icon

El Colegio de Abogados va por Bolsonaro y la Asociación de prensa por el juicio político al ministro de Salud

Para la Asociación Brasileña de Prensa (ABI), el ministro de Salud, general Eduardo Pazuello, demostró ineficiencia y "no solo no proporcionó las vacunas esenciales, sino que descuidó incluso la adquisición de jeringas simples". Pazuello carece de formación sanitaria. ABI formalizó en mesa de entradas de la Cámara de Diputados un pedido de juicio político a Pazuello. En tanto, el Colegio de Abogados de Brasil (AOB) decidió que su mesa directiva o Consejo Federal considere si se iniciará el pedido de juicio político al presidente Jair Bolsonaro por igual motivo.

General de Ejército (en actividad), Eduardo Pazuello, especialista en Logística convertido en ministro de Salud de Brasil en medio de una pandemia.

Paulo Jeronimo de Sousa, alias Pagê, presidente de la Asociación Brasilera de Prensa (ABI). Él fue reportero, columnista y editor, en Economía, Ciudad, Internacional y Política, en Correio da Manhã, O Globo, y otros medios. Tabajó también en televisión y fue director de la agencia de publicidad Sistema. También fue director de Prensa de 3 gobernadores del Estado de Río de Janeiro: Negrão de Lima, en los '60; Moreira Franco, en los '80; y Marcello Alencar en los '90.

Felipe Santa Cruz, presidente de la Orden de Abogados de Brasil (Colegio Nacional de Abogados). Con una Maestría en Derecho y Sociología por la Universidade Federal Fluminense, hijo del detenido-desaparecido Fernando Santa Cruz Oliveira, asesinado en febrero de 1974 por la Revolución del '64. En cierta ocasión Bolsonaro dijo que cuando él era cadete miliar, propuso contarle la "verdad" a Felipe Santa Cruz, quien tenía 2 años cuando su padre fue asesinado. Según Bolsonaro, Fernando fue ejecutado por sus propios compañeros de la organización Acción Popular y no por el gobierno de facto. El relato de Bolsonaro es desmentido por el testimonio del represor arrepentido Claudio Guerra, sobre la incineración del cuerpo de Santa Cruz Oliveira y otros militantes en el interior de Río de Janeiro. También por un documento de la Aeronáutica, fechado en 1978, que fue secreto, sobre el secuestro de Fernando Santa Cruz.

La Asociación Brasileña de Prensa (ABI) presentó este miércoles (06/01), una solicitud formal en la Cámara de Diputados de juicio político contra el ministro de Salud, Eduardo Pazuello. 

Según el propio Ministerio de Salud, hasta el martes (05/01), Brasil registró 197.777 muertes por el nuevo coronavirus desde el inicio de la pandemia. Ese día, por primera vez en 2021, el país registró más de 1.000 muertes pen 24 horas or covid-19.

Según el texto del documento, el general "demuestra reiteradamente incompetencia, ineficiencia e incapacidad para el desempeño de sus funciones".

La solicitud de juicio político está firmada por el presidente de la entidad, Paulo Jerónimo, y el texto afirma que Pazuello "no solo no suministró las vacunas esenciales, sino que incluso descuidó la compra de jeringas simples para aplicarlas". 

Para ABI, además de incumplir las recomendaciones de las autoridades brasileñas e internacionales, "el ministro viola el deber de eficiencia previsto en el artículo 37 de la Constitución, menoscabando el derecho social a la salud".

El documento ABI se sustenta en la Ley N°1.079 de 1950, aprobado por el Congreso hace 70 años, que define los delitos de responsabilidad no solo fel Presidente de la República sino también de los ministros de Estado. 

La solicitud ahora debe ser admitida por el presidente de la Cámara de Diputados.

Eduardo Pazuello asumió el cargo de ministro de Salud el 16/09/2020. Antes, él fue 4 meses interino cuando Nelson Teich abandonó el Gobierno. 

Pocos días después de asumir interinamente en mayo, Pazuello autorizó ampliar el uso también a los casos leves de la cloroquina y la hidroxicloroquina, medicinas sin eficacia comprobada contra la Covid-19 pero activamente promovidas por Bolsonaro.

En ese momento, el presidente Jair Bolsonaro minimizó el hecho de que Pazuello carece de formación sanitaria y prometió que el general convocaría  un "buen equipo" de médicos.

