icon

Ridícula mano dura de Xi Jinping en Hong Kong arrestando a 53 opositores

No sólo Jack Ma recibe la aparente 'nueva furia' de Xi Jinping, aunque otros afirmarán, con fundamento, que es el rostro tradicional de China continental, país de partido político único, de libertades civiles limitadas, de derechos laborales mínimos y de propiedad privada condicional, sin libertades religiosas amplias ni permanentes e imperio de un conjunto de burócratas genuflexos que se agrupan en el Politburó del Partido Comunista Chino. Aclarado ese contexto, que Occidente intentó u ocultar u omitir durante su fallido intento de invasión comercial a China mediante la globalización, esfuerzo en el que fue derrotado por Beijing, vamos a las noticias:

El secretario de Seguridad de Hong Kong, John Lee, dijo que los detenidos tenían un plan para ganar 35 escaños en la Legislatura local y paralizar al gobierno de Hong Kong impidiendo la aprobación del presupuesto del gobierno y expulsar al director ejecutivo, "un plan organizado que hundiría a Hong Kong en un abismo": ¿un plan democrático? Obtendrían 35 escaños si los votaba la gente.

Benny Tai, ahora detenido por las autoridades chinas en Hong Kong.

John Clancey, un estadounidense y abogado del bufete de abogados de Hong Kong Ho Tse Wai & Partners, fue detenido por la policía en la redada.


Los detenidos bajo sospecha de subversión incluyen a la mayoría de los políticos a favor de la democracia que habían intentado postularse para las abortadas elecciones del Consejo Legislativo de la ciudad en 2020, así como otros activistas y académicos de alto perfil. 

La policía también se llevó a un abogado estadounidense. 

Las acusaciones se referían a las primarias celebradas por el bloque de la oposición en julio para seleccionar candidatos como parte de un esfuerzo por obtener la mayoría en el cuerpo legislativo y así poder bloquear las políticas gubernamentales.

En julio, la oposición participó en primarias autoorganizadas, menos de 2 semanas después del inicio de la vigencia de la Ley de Seguridad, como parte de una estrategia política para seleccionar candidatos preferidos para las elecciones programadas en septiembre. 

El evento tenía como objetivo obtener la mayoría en la legislatura de 70 escaños, que algunos participantes dijeron que usarían para bloquear la legislación del gobierno. Los organizadores dijeron entonces que unos 600.000 miembros del público emitieron sus votos.

Defendiendo las detenciones, el secretario de Seguridad, John Lee Ka-chiu, calificó el supuesto plan como “maligno”, y dijo: “Su objetivo era conseguir 35 o más asientos en el Consejo Legislativo a través de [una primaria] para que ... pudieran vetar el presupuesto del gobierno sin importar el contenido real [y] crear una situación en la que el director ejecutivo tuvo que renunciar y el gobierno dejó de funcionar. Esto fue para paralizar al gobierno".

Reclamo

“Es un intento descarado de intimidar a los activistas pro-democracia y advertir a la gente que no participe en la política”, dijo Emily Lau, quien sirvió durante 7 mandatos como legisladora y es ex presidenta del Partido Demócrata de la ciudad.

La policía dijo en una sesión informativa que 6 fueron arrestados bajo sospecha de organizar el intento de subversión, citando las palabras del académico Benny Tai, quien publicó una columna en Apple Daily en abril 2020 sobre la campaña política. 

La policía allanó 72 lugares con órdenes de arresto y 4 empresas de medios recibieron una orden judicial para proporcionar materiales relacionados con la investigación.

Detener en forma masiva a las figuras de la oposición indica la determinación de Beijing de sofocar a la oposición en la ciudad a pesar de las condenas internacionales. 

La Administración Trump había criticado a China por socavar la autonomía parcial de la ciudad mediante arrestos, descalificación de candidatos electorales y otras acciones.

