icon

Francisco provoca una controversia sobre hipocresía en la pandemia

El papa Francisco ingresó a una polémica muy de la pandemia: hay dolor y pobreza en muchos pero ¿qué hacen quienes viven del ocio de otros? Es campo barroso porque todo depende desde dónde se contemple el escenario. El Papa se queja de 40 vuelos con turistas que salieron desde un país pero Cuba festeja que la aerolínea canadiense Sunwing Airlines, con 40 aviones, haya restablecido sus vuelos semanales con pasajeros que se instalan en el balneario de Varadero.

Los turistas en los 40 aviones de Sunwing son música de baile en Cuba 2021.

Palacio pontificio Castel Gandolfo, residencia de descanso del Obispo de Roma.

La Organización Mundial del Turismo de la ONU dice que el número de viajeros internacionales cae hasta 80%. La industria del turismo ha sido objeto de críticas durante mucho tiempo por su enorme impacto negativo en el medio ambiente. Y por la forma en que mercantiliza la cultura y expulsa a los locales de los lugares donde han vivido por generaciones y roba las almas de los que se quedan. Pero casi 11% de los empleos en todo el mundo y 10% del PIB mundial dependel del turismo.

En la Biblioteca del Palacio Apostólico el Obispo de Roma, el papa Francisco -recuperado de su ciática- leyó la Oración Mariana subrayando "No sabemos lo que nos depara el 2021, pero lo que podemos hacer todos y cada uno de nosotros es comprometernos un poco más para cuidarnos unos a otros".

Un fragmento muy significativo de su mensaje fue: "Es cierto, existe la tentación de cuidar solo los propios intereses, de seguir haciendo la guerra, por ejemplo, de enfocarse solo en el perfil económico, de vivir hedonísticamente, es decir, tratando solo de satisfacer el placer..."

Él dijo que leyó algo en los periódicos "que me entristeció bastante: en un país, no recuerdo cuál, para escapar del encierro y vacacionar bien, salieron esa tarde más de 40 aviones. Pero esa gente, que es buena gente, pero no pensó en los que se quedaron en casa, en los problemas económicos de tanta gente que el encierro tiró al suelo, en los enfermos; solo para irse de vacaciones y satisfacer el propio placer. Esto me entristeció mucho".

Francisco dirigió un saludo particular "a quienes comienzan el nuevo año con mayores dificultades, a los enfermos, a los desempleados, a quienes viven en situaciones de opresión o explotación". 

Es cierto que resulta importante la solidaridad con el prójimo pero el esparcimiento de unos es el trabajo de otros, y esto lo debería conocer el propio Francisco ya que el turismo no sólo es un ingreso fundamental de Italia sino de la propia Ciudad del Vaticano.

El problema central consiste en el no distanciamiento social, en parte por lo extenso que lleva el período pandémico y la paciencia derrotada en muchos.

Ahora, por ejemplo, considerando China o Japón o Corea del Sur u otros países asiáticos donde la pandemia se encuentra superada ¿cómo deben interpretarse las expresiones de Francisco, cuando la pandemia es básicamente un problema de Occidente hoy día?

Algo más: pesares, tristezas, motivos para el llanto o la indignación siempre hay. Aún sin pandemia, muchos territorios del planeta viven en crisis humanitaria. ¿Esto debería provocar la interrupción del disfrute vacacional de quienes pueden hacerlo? El propio Vaticano tiene centros de recreación para sus pontífices, tales como el complejo en Castel Gandolfo en la región del Lacio, a orillas del lago Albano, a 18 km al sureste de Roma.

El Papa seguramente se refiere al derroche y hasta la lujuria, pero esto es condenable, con o sin pandemia. Entonces, es lógico que sus dichos en el inicio de 2021 provoquen polémica. ¿Hipocresía en quien le inspiró el texto?

Contraste

La reflexión papal contrasta con la alegría, por ejemplo, que provocó en Cuba, donde provoca muchos problemas adicionales la ausencia de turistas extranjeros.

En La Habana se publicó: 

"La aerolínea Sunwing Airlines restableció los vuelos semanales a Cuba desde Toronto y Montreal, todos los días domingo.

El objetivo es trasladar turistas desde Canadá, el mayor país emisor de visitantes a la Isla, hasta el famoso balneario de Varadero a través de un paquete turístico que incluye el vuelo más hotel y que se puede contratar al grupo Sunwing Travel Group.

Según la visión del turoperador, se manejará un estándar de “Safe with Sunwing”, bajo el cual también se brinda un seguro médico en tiempos de pandemia global.

“Nuestros clientes han estado esperando ansiosamente nuestro regreso a Cuba y estamos emocionados de traerlos de regreso a esta popular isla bajo nuestra ala”, dijo Samantha Taylor, directora de marketing de Sunwing Travel Group.

“Cuba ha sido un destino de vacaciones favorito de los viajeros canadienses durante más de 50 años. Hemos llevado a muchos canadienses a este hermoso destino en el pasado y nos complace ayudar a los que buscan el sol a hacer su tan esperado regreso a Cuba de una manera segura y responsable”, añadió la ejecutiva a la prensa canadiense.

Canadá es el mayor mercado emisor para la industria del ocio en Cuba, y los meses de invierno se consideran como la temporada alta, pues los norteños optan por las cálidas temperaturas caribeñas en lugar del frío invierno de las latitudes altas."
 
Sunwing Travel Group ofrece paquetes para todos los turistas puedan alojarse en el Iberostar Selection Bella Vista Varadero, un resort con una extensión de playa de arena blanca; y el Grand Memories Varadero, un resort equipado con instalaciones exclusivas como piscina, restaurante y área de playa con servicio de meseros. 

¿Habría que suspenderlo todo?

Argentina

Ni hablar en la Argentina, país de nacimiento del papa Francisco.

En temporada estival, se han restablecido los destinos turísticos más diversos.

En las costas atlánticas bonaerenses, según el partido de La Costa -96 kilómetros de playa, desde Costa Esmeralda hasta San Clemente- afirma haber recibido más turistas que nadie, y sus locales festejan. 

Según el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, más de 1,6 millón de personas completaron el “Certificado Verano” y disfrutaron el fin de semana largo de Año Nuevo. Y “supera los 2 millones de turistas sumando las provincias que no exigen dicho Certificado”.

Otra vez: el problema no es el desplazamiento sino la decisión de renunciar al distanciamiento social.

Y este renunciamiento puede suceder en un lugar de turismo como en la residencia habitual.