icon

Definitivo ocaso de Donald Trump

La presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, pidió al vicepresidente Mike Pence que inicie de inmediato la destitución del presidente Donald Trump, y lo declaró una amenaza sediciosa para el país en quien no se puede confiar que termine ni siquiera las dos últimas semanas de su mandato. La extraordinaria declaración de Pelosi, un día después de que turbas inspiradas en Trump saquearan el Capitolio, otorga un peso significativo a un creciente esfuerzo demócrata para derrocar a Trump, ya sea acusándolo por 2da. vez o presionando a Pence y a los funcionarios del gabinete para que invoquen el proceso de la 25a Enmienda.

Nancy Pelosi, jefa de los demócratas en la Cámara de Representantes. Un día iba a ocurrir el descenso de Donald Trump a los infiernos que él provocó. Los políticos de WDC, que nunca lo consideraron uno de ellos, van a hacerle pagar sus excentricidades y desquicio, y esto incluye a los republicanos.

Desde que comenzó la pandemia, Mike Pence comenzó a tomar distancia de Donald Trump, preocupado por la falta de reacción del Presidente saliente. Ahora Pence se encuentra en una encrucijada ya que él quiere ser el próximo líder de los republicanos: ¿Entrega o no a Donald Trump a los demócratas?

Enrique Tarrio, líder de los Proud Boys, que invadieron el Capitolio. Ellos han reivindicado a Donald Trump. Hay varias preguntas por delante: ** ¿Representan algo más que la efímera moda Trump? ** ¿Sólo son marginales o realmente es una milicia organizada y con ínfulas de protagonismo? ** ¿Son terroristas potenciales? ** ¿Pueden ser la base para una ruptura en la derecha estadounidense? ** ¿Pueden tener otro líder cuando se profundice el ocaso de Trump? ** ¿Seguirán reivindicando a Trump cuando él deje la Casa Blanca?

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (Demócrata de California) y el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer (Demócrata de Nueva York) pidieron a los republicanos que invoquen de inmediato la Enmienda 25, advirtiendo que están preparados para comenzar los procedimientos de juicio político si el gabinete y el vicepresidente no actúan ya mismo.

Aunque es poco probable que ese paso extraordinario tenga éxito, es una señal de que un número creciente de demócratas y republicanos ahora cree que Trump es demasiado peligroso para seguir siendo Presidente.

Trump "invitó a una insurrección armada contra los Estados Unidos de América", dijo Pelosi a los periodistas un día después de que una turba pro Trump incitada por el Presidente irrumpiera en el Capitolio, destrozara el edificio y obligara a los legisladores a evacuar. Una mujer recibió un disparo mortal y tres personas murieron por otras causas.

Respuesta

Al leer un texto con voz plana, Trump afirmó que inmediatamente desplegó a la Guardia Nacional para ayudar a asegurar el edificio y expulsar a los intrusos. Otros funcionarios han cuestionado esa versión. Trump también afirmó que sus intentos de anular los resultados de las elecciones fueron simplemente sus esfuerzos por "garantizar la integridad del voto".

“Ahora, el Congreso ha certificado los resultados”, dijo. “Una nueva administración se inaugurará el 20/01. Mi enfoque ahora se centra en garantizar una transición de poder fluida, ordenada y sin problemas ".

A última hora de la noche del miércoles 06/01, los legisladores certificaron la victoria del presidente electo Joe Biden, el procedimiento en el que se encontraban cuando comenzó el motín pro-Trump. El Senado votó 92 a 7 para rechazar un desafío republicano a la victoria de Biden; la Cámara desestimó las impugnaciones en una votación de 282 a 138.

Poco después de que el Congreso confirmara la victoria de Biden, Trump emitió una declaración en la que prometía "una transición ordenada", incluso mientras continuaba afirmando falsamente que las elecciones estaban plagadas de fraude. La declaración fue tuiteada por el director de redes sociales de la Casa Blanca, Dan Scavino, mientras Trump permanecía bloqueado en su cuenta.

“Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones y los hechos me confirman, sin embargo, habrá una transición ordenada el 20 de enero”, dijo Trump.

La presión

"Esto es urgente, esta es una emergencia de la mayor magnitud", dijo Pelosi a los periodistas en el Capitolio.

Pelosi dijo que si Pence no tomaba medidas, los demócratas podrían actuar rápidamente para destituir a Trump de su cargo, y no descartó cancelar el receso previsto para la próxima semana y reiniciar la sesión en la Cámara. Los demócratas podrían crear rápidamente una comisión para comenzar el proceso de destitución de Trump a través de la Enmienda 25, o dar el paso sin precedentes de destituir a un presidente en funciones por segunda vez en un período.

"Si bien solo quedan 13 días, cualquier día puede ser un espectáculo de terror para USA", dijo Pelosi, cuya propia oficina fue una de las invadidas por los alborotadores el miércoles.

El plazo para cualquier acción en la sala es increíblemente ajustado, con el presidente electo Joe Biden prestando juramento el 20/01. Pero el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Jim Clyburn, el demócrata N° 3, dijo que "hay tiempo para el juicio político que parece apropiado".

Mientras tanto, los republicanos del Senado se han mantenido en su mayoría en silencio sobre el intento de presionar a Pence para que implemente la Enmienda 25 o acusar a Trump, que sin su apoyo condenaría cualquier esfuerzo.