Biden

"Los arrestos generalizados de manifestantes a favor de la democracia son un asalto a quienes defienden valientemente los derechos universales", dijo Antony Blinken, nominado por el presidente electo Joe Biden para secretario de Estado, en una publicación en Twitter. "La administración Biden-Harris apoyará al pueblo de Hong Kong y se opondrá a la represión de la democracia por parte de Beijing".

Los activistas dicen que Hong Kong corre el riesgo de desperdiciar su reputación como una base segura para las empresas internacionales y los profesionales expatriados a medida que se erosionan los derechos a la libertad de expresión y reunión. 

La directora ejecutiva de la ciudad, Carrie Lam, elogió la Ley de Seguridad Nacional por devolver la estabilidad a la ciudad. 

En diciembre, le dijo a la audiencia de la Cumbre del Consejo de CEOs, organizada por The Wall Street Journal, que, con la ley y el orden en la ciudad restaurados por la implementación de la Ley de Seguridad, Hong Kong tiene perspectivas prometedoras y es un "momento oportuno" para que las empresas inviertan en el ciudad.

Los fiscales han presentado cargos contra 4 de los arrestados, incluido el magnate de los medios Jimmy Lai.

Otro detenido, Ng Kin-wai, grabó su arresto en una transmisión en vivo de Facebook. En la grabación, un oficial de policía le dijo que estaba acusado de subversión por participar en las primarias que tenían como objetivo causar el mal funcionamiento del gobierno de Hong Kong, un delito según la ley de seguridad nacional.

Una locura

La Sra. Lam advirtió en ese momento que el objetivo de la oposición de oponerse a todas las iniciativas políticas del gobierno puede caer en la categoría de subvertir el poder estatal.

A muchos de los que se postularon en las primarias se les dijo semanas después que sus candidaturas para las elecciones de septiembre eran inválidas, y las autoridades dudaban de su lealtad hacia la ciudad y su Constitución. 

oco después de las descalificaciones, el gobierno pospuso las elecciones por 1 año, citando la pandemia de coronavirus, y extendió el mandato de la Legislatura.

En noviembre, Beijing forzó la expulsión de 4 miembros de la Legislatura interina por ser "desleales". Esta acción provocó renuncias masivas de legisladores pro-democracia y críticas de algunos gobiernos extranjeros.

Los arrestos aumentaron los temores de que la oposición se esté extinguiendo en la ex colonia británica que ya tenía instituciones democráticas limitadas.

“Esto es vergonzoso y ridículo. ¿Cómo pueden ser subversivas las personas que participan en una elección primaria para seleccionar candidatos?”, dijo la Sra. Lau, ex legisladora.

Los arrestados el miércoles incluyeron políticos de varios partidos prodemocracia, según las cuentas de las redes sociales. Entre ellos se encontraban los exlegisladores James To y Alvin Yeung y activistas de nueva generación como la ex periodista Gwyneth Ho y Lester Shum, quien fue líder estudiantil durante una ocupación callejera de 79 días en 2014 conocida como el Movimiento Paraguas.

John Clancey, un estadounidense y abogado del bufete de abogados de Hong Kong Ho Tse Wai & Partners, fue secuestrado por la policía en la redada, según Albert Ho, el fundador del bufete. El Sr. Ho describió al Sr. Clancey, que tiene más de 70 años, como un abogado de derechos humanos e interés público en la firma desde hace mucho tiempo. También fue tesorero de Power for Democracy, un grupo prodemocrático en la ciudad.

Las autoridades también visitaron la casa de Joshua Wong, quien actualmente cumple una sentencia de prisión por organizar una protesta en 2019, según publicaciones en las redes sociales de amigos que escribieron en su nombre.

Sunny Cheung, un participante en las primarias que desde entonces ha huido al extranjero, dijo que los arrestos muestran que su decisión de abandonar la ciudad después de que la ley de seguridad nacional entró en vigencia fue correcta, aunque dolorosa.

"Obviamente, esta es una purga política para borrar todo el campo prodemocracia", dijo Cheung. "La purga continuará".