icon

Billy dice que es Vida y Obra de Gustavo San Toalla y que Maná canta boleros

Uno de los momentos más insólitos del documental "Rompan Todo", que produjo Gustavo Alfredo Santaolalla para Netflix, es cuando Billy Bond, con la complicidad del director de videos musicales Picky Talarico, compara la destrucción del miniestadio Luna Park (el 20/10/1972) a manos de un grupo de jóvenes o drogados o borrachos o todo junto con el Cordobazo (29 y 30 de mayo de 1969), un movimiento sindical-universitario que logró ocupar la capital de la Provincia de Córdoba durante varios días, durante la Revolución Argentina. Luego de semejante estupidez era muy difícil seguir mirando "Rompan Todo". Sin embargo, que terminó resultando un gran ejercicio de egocentrismo de Santaolalla, cuando Arco Iris nunca fue una banda fundamental del rock argentino. Lo más interesante de Arco Iris era Danais Winnycka, o Dana, su líder espiritual, ucraniana que falleció en Tijuana (México), en 2003. Sin embargo, el periodista Martín Duarte entrevistó a Billy Bond para el diario El Litoral, de la ciudad Santa Fe de la Vera Cruz, y aparecieron algunas frases imperdibles.

Billy Bond posando para el arte de tapa del álbum Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll. Su cara está escrita con los nombres de los músicos que participaron en el disco.

Billy Bond y Claudio Gabis tratando de apaciguar al público en el Luna Park. Instantes más tarde se produciría la debacle enel patio de butacas del estadio.

Billy Bond versión 2021, a los 76 años. Él está impecable.

Gustavo Alfredo Santaolalla en medio de una polémica que podría haber resuelto de manera más generosa.

El italiano Giuliano Canterini (La Spezia, Liguria, 19/11/1944) se hizo famoso en la Argentina y Brasil como Billy Bond, un personaje muy interesante en el nacimiento del rock and roll en español, en especial en su rol de copropietario del mítico bar La Cueva, en Ciudad de Buenos Aires, antes que como cantante de La Pesada del Rock and Roll, luego de haber pasado por Los Bobby Cats y Los Guantes Negros. 

Pero sin duda Bond, intuitivo y con una enorme capacidad de convocatoria entre músicos, abrió camino como emprendedor del rock argentino.

Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll fue una banda que comenzó abierta -por ella rotaron Pappo, Luis Alberto Spinetta, Héctor "Pomo" Lorenzo, Vitico, David Lebón, Black Amaya, Javier Martínez, Luis Gambolini, Nacho Smilari, Cacho Lafalce, Alejandro Medina, Kubero Díaz,Jorge Pinchevsky, "Poli" Martínez...- hasta que se hizo estable: Claudio Gabis en guitarra, Alejandro Medina en bajo, Jorge Pinchevsky en violín, Isa Portugheis en batería y Billy Bond aportando su voz.

Muy buenos músicos y Pinchevsky le daba un toque especial por el infrecuente violín eléctrico. Bond nunca fue ni compositor ni cantante destacado. Lo suyo era el backstage.

Una gran contribución musical de Bond fue la producción del 1er. disco solista de Ney Matogrosso, y otra fue el 1er. trabajo de Serú Girán

Declaraciones

En la entrevista del periodista Martín Duarte hay algunos fragmentos muy interesantes acerca de Bond, Gustavo Alfredo Santaolalla y algunos otros personajes de la historia rocanrollera.

Comencemos por el "Rompan Todos", frase de la que no termina de hacerse cargo el empresario Bond. Es cierto que las fuerzas policiales se la tenían jurada a la gente que movilizaban grupos como La Pesada pero, vale la pena mencionarlo, Bond omite que quienes estuvieron todo el día esperando para ingresar al miniestadio le dieron al 'escabio', y prefiere enfocarse en la represión de aquellos días finales (octubre de 1972) de la Revolución Argentina. Su relato de aquella jornada:

"A la mañana muy temprano (…) los pibes empezaron a hacer la cola y se empezaron a sentar porque tenían que esperar el día entero. Y Lettoure (N. de la R.: Juan Carlos Lectoure, alias Tito, dueño del Luna Park) los empezó a patotear desde temprano (…) La violencia trajo a la violencia muy claramente. No fui yo que la provoqué; la provocó el momento, la situación que los chicos estaban viviendo, la tensión que había en el lugar. Yo, inclusive, intenté un poco apaciguar los ánimos. Dije: "¡Chicos, venga aquí adelante, compórtense!" Pero, aparentemente, Lettoure tenía medio como preparado todo porque, cinco minutos después de pasar esto, entra la policía con tropa de choque. ¡No gente a la paisana! ¡Estaba como medio preparado ya! Ya sabían que nos iban a hacer boleta a todos (…) ¡Cuando me llevan en cana, los chicos rompen todo! ¡Esa es la historia real! (…) Si lo dije o no dije no tiene la menor importancia. Si lo tuviera que decir hoy, lo diría."

Acerca del documental de Netflix:

"En primer lugar, se han equivocado con el nombre que iría dirigido –supuestamente- a una clase absolutamente rockera, fiel al rock and roll que vivíamos en ese momento (…) Se equivocan cuando mezclan a todo el mundo en la misma olla y hacen un puchero (…) El documental está muy bien hecho a nivel técnico, lo han filmado bien, lo han editado bien (…) No le quito los méritos a Gustavo San Toalla –Billy aprovecha su tonada tana para mencionar con aparente descuido el apellido Santaolalla- en su trabajo de productor, en música para las películas pero… con el rock and roll, él estuvo muy lejos de ese rock verdadero (…) Lo único que tendrían que haber hecho es ponerle otro nombre al documental; por ejemplo: "Vida y obra de Gustavo San Toalla: Arco Iris" (…) A mí me chupan un huevo Maná, todos esos mejicanos. ¿Quién carajo los conoce dentro del rock? ¡Qué me importa a mí, que soy más radical! ¡No tienen nada que ver con lo que yo hago! (…) ¡Maná es un súper grupo en su onda pero canta boleros bien hechos! ¡No tienen nada que ver con Pappo, con el rock que pretendieron vender! Si no hubieran pretendido vender poniendo el nombre "¡Rompan todo!" que tiene todo un significado, que toda una generación sabe de qué se trata… por lo menos, aquí en Argentina y un poco en Brasil, en Uruguay y Chile… hubieran sido brillantes (…) Ahora bien, mezclarnos a todos nosotros en la vida de San Toalla y mezclarnos en el mismo puchero… ahí se han equivocado".

Es evidente que Gustavo Alfredo Santaolalla aprovechó su presente de ganador de premios Oscar en Hollywood para reescribir la historia del rock ubicando a Arco Iris en un lugar que no tuvo. Ni tampoco tuvo él, cuyo éxito es más cercano, nunca setentista. 

Obvio que Bond nunca dejará crecer pelos en su lengua.

Acerca de la muerte de Tanguito, todo bastante truculento, tal como es la característica de Bond:

"Yo tengo algunas referencias: Jorge Álvarez era muy amigo de (Leopoldo) Torre Nilsson, el famoso director, y jugaban a los burros; iban al hipódromo sábados y domingos. En el círculo de amigos de Torre Nilsson, estaba el director de la SIDE (Secretaria de Inteligencia de Estado) (…) y nosotros sabíamos que había una lista. Jorge me dice: "Mirá, hay una lista y estamos los dos. Así que cuidate" (…) Tanguito (José Alberto Iglesias) es anterior a esto que te cuento pero ya venía la cosa medio rara (…) Tanguito no era pelotudo. Se drogaba pero no con drogas pesadas. Lo máximo que tomaba (¡yo me acuerdo!) era Mandrix, Pervitín, que son drogas muy para dormir; no son agresivas; no había heroína, morfina, crack que enloquecía a la gente. Tanguito era un tipo súper tranquilo, muy pacífico; desgreñado, por supuesto; sucio porque no tomaba baños; el pelo largo pero mal peinado. Era muy "agresivo" para el sistema. Es una opinión personal, yo no tengo ninguna prueba para acusar a nadie obviamente (…) Para mí, lo mataron. Si no lo mataron, lo llevaron a una situación parecida."

¡Viva la conspiranoia! Bond en su salsa.