icon

Dios salve a América de Donald Nerón y sus milicianos y hay toque de queda en WDC

Derrotado, Donald Trump se asemeja al emperador Nerón provocando el incendio de Roma, aunque en este caso fue para modificaciones inmobiliarias que quería hacer en un sector de la ciudad, se dice. Pero en Washington DC es el niño caprichoso que venera la ultra derecha, intentando destruir las instituciones y hasta provocar un golpe de Estado, por lo que será juzgado y no sólo por la historia, se dice en WDC. La sesión legislativa fue suspendida por el caos. Rige un toque de queda desde las 18:00 hora del Este hasta las 06:00 del jueves 07/01.

Un grupo de simpatizantes de Donald Trump irrumpieron en el Capitolio de #EUA, por lo que el vicepresidente Mike Pence fue evacuado y la sesión en el Congreso fue suspendida.

La multitud de fanáticos convocada por Donald Trump para arengarlos, luego fue enviada contra el Capitolio.

Los senadores trumpistas, encabezados por Ted Cruz, de Texas, (en el centro de traje azul), quien así intenta convertirse en precandidato presidencial conservador para 2023.

Alex Marquardt, de CNN, informó desde el lado occidental del Capitolio que una multitud de manifestantes están subiendo los escalones y la terraza del edificio en una "escalada significativa". Él reportó: "Puedo ver al menos media docena de manifestantes escalando, literalmente, escalando las paredes del Capitolio para llegar hasta donde están sus compañeros manifestantes". La policía ha disparado varias rondas de gas lacrimógeno, informó. Marquardt dijo que no vio "ningún tipo de señal de aplicación de la ley" desde donde se encontraba.

Un grupo de fanáticos de Donald Trump logró ingresar al Capitolio. Luego las puertas de la casa han sido cerradas y se escuchó una alerta de emergencia de la policía del Capitolio.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (Republicano de Kentucky), hizo una emotiva petición al Congreso para que confirme la victoria del presidente electo Joe Biden y abandone los esfuerzos por subvertir los resultados de las elecciones.

“Los votantes, los tribunales y los estados todos han hablado, todos han hablado”, dijo McConnell. "Si los invalidamos, dañaría nuestra república para siempre".

El vicepresidente Mike Pence, en una carta a los legisladores, rechazó la opinión del presidente Donald Trump de que podría rechazar unilateralmente los votos de los colegios electorales de los estados ganados por Biden cuando el Congreso se reuniera para contar los votos.

Así comenzó todo antes del caos. Al final de la tarde, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (Demócrata de California), ha solicitado que se desplieguen tropas de la Guardia Nacional para limpiar y asegurar el Capitolio.

La solicitud se hizo a través de la Junta de Policía del Capitolio, un organismo que incluye al jefe de la Policía del Capitolio, los sargentos de armas de la Cámara y el Senado y el arquitecto del Capitolio.

De inmediato comenzó el despliegue de tropas, incluidos los pelotones de la CDU y las Unidades de Disturbios Civiles.

Una fuente dijo que había varios sospechosos dentro y fuera del Capitolio. 

Hubo gases lacrimógenos en el Senado.

Y una persona herida de bala.

En tanto, fue declarado un toque de queda en Washington DC a partir de las 18:00 y hasta las 06:00 del jueves 07/01.

El caos

El caos envolvió el Capitolio el miércoles cuando una facción de republicanos trató de anular la victoria del presidente electo Joseph R. Biden Jr. en el Congreso y un grupo de manifestantes leales al presidente Trump intentó asaltar el edificio, exigiendo ser escuchado.  

Alrededor de las 14:15, la acción se detuvo y el temor se expandió cuando la seguridad del Legislativo evacuó rápidamente al vicepresidente Mike Pence del Senado, mientras cerraban el edificio del Capitolio, tal como sucedería ante una emergencia terrorista, con senadores y miembros de la Cámara encerrados dentro de sus recintos.

El extraordinario día en Washington puso al descubierto profundas divisiones tanto en ambos partidos como dentro de las filas republicanas, mientras el recuento ceremonial de los votos electorales que se desarrolla cada 4 años en el Congreso se transformó en un espectáculo explosivo, con el presidente Trump avivando los disturbios. 
  
"Esto es lo que obtuvieron, muchachos", gritó el senador Mitt Romney, republicano de Utah, mientras se desarrollaba el caos en la cámara del Senado, aparentemente dirigiéndose a sus colegas que encabezaban la acusación para presionar las falsas afirmaciones de Trump sobre elecciones robadas. 

Un grupo de republicanos encabezado por el senador Ted Cruz, republicano de Texas, personaje a sueldo de intereses del fracking, se opuso al recuento de los votos electorales de Arizona, presentando varios desafíos extraordinarios al resultado y forzando un debate de 2 horas, intentando legitimar la imprudencia de Trump de fraude electoral.

“Me levanto por mí y por 60 de mis colegas para objetar el conteo de las boletas electorales de Arizona”, dijo el representante Paul Gosar, Republicano de Arizona. 

Su objeción fue recibida con un aplauso de los republicanos trumpistas reunidos en el piso de la Cámara de Representantes para la sesión conjunta.

Las mayorías bipartidistas en cada cámara estaban preparadas para rechazar ese desafío y otros y formalizar la victoria de Biden. Pero la sesión maratónica prometía ser un acto final volátil de la Presidencia de Trump, con   el Presidente aferrado a su sillón en la Casa Blanca, transformando un momento de triunfo demócrata en un día de desafío al convocar a partidarios a su patio trasero para agraviar al Capitolio.