Horas atrás, el general Pezuello se reunió con el presidente Jair Bolsonaro, fuera de agenda oficial y durante 1 hora. También participaron del encuentro los ministros de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo; de Comunicaciones, Fábio Farias; y el Fiscal General de la Unión, José Levi. 

Horas después, Bolsonaro dijo que no se comprarían jeringas porque su precio en el mercado era demasiado alto y esperaría ahsta que los valores bajen. Por lo tanto, no hay fecha para la vacunación.

Según informó la carpeta, Pazuello “realizó una actualización de los escenarios detallados en relación al Plan Nacional de Operacionalización de la Vacunación contra el covid-19, incluyendo información sobre la adquisición de jeringas, agujas y vacunas”.

En octubre 2020, Pazuello padeció un contagio de covid-19. Él fue internado en el hospital DF Star en Brasilia.

Las jeringas

El presidente Bolsonaro suspendió la compra de jeringas para la vacunación contra el covid-19, y lo fundamentó así en Twitter:

"Los estados y municipios tienen stock de jeringas para el inicio de las vacunaciones, ya que la cantidad de vacunas necesarias para el principio no es grande". 

A finales de 2020, la subasta abierta por el Ministerio de Salud para la compra de jeringas y agujas fue un gran fracaso  ya que necesitaba 331 millones de unidades, pero recibió una oferta por solo 7,9 millones. 

Los fabricantes dijeron que no había interés porque el precio que ofertó el gobierno estaba muy por debajo del valor de mercado.

Desde el comienzo del 2do. semestre, los fabricantes advirtieron que el gobierno necesitaría acelerar las negociaciones para la adquisición de jeringas y agujas. 

Ahora, el Ministerio de Salud ha decidido realizar una solicitud administrativa de excedentes de existencias de agujas y jeringas de los fabricantes brasileños. 

La acción involucra a los fabricantes representados por la Asociación Brasileña de la Industria de Artículos y Equipos Médicos y Dentales (Abimo). 

Además, el gobierno federal ha restringido la exportación de jeringas y agujas, según una ordenanza publicada el 31/12/2020 de la Secretaría de Comercio Exterior (Secex).

En el round siguiente el Frente Nacional de Alcaldes (FNP) desmintió la afirmación de Bolsonaro de que los estados y municipios cuentan con suficientes existencias de jeringas y agujas para ser utilizadas en la vacunación y, en consecuencia, el Ministerio de Salud había suspendido la compra de estos insumos hasta que los precios "vuelvan a la normalidad". 

Según el FNP, los stocks están orientados a “distintos trámites, incluido el Plan Nacional de Inmunizaciones (PNI)”. 

“El stock de jeringas y agujas que tienen los municipios es para cumplir con diferentes trámites, incluido el Plan Nacional de Inmunizaciones. El comunicado del presidente Jair Bolsonaro, que afirma que para iniciar la vacunación contra el Covid-19 existen estos materiales adquiridos por las ciudades, genera preocupación por una posible falta de insumos para atender otras necesidades de salud”, según el comunicado del FNP difundido por el diario O Globo.

El texto destaca que un plan de vacunación de emergencia e integral contra Covid-19 "exige planificación, organización y una logística compleja para la adquisición y distribución de insumos", siendo "fundamental que se establezca la forma de reposición para que la población no padezca una posible falta de materiales para otras necesidades sanitarias ".

Bolsonaro

El Colegio de Abogados de Brasil (OAB) decidió avanzar en el debate dentro de la entidad sobre la decisión de solicitar o no el juicio político de Jair Bolsonaro. 

El presidente de la OAB, Felipe Santa Cruz, discutirá el tema en el Consejo Federal del organismo, integrado por 81 personas.

"Parece que los proyectos políticos del Presidente están peligrosamente cerca de la construcción de un marco de ruptura social. Así, continuaré con el debate sobre el 'impeachment' del Presidente por delitos de responsabilidad, especialmente durante la pandemia", dijo Santa Cruz, según Lauro Jardim, del diario O Globo .

Desde el inicio de la pandemia, la posición de la OAB fue esperar hasta el control del coronavirus para volver a discutir el juicio político. 

La postura cada vez más agresiva de Bolsonaro contra las normas sanitarias, minimizando Covid-19 y provocando aglomeraciones, hizo que la entidad cambiara de opinión.