icon

En medio de un escándalo Trump realiza en Georgia su último acto proselitista como Presidente

El presidente Donald Trump, en una llamada telefónica que difundió The Washington Post, le exigió al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, revocar los resultados de las elecciones de noviembre que reconocieron el triunfo del presidente electo Joe Biden. En un momento de la llamada de aproximadamente 1 hora, verificada por The Wall Street Journal, CNN y otros medios de comunicación estadounidenses, Trump le dijo a Raffensperger: "Solo quiero encontrar 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos porque ganamos el estado", le dijo a Raffensperger en la llamada. Biden ganó el estado por 11.779 votos de aproximadamente 5 millones emitidos. La noticia de la conversación extraordinaria de un Presidente en ejercicio que presiona a un funcionario electoral estatal para que anule los resultados de las elecciones se produce horas antes de las elecciones de 2da. vuelta del martes 05/01 en Georgia que podrían decidir qué partido controlará el Senado, y de una sesión conjunta del Congreso el miércoles 06/011 para ratificar la elección del Colegio Electoral que le concedió el triunfo a Biden.

Durante la llamada, Donald Trump osciló entre intentar nivelar y halagar a Brad Raffesnsperger y amenazarlo, al igual que a Ryan Germany, el asesor legal del funcionario, sugiriendo que si no encuentran que miles de boletas en el condado de Fulton han sido destruidas ilegalmente para bloquear a los investigadores, una acusación por la cual no hay pruebas, estarían sujetos a responsabilidad penal. "Eso es un delito", dijo. “Y no puedes dejar que eso suceda. Eso es un gran riesgo para ti y para Ryan, tu abogado ".

Hank Johnson, representante demócrata por Georgia que exige una sanción inmediata para Donald Trump.

Los expertos con los que The Washington Post compartió el audio estaban preocupados por lo que dijo el presidente Donald Trump en la llamada. "Ellos dijeron que la transgresión más clara de Trump es moral. Edward B. Foley, profesor de derecho en la Universidad Estatal de Ohio, dijo que las cuestiones legales son turbias y estarían sujetas a la discreción del fiscal. Pero también enfatizó que la llamada era “inapropiada y despreciable” y debería provocar indignación moral. "Él ya estaba disparando el medidor de emergencia", dijo Foley. "Así que estábamos en 12 en una escala del 1 al 10, y ahora estamos en 15."

El diario Atlanta Daily World, de Georgia, reportó:

"(...) En una conversación grabada, publicada por The Washington Post el domingo 03/01, aparentemente se escucha a Trump pidiéndole al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, que “encuentre 11.780 votos” y ayude a revertir la derrota electoral.

Claramente, Trump ha pervertido el famoso llamado a la acción de Malcolm X, "por cualquier medio necesario", para incluir mentiras, trampas y un inmenso desprecio por el comportamiento ético a cambio de mantener su residencia en la Casa Blanca, apelando a afirmaciones absurdas y ridículas de fraude electoral. El único que aparentemente está cometiendo fraude electoral es el propio POTUS (N. de la R.: la seguridad presidencial identifica con este sobrenombre al jefe de la Casa Blanca), como lo demuestra su reclamo a Raffensberger de fabricar votos.

La llamada, que la oficina de Raffensberger se negó a aceptar de la Casa Blanca, fue rechazada 18 veces antes de ser finalmente aceptada por Raffensberger el domingo 3 de enero.

La congresista demócrata de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, reclamó que el Presidente debería ser sancionado "rápidamente" por el incidente.

“Creo absolutamente que es un delito que se puede impugnar, y si fuera por mí, habría artículos en la sala con bastante rapidez”, dijo AOC al comenzar la nueva sesión del Congreso.

Sin embargo, ella no fue la única que cuestionó al Presidente en las horas posteriores a la publicación de la conversación.

El vocero de la minoría en el Senado, Dick Durbin, describió la cinta como “más que una patética perorata, delirante perorata” que “amerita una investigación criminal”.

