icon

Boeing es otro que está pasando de moda

La corporación Boeing fue acusada penalmente por mentir sobre los accidentes del 737 Max, y multada con US$ 2.500 millones. El Departamento de Justicia dice que Boeing defraudó a USA mintiendo a la Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés).

La Fábrica Boeing de Everett, en Washington, es una fábrica de ensamblaje de aviones propiedad de Boeing. Es el edificio más grande del mundo por volumen con 13.385.378 m3 y abarca 399.480 m2.​ En ella se ensamblan los modelos de fuselaje ancho Boeing 747, 767, 777 y 787 Dreamliner. Son los productos fuera del escándalo de la compañía.

El Boeing 737 MAX ​​ es una familia de aviones de pasajeros desarrollada por Boeing Commercial Airplanes a partir de la familia Boeing 737 Next Generation para competir con la familia Airbus A320neo. Cuando, 1 mes después de que el 737 MAX 9 logró el primer vuelo, Boeing informó de "un posible escape de calidad de fabricación con discos de turbina de baja presión (LPT) en motores LEAP-1B entregados a Boeing”, agregó que trabajaba con CFM (empresa conjunta de GE Aviation y Safran Aircraft Engines) para inspeccionar los discos en cuestión. CFM y su proveedor notificaron a Boeing sobre el problema después de descubrir el problema después de una inspección de calidad. Ya habían comenzado los problemas....

El presidente y CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, muy cercano a Donald Trump. ¿Pagará él lo que ha sucedido con elo 737 MAX? Es probable.

Boeing ha sido acusado penalmente de conspiración para defraudar a los Estados Unidos por el Departamento de Justicia y tendrá que pagar una multa de US$ 2.500 millones por mentir a la Administración Federal de Aviación antes y después de los accidentes fatales del 737 Max en 2018 y 2019.

El Departamento de Justicia anunció los cargos y la multa , que formaban parte de un acuerdo de procesamiento diferido. 

La multa incluye una "multa penal monetaria" de US$ 243.6 millones, US$ 1.770 millones que se pagarán a las aerolíneas que fueron clientes del avión y US$ 500 millones que se destinarán a un fondo para ayudar a las familias y parientes de las personas que murieron en los 2 choques.

Boeing anunció previamente un fondo de US$ 100 millones para las familias y seres queridos de las 346 personas que murieron en los accidentes. Boeing generó US$ 100.000 millones en ingresos y US$ 12.000 millones en ganancias en 2018.

La acusación

“Las declaraciones engañosas, las medias verdades y las omisiones comunicadas por los empleados de Boeing a la FAA impidieron la capacidad del gobierno para garantizar la seguridad del público que vuela”, dijo la fiscal federal Erin Nealy Cox en un comunicado. 

"Este caso envía un mensaje claro: el Departamento de Justicia responsabilizará a fabricantes como Boeing por defraudar a los reguladores, especialmente en industrias donde hay tanto en juego", ella agregó.

Se suponía que el 737 Max de Boeing era un avión que ayudaba a la compañía a seguir el ritmo de una oferta nueva y más eficiente en combustible de su rival Airbus. Pero la compañía apresuró el diseño y, como resultado, el avión fue susceptible a paradas peligrosas en ciertas situaciones de despegue. 

Boeing creó un software para contrarrestar este defecto de diseño al empujar automáticamente el morro del avión hacia abajo. Pero la compañía nunca le dijo a la autoridad gubernamental FAA, las aerolíneas o los pilotos sobre el software para ahorrar tiempo y dinero.

Lo que es peor, este software funcionó a partir de lecturas de un sensor solitario ubicado en el exterior del avión, lo que significa que no había forma de saber, si el sensor estaba dañado, si estaba actuando con mala información.

La falla

Fue esta serie de fallas de diseño y la falta de sinceridad de Boeing lo que llevó a los 2 accidentes fatales del 737 Max, como se descubrió en investigaciones e informes posteriores del Congreso. 

Al no revelarlos a los reguladores ni a las aerolíneas, Boeing dejó a los pilotos del vuelo 610 de Lion Air y del vuelo 302 de Ethiopian Airlines el software de combate que ni siquiera sabían que existía.

Algunos empleados de Boeing eran conscientes de que lo que estaban haciendo estaba mal, como se documentó en mensajes de chat internos y correos electrónicos publicados por el Congreso a principios de 2020 .

Desde entonces, se permitió que el 737 Max volviera al aire después de que Boeing trabajara para solucionar estos problemas, y las aerolíneas de todo el mundo están reintroduciendo lentamente el avión en sus flotas. 

Pero en un informe del Senado publicado en diciemgre 2020, se descubrió que Boeing y la FAA trabajaron para manipular algunas de las pruebas que se realizaron durante el proceso de recertificación. El enfoque laxo de la FAA hacia la regulación también ha sido culpado de contribuir a los problemas que llevaron a los dos accidentes fatales del 737 Max.

Ninguna persona ha sido acusada penalmente en la investigación del gobierno sobre Boeing, que fue dirigida por el FBI y la Oficina del Inspector General del Departamento de Transporte. 

Dennis Muilenburg, quien era el director ejecutivo cuando ocurrieron los accidentes, fue despedido a fines de 2019, con una indemnización de más de US$ 60 millones en opciones sobre acciones y otros activos.

“Este acuerdo equivale a una palmada en la muñeca y es un insulto a las 346 víctimas que murieron como resultado de la codicia empresarial. El monto en dólares del acuerdo no solo es una mera fracción de los ingresos anuales de Boeing, sino que el acuerdo elude cualquier responsabilidad real en términos de cargos criminales”, dijo Peter DeFazio (Demócrata de Oregon), presidente del Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara de Representantes. 

"Espero que el Departamento de Justicia pueda explicar a las familias la razón fundamental de este asentamiento débil, porque desde donde me siento, este intento de cambiar el comportamiento empresarial es patético y hará poco para disuadir el comportamiento delictivo en el futuro", él agregó.