La 25

Adoptada en 1967, la 25ª enmienda de la Constitución establece la normativa para transferir el poder de un presidente de Estados Unidos que muera, renuncie, sea destituido o que por alguna otra razón sea incapaz de cumplir sus funciones.

Ha sido invocada en varias ocasiones, especialmente por Richard Nixon cuando renunció en 1974 y por presidentes que traspasaron temporalmente el poder al vicepresidente mientras se sometían a cirugías.

En octubre pasado, se comentó la posibilidad de que Trump invocara este procedimiento cuando cayó enfermo de covid-19, pero finalmente no decidió hacerlo.

Pero ahora, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y su copartidaria Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, lideran las voces que llaman al vicepresidente Mike Pence a invocar la enmienda en los últimos días del mandato de Trump.

Pence

Pelosi dijo que la "mejor ruta" sería que Pence iniciara la acción él mismo.

El líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, también pidió a Pence que invoque la 25a Enmienda y dijo que el Congreso debería proceder a un juicio político si eso no sucedía. También dijo que el Congreso debería incluir un cargo de juicio político que declare que Trump nunca más podrá postularse para un cargo.

Pelosi y Schumer intentaron comunicarse con Pence por teléfono el jueves 07/01 para instarlo a invocar la Enmienda 25, pero nunca lo encontraron, después de estar en espera durante 25 minutos. Pence no ha hablado públicamente de haber sido presionado para destituir al Presidente.

"No necesitamos un debate prolongado", dijo Schumer en una conferencia de prensa en Nueva York. "El abuso de poder del presidente, su incitación a una turba contra un organismo representativo debidamente elegido de los Estados Unidos, es un delito manifiestamente acusable".

"Si alguna vez hubo un delito que se puede impugnar, lo que hizo el presidente fue", agregó.

El otrora impensable impulso para una 2da. votación de juicio político había ido ganando terreno constantemente en el bloque Demócrata de la Cámara, con miembros indignados por el papel de Trump en el caos mortal que se apoderó del Capitolio y puso en peligro sus vidas y las de su personal, según múltiples legisladores y asistentes.

También hay una discusión muy real entre los demócratas -y al menos algunos republicanos- sobre cómo exactamente el Congreso puede convencer a Pence y al gabinete de Trump para que invoquen la 25a Enmienda, debate liderada por el representante Jamie Raskin (Demócrata de Massachusetts).

El representante Adam Kinzinger, quien ha hecho sonar la alarma sobre la retórica falsa y peligrosa de Trump durante semanas, se convirtió en el primer republicano del Congreso en declarar que Trump debería ser destituido.

"Es hora de invocar la Enmienda 25 y poner fin a esta pesadilla", dijo Kinzinger.

Y el representante Steve Stivers, de Ohio, exintegrante de la conducción del Partido Republicano de la Cámara, dijo a Spectrum News Ohio: "Si el gabinete decidiera hacer eso, yo no me opondría".

Horas antes, Trump había animado a sus seguidores a marchar hacia el Capitolio y simpatizaba con los alborotadores incluso cuando la insurrección estaba en marcha, llamándolos "grandes patriotas" y explicando el asedio ilegal como consecuencia de una elección robada.

Incluso algunos aliados de Trump, que rara vez reprenden al Presidente y a menudo se esfuerzan por defender su comportamiento en público, intentaron distanciarse del presidente, criticando el comportamiento de Trump como inaceptable.

El éxodo

El ex fiscal general William P. Barr calificó la conducta de Trump como "una traición a su oficina y sus partidarios".

La condena directa de Barr a Trump fue especialmente notable debido a su historial de defensa de excesos anteriores de Trump, incluido el desalojo forzoso de manifestantes pacíficos del parque frente a la Casa Blanca el verano pasado. Esos manifestantes estaban transmitiendo quejas sobre la injusticia racial y la brutalidad policial.

Mick Mulvaney, exjefe de gabinete interino de Trump, dijo que renuncia a su cargo actual como enviado especial a Irlanda del Norte a raíz de la "farsa internacional" en el Capitolio.

Durante una aparición en CNBC, Mulvaney dijo que Trump "no es el mismo que hace 8 meses" y sugirió que la violencia en el Capitolio podría haberse evitado si Trump hubiera prometido una transición ordenada semanas atrás.

“No puedo hacerlo”, dijo. "No puedo quedarme".

El exsecretario de Seguridad Nacional y jefe de personal de Trump, John F.Kelly, ahora crítico de Trump, instó al gabinete a reunirse y discutir la destitución de Trump, y le dijo a CNN que votaría a favor de eso si aún fuera miembro del gabinete.

El exasesor de seguridad nacional de Trump, HR McMaster, tuiteó que la razón principal del ataque al Congreso "es la triste realidad de que el presidente Trump y otros funcionarios han comprometido repetidamente nuestros principios en la búsqueda de ventajas partidistas y beneficios personales".

Lla representante Ilhan Omar (Demócrata de Minnesota) hizo circular un conjunto de artículos propuestos para el juicio político, quien invitó a sus colegas a unirse a sus esfuerzos porque "nuestro país, nuestra democracia y nuestra seguridad nacional siguen en peligro" mientras Trump esté en oficina.