El legislador demócrata de Georgia, Hank Johnson, insistió en que la grabación marca "una violación de la ley estatal y federal", y destacó sus planes de "presentar una resolución de censura" contra el Presidente. (...)".

No dejar de presionar

Greg Bluestein, en The Atlanta Journal-Constitution:

"(...) La grabación de Trump exigiendo que el secretario de Estado Brad Raffensperger "encuentre" suficientes votos para revertir la victoria de Biden repercutió en la campaña electoral, donde los republicanos esquivaron preguntas sobre las consecuencias y los demócratas lo vincularon a su argumento final.

"Eso es un ataque directo a nuestra democracia", dijo Jon Ossoff el domingo en un mitin. "Y si David Perdue y Kelly Loeffler tuvieran una pizca de integridad, estarían aquí defendiendo a los votantes de Georgia de ese tipo de agresiones".

La publicación de la grabación se produjo un día antes de una ráfaga final de actos antes de la 2da. vuelta del martes por el control del Senado. El vicepresidente Mike Pence atrajo a los evangélicos en una mega iglesia en Milner al mediodía, mientras que Trump realiza un mitin a las 21:00 en Dalton. El evento de Biden es a las 16:00 en Atlanta.

Hay una razón estratégica detrás de cada uno de los viajes. La visita de Pence se presenta como un "llamado a la acción" para los evangélicos, que votan de forma abrumadora por los republicanos en Georgia. Trump está apuntando directamente a un área sólidamente conservadora del noroeste de Georgia donde la participación está rezagada en otras partes del estado.

Y la visita de Biden apunta al área metropolitana de Atlanta, donde la creciente participación ya ha ayudado a los demócratas Ossoff y Raphael Warnock a construir lo que se cree que es una formidable ventaja en la votación anticipada. Los dos quieren presionar el acelerador para socavar la ventaja esperada el día de las elecciones para los senadores estadounidenses Kelly Loeffler y David Perdue.

“No puedes ceder”, dijo Jamie Harrison, el candidato demócrata al Senado de Carolina del Sur que fue derrotado en noviembre, en MSNBC. "Entré al día de las elecciones con una ventaja de 150.000 votos sobre Lindsey Graham ... pero el día de las elecciones nos abrumaron". (...)".

El último acto

Los republicanos enfrentan su propio juego de adivinanzas con la visita de Trump, probablemente su último mitin de campaña como Presidente.

En su mitin anterior en Georgia -fue en diciembre en Valdosta-, Trump promovió a los 2 candidatos republicanos, pero pasó gran parte de su tiempo ventilando sus propias quejas por su derrota electoral. Al instar a los republicanos a votar en una elección "amañada", envió mensajes contradictorios a la base conservadora.

Esta vez, su visita llega inmediatamente después de una muy delicada conversación con Raffensperger en la que advirtió que "la gente simplemente no va a votar" si no revierte el resultado. 

Raffensperger rechazó la apelación y le dijo a Trump que "el desafío que Ud. tiene es que los datos en su poder son incorrectos".

Incluso antes de que se emitiera la grabación, Trump anticipó su visita con una serie de ataques dirigidos a Raffensperger y al gobernador Brian Kemp, quienes desafiaron los llamados de Trump para anular ilegalmente los resultados de las elecciones.

En un tweet, Trump se burló del esfuerzo de Kemp contra el potencial retador principal, el representante estadounidense Doug Collins. 

En otro, Trump afirmó falsamente que la 2da. vuelta del martes es "ilegal e inválida", lo que vuelve inexplicable su propia visita a Dalton.

En cuanto a los demócratas, la visita de Biden refleja el esfuerzo total que el partido ubica detrás del impulso para obtener los 2 escaños y así ganar el control del Senado.

Es probable que Biden retome el mensaje que dio durante su última visita a Atlanta, cuando vinculó el destino de su agenda legislativa con las votaciones del martes.

“Podemos hacer mucho. Tanto que puede mejorar la vida de la gente de Georgia y de todo el país”, dijo el 15/12/2020. "Necesitamos senadores que estén dispuestos a hacerlo, por el amor de Dios".