icon

El PCCh revisa sus restricciones y apunta a mejorar el estatus de los jóvenes

El PCCh (Partido Comunista Chino) revisó sus restricciones sobre lo que sus miembros tienen permitido decir en público en una serie de regulaciones que los medios locales describieron como nuevas pautas sobre el acceso a la información y cómo manejar las quejas internas, como "impulsar la democracia dentro del partido".

En un esfuerzo por motivar a los cuadros jóvenes, las nuevas reglas estipulan que los errores relacionados con el trabajo ya no serán tratados como violaciones disciplinarias. Otro artículo dice que los miembros del partido tendrán derecho a proponer la destitución de sus líderes si pueden demostrar que son incompetentes.

El Partido Comunista Chino revisa las regulaciones que se le imponen a los miembros del partido, especialmente a los cargos más altos, en una búsqueda por mejorar el status de los jóvenes dentro del esquema.

Estas nuevas regulaciones están siendo emitidas seis meses antes de los 100 años del Partido Comunista en julio y remarca una búsqueda por inyectar nueva vida al partido debido a que se actualizó por última vez hace 16 años.

Lo que seguirá siendo

Sin embargo, las nuevas reglas también dejaron en claro que el partido, que tiene 92 millones de miembros, no tolerará opiniones discrepantes de sus propias filas.

"Un miembro del partido no debe expresar públicamente opiniones que sean incompatibles con las decisiones tomadas por la dirección central", dijo el artículo 16 de la normativa revisada sobre la salvaguardia de los derechos de los miembros del partido.

Denunciar de puertas para adentro

El artículo 11 de las nuevas normas estipula que, si bien los miembros del partido tienen derecho a denunciar las faltas de conducta de otros miembros, incluidos los que tienen un rango superior, no deben difundir dicha información a voluntad y no deben hacerlo en Internet.

Había una redacción similar en la versión original del artículo, pero no destacaba Internet.

Por un lado se está tratando de enfatizar la protección de los derechos de los miembros del partido, pero por otro lado, hay una línea importante trazada para diferenciar [lo que se considera] dentro y fuera del partido”, dijo Zhu Lijia, profesor de la Academia China de Gobernanza estatal.

Con el sí de la opinión pública

Los medios estatales elogiaron las regulaciones revisadas, que entraron en vigor en 1995 y fueron enmendadas nueve años después, diciendo que representaban un progreso en la protección de los derechos políticos de los miembros del partido.

Es imposible evaluar de manera independiente cuán efectivas han sido las regulaciones originales para proteger el derecho a disentir dentro del partido.

Pero cambios similares adoptados en los últimos años han incluido cláusulas que restringen a los miembros del partido de ventilar sus quejas públicamente.