la cobertura de los medios de los problemas del grupo prominente muestra que el tema se ha convertido en una cuestión de sensibilidad política nacional en China.

Beijing ha tomado medidas enérgicas en los últimos meses contra el imperio empresarial de Ma. La oferta pública inicial de US$ 37.000 millones de Ant Group, filial de pagos de Alibaba, fue cancelada por las autoridades en el último minuto en noviembre, mientras que al mes siguiente, los reguladores de la competencia anunciaron una investigación antimonopolio sobre Alibaba.

Censura y autocensura

En su última aparición pública en octubre, Ma, una de las personas más ricas del país, pronunció un discurso criticando a los bancos estatales y reguladores financieros de China.

A finales de diciembre 2020, el brazo de propaganda del gobierno chino ordenó a los medios de comunicación que "invoquen estrictamente" la línea oficial sobre la investigación antimonopolio sobre Alibaba y que "no hagan cambios ni se involucren en análisis extensos sin permiso".

“Si algún anuncio de la empresa se opone a la postura oficial, no publique, no vuelva a publicar, no cite a medios extranjeros”, dijo la directiva, según dos personas que la leyeron.

El portavoz del gobierno, el Diario del Pueblo, ha criticado a la industria tecnológica de China por perseguir una "concentración de mercado cada vez mayor", diciendo que aumentar la supervisión del mercado es importante para el sano desarrollo de la economía.

“Esta directiva es severa e inusual”, dijo Xiao Qiang, científico investigador de la Escuela de Información de la Universidad de California en Berkeley. “El lenguaje [de la directiva] es bastante similar a las directivas sobre informes de 'eventos políticos muy importantes' como el juicio de Bo Xilai”, agregó, refiriéndose al ex político deshonrado y encarcelado de por vida por corrupción.

El trasfondo

“Las inversiones de las empresas de Ma están directamente asociadas con algunas de las familias políticas más poderosas de China. El hecho de que esta vez se esté metiendo en problemas con el Estado chino probablemente tiene como trasfondo la alta política, no solo porque pronunció un discurso que pudo haber afectado a Xi [Jinping, el presidente de China] oa algún otro funcionario del partido”, dijo el Sr. Xiao.

Xi estuvo involucrado en la decisión de detener la OPI de Ant, según personas cercanas a los eventos. Las acciones de Alibaba han caído alrededor de un 30 por ciento en las semanas posteriores.

“Creo que Beijing todavía le tiene miedo a Alibaba hasta cierto punto. . . El gobierno cree que está siendo cuestionado”, dijo un empleado de los medios estatales.

Los medios no oficiales en China, como los blogs en línea, han seguido especulando sobre el paradero de Ma, aunque varios han sido censurados.

Su imperio ha estado bajo el escrutinio de varios departamentos gubernamentales desde que la OPI de Ant, que habría sido la más grande del mundo, fue arruinada por los reguladores.

Además de la investigación antimonopolio sobre Alibaba, el banco central de China planea crear y regular directamente la unidad de préstamos al consumidor de Ant y otras partes de su imperio fintech, según personas informadas sobre las discusiones.

La dictadura

La represión contra Ma ha generado preocupación entre los inversores y empresarios de que las medidas políticas van más allá de la regulación y se tratan más de política y muestran al multimillonario tecnológico quién es el jefe máximo.

En noviembre 2020, el vicepresidente del brazo de propaganda estatal dijo en una conferencia de los medios de comunicación chinos que "prevengan resueltamente el riesgo de que el capital controle la opinión pública".

En diciembre 2020, la plataforma de medios Huxiu, respaldada por Alibaba, tuvo que detener sus operaciones durante un mes después de publicar un editorial que advirtió contra el castigo excesivo de los grupos tecnológicos de China.

El editorial argumentó que los monopolios comerciales estadounidenses habían ayudado al país a lograr el dominio del mercado global, mientras que las firmas tecnológicas de China no eran lo suficientemente grandes como para justificar investigaciones antimonopolio.

"Cuando se trata de empresas chinas que se enfrentan al mundo, no se puede confiar únicamente en Huawei, sino también en Tencent, Alibaba, ByteDance, Baidu, Xiaomi, BYD", concluyó, refiriéndose a algunas de las principales empresas de tecnología de China.