icon

Julián Assange por ahora está "ganando" en la cacería de brujas que le brinda USA

Julián Assange, el creador de WikiLeaks, no será extraditado a los Estados Unidos debido a que una jueza determinó que la extradición amenaza con la vida de Julián debido a que éste podría suicidarse por su debilidad mental y física.

Así detuvieron a Julián Assange en la embajada de Ecuador en el Reino Unido, luego de haber estado encerrado durante 7 años.

Assange conoció la noticia tan positiva para él luego de que Stella Morris, su abogada y pareja con la que tiene dos hijos, llegara al tribunal de Londres. En dicho lugar se armó una especie de protesta a favor del australiano con carteles que decían: "No extraditen a Assange" o "Liberen la verdad, excarcelen a Assange"

Lo que quiere USA

Por su parte el gobierno estadounidense, que quiere juzgarlo por espionaje a raíz de la publicación de cientos de miles de documentos confidenciales, indicó que apelará el fallo. En el país podrían condenarlo a hasta 175 años de prisión.

Lo que reveló Assange

Entre algunos vídeos de la extensa información que se publicó luego de la liberación de WikiLeaks, había un video que mostraba cómo helicópteros de combate disparaban contra civiles en Irak en 2007 y mataban a una docena de personas en Bagdad, incluidos dos periodistas de la agencia de noticias Reuters.

Los últimos 10 años de Assange

Julián Assange vivió durante siete años en la embajada de Ecuador en el Reino Unido debido a que el país sudamericano le proporcionó la ayuda de mantenerlo ahí dentro ya que era imposible para las autoridades londinenses ingresar a dicha embajada para detenerlo. Esto fue hasta el 2019, cuando de igual manera ingresaron y lo detuvieron para encerrarlo en una cárcel en Londres dónde se encuentra hasta ahora.

En busca de la extradición a USA, la demanda contra el creador de WikiLeaks se basa en espionaje y por poner en peligro la vida de los informantes con la publicación de los documentos secretos sobre las acciones militares de USA en Irak y Afganistán. Estos documentos revelaron actos de tortura, muertes de civiles y otros abusos por parte de los Estados Unidos.

Lo que la defensa de Assange dice

Pero para su comité de apoyo, son "cargos con motivación política" que "representan un ataque sin precedentes a la libertad de prensa". "El mero hecho de que este caso haya ido a los tribunales, y que haya durado tanto tiempo, constituye un ataque histórico y a gran escala contra la libertad de expresión", afirmó ayer el redactor jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson.

Tiempo atrás, la defensa del australiano, coordinada a nivel internacional por el exjuez español Baltasar Garzón, denunció que el presidente estadounidense Donald Trump quería hacer con él un castigo "ejemplar" en su "guerra contra los periodistas de investigación" y que Assange no tendría un juicio justo en Estados Unidos.