"Nunca nos rendiremos. Nunca cederemos. No sucede”, dijo Trump a sus fanáticos en el Ellipse, detrás de la Casa Blanca. 

Luego él los instó a ir al Capitolio para expresar su descontento, no mucho antes de que un grupo de manifestantes rompiera las barricadas afuera del edificio, chocando con la policía.

Al utilizar el procedimiento como un foro para tratar de subvertir una elección democrática, Trump y sus aliados van a donde ningún partido lo ha hecho desde la era de la Reconstrucción del siglo XIX. 

El esfuerzo ya había dividido gravemente al Partido Republicano, lo que obligó a los legisladores a dejar constancia de que o se ponían del lado del Presidente o defendían los resultados de una elección democrática.

Disparate

La objeción a Arizona fue la 1ra. de al menos 3 esperadas durante la sesión del miércoles. 

Los republicanos también estaban mirando a Georgia y Pensilvania, estados de batalla que ganó Biden, por posibles objeciones.

Los legisladores anticiparon posibles objeciones para hasta 3 estados adicionales, Michigan, Nevada y Wisconsin, aunque no estaba claro si obtendrían el respaldo necesario de un miembro tanto de la Cámara como del Senado para ser considerados.

El senador Cruz, quien con este desastre intenta posicionarse como presidenciable en 2024, y sus aliados en el Senado han dicho que están tratando de llamar la atención sobre la necesidad de una comisión electoral para auditar los resultados. 

Pero al objetar, se unió a las filas de un grupo de docenas de republicanos de la Cámara de Representantes que respaldaban el intento de Trump de descartar la voluntad de los votantes de entregarle un segundo mandato.

Incluso antes de que comenzara, la sesión ya estaba abriendo brechas agudas en el Partido Republicano que amenazaban con causar un daño duradero a su cohesión, ya que los legisladores decidieron apoyar a Trump o la Constitución. 

A pesar de una notable campaña de presión por parte de Trump para expulsar a los republicanos que apoyaban a Biden, el vicepresidente Mike Pence, quien presidía como presidente del Senado, dijo antes de que comenzara la sesión que no creía que hacerlo fuera constitucional y ejercería sus funciones tal como lo habían hecho sus predecesores. 

Después de 4 años de apoyo leal al Presidente, él arriesgó su posición política en un partido que aún domina Trump.

"Es mi juicio meditado que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me limita a reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deben contarse y cuáles no", escribió en una carta.

Evacuación

La seguridad del Capitolio ordenó la evacuación de al menos un edificio de oficinas en Capitol Hill cuando los manifestantes inundaron los terrenos como parte de una protesta generalizada contra la certificación de la victoria del presidente electo Joseph R. Biden Jr.

Los agentes de policía corrieron de puerta en puerta en el edificio de oficinas de Cannon House ordenando la evacuación antes de que la alerta llegara a algunas oficinas, según una persona que trabajaba en el edificio. Si bien la alerta enviada a las oficinas del Capitolio mencionaba solo "actividad policial", los videos publicados en las redes sociales mostraban a cientos de manifestantes pasando por las barricadas de las cercas fuera del Capitolio y chocando con los oficiales.

La representante Nancy Mace, una republicana de primer año de Carolina del Sur, describió haber visto a los manifestantes "agrediendo a la policía del Capitolio". 

En una publicación de Twitter, la Sra. Mace compartió un video del caos y escribió: “Esto está mal. Esto no es lo que somos. Estoy desconsolado por nuestra nación hoy ".

Gobernabilidad

En tanto, Joe Biden ha seleccionado al juez Merrick Garland para que se desempeñe como su fiscal general, según dos personas con conocimiento de la decisión. Biden intenta eliminar de su agenda el desastre de Trump y trabajar en la gobernabilidad.

Biden eligió a Garland sobre el exsenador Doug Jones (D-AL) y la ex vicefiscal general Sally Yates, y eligió elevar a la ex jueza principal de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos en DC para dirigir el Departamento de Justicia.

En 2016, el presidente Barack Obama nominó a Garland para servir en la Corte Suprema, pero su nominación languideció en el Senado controlado por el Partido Republicano al final del mandato del expresidente. En las últimas semanas, Garland se ha estado recusando de casos que involucran al gobierno federal, alimentando la especulación de que era un candidato destacado para el puesto.

En un Senado controlado por los republicanos, Jones fue visto como el candidato más fácil de confirmar dadas sus sólidas relaciones al otro lado del pasillo. Garland también se consideró un riesgo, ya que sería difícil confirmar un reemplazo para él en la corte de apelaciones.

Biden también nominará a Lisa Monaco como fiscal general adjunta, Vanita Gupta como fiscal general asociada y Kristen Clarke como fiscal general adjunta de derechos civiles, según personas familiarizadas con las decisiones de personal. La noticia de los nombramientos pendientes fue reportada por primera vez por Associated Press.

Mónaco se desempeñó como asesor de seguridad nacional de Obama y ha estado muy involucrado en la transición de Biden. Gupta trabajó como fiscal general adjunto de los Estados Unidos para los derechos civiles en el gobierno de Obama y actualmente es el presidente de la conferencia de liderazgo sobre derechos civiles y humanos. Clarke es el presidente del grupo de derechos civiles, Comité de Abogados para los Derechos Civiles Bajo la Ley, y anteriormente dirigió la oficina de derechos civiles en la Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York.