icon

Luego del pedido de Irán a Interpol por Trump, Irak también emite una orden de arresto

Luego de que Irán enviara un pedido de 'cédula roja' para Donald Trump y otros funcionarios salientes de USA -o sea que quien tenga fueros, los perderá-, un tribunal de Irak ordenó el arresto de Trump. Irán lo hizo como consecuencia de la investigación judicial por el asesinato del general iraní Qassem Soleimani. Irak lo hizo por el asesinato de Abu Mehdi Al-Muhandis en el mismo hecho. Todo apunta a que Trump tendrá dificultades en su desplazamiento fuera de USA cuando sea ex Presidente.

Abu Mahdi al-Muhandis saluda a Qassem Soleimani. Al-Muhandis fue un comandante militar iraquí que lideraba la alianza paramilitar iraquí Fuerzas de Movilización Popular. Participó en la segunda batalla de Tikrit en marzo de 2015. Qasem Soleimani fue un general de división iraní, comandante de la Fuerza Quds. Durante la guerra entre Irán e Irak, fue comandante de la 2.ª División de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica en la Provincia de Kerman.

Rusafa es una localidad iraquí en los suburbios de Bagdad.

Mustafa Al-Kadhimi, periodista, jurista, funcionario de inteligencia y desde el 7 de mayo de 2020, Primer Ministro de Iraq. Hasta el 6 de junio de 2020 asumió también de manera provisional el Ministerio de Asuntos Exteriores​ hasta el nombramiento de Fuad Husein Bakki.

El tribunal de instrucción de Rusafa, al este de Bagdad, "ha decidido emitir una orden de arresto contra el presidente estadounidense Donald Trump en virtud del artículo 406 del Código Penal iraquí", detalla un comunicado de la autoridad judicial.

Este artículo prevé la pena de muerte para cualquier asesinato premeditado. El tribunal afirma haber completado la investigación preliminar, pero "las investigaciones continúan para descubrir a los otros autores de este crimen, sean iraquíes o extranjeros".

El tribunal iraquí investiga la muerte de Abu Mehdi Al-Muhandis, un poderoso comandante chií en Irak, asesinado en 2020 junto con el general iraní Qassem Soleimani.

El tribunal afirma haber completado la investigación preliminar, pero "las investigaciones continúan para descubrir a los demás autores de este crimen, ya sean iraquíes o extranjeros".

En junio, Irán emitió una orden de arresto y exigió que Interpol emitiera una notificación contra Trump por la muerte del general Soleimani, un procedimiento que hasta ahora no ha tenido éxito. Pero que acaba de ratificar 72 horas atrás.

El dron que atacó los vehículos de los 2 hombres el 03/01/2020 en el aeropuerto de Bagdad, para producir un acontecimiento de impacto justo cuando Trump corría el riesgo de que prosperase un pedido de juicio político, fue enviado por orden de Trump quien, días después, se mostró feliz de haber eliminado a "2 (hombres) por el precio de 1".

Los partidarios iraníes en Irak continúan acusando al primer ministro iraquí, Mustafa al-Kazimi, por entonces jefe de los servicios secretos, de complicidad en estos asesinatos. Con el homenaje del primer aniversario de la ejecución de los dos militares chiíes, el clima político, ya tenso por la aproximación de las elecciones legislativas previstas para junio, se ha vuelto muy preocupante.

Homicidio premeditado

El general Qassim Soleimani y Abu Mahdi al-Muhandis fueron asesinados frente al aeropuerto de la capital en enero 2020.

Al-Muhandis era el líder adjunto de las Fuerzas de Movilización Popular, autorizadas por el estado iraquí, organizadas para luchar contra el grupo Estado Islámico.

Soleimani encabezó la fuerza expedicionaria Quds, del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán.

La decisión de emitir la orden "se tomó después de que el juez registrara las declaraciones de los demandantes, todos de la familia de Abu Mahdi al-Muhandis", según un comunicado del Consejo Judicial Supremo. La investigación sobre los asesinatos está en curso, dijo el tribunal.

Los asesinatos provocaron una crisis diplomática y tensaron los lazos entre USA e Irak, lo que provocó la ira de los legisladores políticos chiítas que aprobaron una resolución no vinculante para presionar al gobierno para que expulse a las tropas extranjeras del país.

Desde entonces, los grupos respaldados por Irán han intensificado los ataques contra la presencia estadounidense en Irak, lo que ha provocado amenazas de Washington de cerrar su misión diplomática en Bagdad.