icon

Tormenta en Google al confirmarse el anticipo de un sindicato interno

u24news había considerado muy relevante el artículo del sociólogo Alex Hanna -investigador científico principal del equipo de IA Ética, de Google- y Meredith Whittaker -profesora de investigación de Minderoo en NYU, que ayudó a liderar la organización laboral en Google- acerca del despido de Timnit Gebru, del equipo de inteligencia artificial de Google, publicado en la revista Wired. Hanna y Meredith habían deslizado la creación de un sindicato para los trabajadores de tecnología, abriendo un debate inédito, al menos en USA. Ahora, The Vergue afirma que se encuentra en marcha un intento de sindicalización en Google.

Trabajadores de Google en una escena muy buena para el marketing corporativo pero todo indica que también hay otra visión de la empresa desde los propios empleados.

Andy Rubin, personaje que detonó un conflicto intenso en Google.

El trabajo de Google en Project Maven -un esfuerzo por utilizar la inteligencia artificial para mejorar los ataques dirigidos con drones contra fuerzas enemigas del Pentágono-, provocó protestas entre los empleados que veían el trabajo como ausente de la ética que habían imaginado para la empresa.

"Los trabajadores de Google anuncian planes para sindicalizarse. El sindicato estará abierto a todos los empleados y contratistas de Alphabet", afirma Zoe Schiffer en The Vergue.

Alphabet es la empresa que controla Google, y la situación es inédita en el conglomerado.

Schiffer informa que un grupo de trabajadores de Google ya ha anunciado su interés en afiliarse a Communications Workers of America (CWA): "El Alphabet Workers Union (AWU) estará abierto a todos los empleados y contratistas de la empresa matriz de Google. Su objetivo será abordar los problemas actuales como la disparidad salarial, las represalias y los controvertidos contratos gubernamentales."

El Alphabet Workers Union ingresará al CWA Local 1400, que representa a los trabajadores en Massachusetts, Maine, New Hampshire, Vermont y California.

El tema no es menor: desde que Google comenzó a alistarse como proveedor del Pentágono en aspectos de inteligencia artificial y drones, surgió una tensión con muchos de sus trabajadores que imaginaban un Google pacifista, defensor de lo sustentable y por un cambio en la civilización contemporánea.

La mística de Google pareció rajarse en el espíritu colectivo de líderes de áreas estratégicas de la empresa, y esto no ha fue superado aún, evidentemente.

Project Maven

“Este sindicato se basa en años de organización valiente por parte de los trabajadores de Google”, dijo Nicki Anselmo, gerente de programas de Google. 

Luego él agregó: “Desde luchar contra la política de 'nombres reales', oponerse al Proyecto Maven y protestar por los atroces pagos multimillonarios que se han otorgado a los ejecutivos que han cometido acoso sexual, hemos visto de primera mano que Alphabet responde cuando actuar colectivamente".

Schiffer recuerda que el trabajo de Google en Project Maven -un esfuerzo por utilizar la inteligencia artificial para mejorar los ataques dirigidos con drones contra fuerzas enemigas del Pentágono-, provocó protestas entre los empleados que veían el trabajo como ausente de la ética que habían imaginado para la empresa. 

El malestar fue tan intenso que en 2018, la empresa decidió no renovar su contrato con el Pentágono. 

El siguiente escándalo interno ocurrió cuando 20.000 trabajadores protestaron ruidosamente contra  la decisión de Google de conceder al ex ejecutivo Andy Rubin una indemnización de US$ 90 millones cuando su salida era por "ser acusado de manera creíble de acoso sexual".

Antes del anuncio de la afiliación a AWU, unos 230 empleados y contratistas de Google ya habían firmado adhesiones al sindicato.

La organización

Organizada como un sindicato exclusivo para afiliados, la nueva organización no buscará derechos de negociación colectiva para negociar un nuevo contrato con la empresa. 

AWU sólo representará a los empleados que se unan en forma voluntaria pero incluirá a los trabajadores temporales, los proveedores y los contratistas (conocidos internamente como TVC, los cuentapropistas) que estarían excluidos por la legislación laboral de la negociación colectiva convencional.

Los cuentapropistas de Google se han quejado durante mucho tiempo de su trato desigual en comparación con el personal de tiempo completo. 

Si bien son la mayoría de la fuerza laboral de Google, a menudo carecen de los beneficios de los empleados asalariados. 

En 2019, 80 contratistas de Google en las oficinas en Pittsburgh votaron para unirse al sindicato United Steelworkers.

En diciembre 2020, la Junta Nacional de Relaciones Laborales presentó una queja alegando que Google despidió ilegalmente a 2 trabajadores que estaban organizando protestas de empleados: Laurence Berland y Kathryn Spiers, quienes se oponían a la decisión de la empresa de trabajar con IRI Consultants, una empresa famosa por sus esfuerzos antisindicales.

Y días después ocurrió el despido de la especialista en Ética de Inteligencia Artificial, la afroestadounidense Timnit Gebru. 

Alphabet Workers Union difundió un comunicado en ese momento afirmando: "El despido ha causado indignación en miles de nosotros, incluidos los trabajadores negros y morenos que están desconsolados por las acciones de la empresa e inseguros de su futuro en Google".

Tendencia

¿Es una tendencia en progreso en la tecnología estadounidense? Al comenzar 2021, los empleados de la plataforma de financiación colectiva Kickstarter votaron a favor de sindicalizarse con el Local 153 del Sindicato Internacional de Empleados de Oficina y Profesionales, según informó el canal NBC. 

Es la acción pionera de los empleados administrativos de la industria tecnológica para sindicalizaron.

Si el esfuerzo del sindicato en Google tiene éxito, los miembros dicen que contribuirán con una cuota del 1% de su compensación anualo. El dinero se utilizará para pagar los honorarios legales y organizar al personal.

En una declaración enviada por correo electrónico a The Verge, Kara Silverstein, directora de Operaciones de Personas en Google, afirmó: “Siempre hemos trabajado duro para crear un lugar de trabajo de apoyo y gratificante para nuestra fuerza laboral. Por supuesto, nuestros empleados tienen derechos laborales protegidos que apoyamos. Pero, como siempre lo hemos hecho, continuaremos interactuando directamente con todos nuestros empleados"

O sea que es probable que no reconozca al sindicato como un intermediario válido con el personal.