icon

Un conocido medicamento para la acidez resultó ser cancerígeno

Luego de ser suspendido en Estados Unidos y por la Unión Europea, la ANMAT lo eliminó del mercado. Además, quienes lo consumen regularmente deben acudir a su médico para pedir recomendaciones de otras opciones disponibles y seguras.

El principio activo de la ranitidina inhibe la producción de ácido gástrico, comúnmente usado en el tratamiento de la úlcera péptica y en el reflujo gastroesofágico.

En abril de este año, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) solicitó a los fabricantes de medicamentos que retiren del mercado todos los productos de ranitidina recetados y de venta libre de inmediato.

Una molécula del fármaco, la nitrosodimetilamina, tiene efectos cancerígenos cuando es administrada en determinadas dosis.

La ranitidina es un principio activo presente en medicamentos comunes y de venta libre hasta hace pocos días. Se utilizaba para tratar úlceras, reflujo, acidez, indigestión debido a que reduce la cantidad de ácido producido por el estómago a través de un bloqueador denominado H2.


Sin embargo, la ANMAT suspendió la comercialización de todas las especialidades medicinales que lo contengan, ya sea como monodroga o asociado con otros fármacos. Es decir, en 30 días deben desaparecer todos los productos con ranitidina, en todas sus concentraciones y presentaciones.


Pero la Disposición 9209/2020 no llegó de improviso, sino que hace poco más de un año la droga es observada de cerca en todo el mundo en búsqueda de evidencias sobre tu toxicidad.


Resulta que, en septiembre del 2019, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) detectó en estos remedios una impureza denominada N-nitrosodimetilamina (NDMA).


La NDMA es un carcinógeno humano probable, lo que significa que puede causar cáncer. Incluso en condiciones normales de almacenamiento, se encontró que la NDMA aumenta en presencia de ranitidina. Los niveles aumentan a temperaturas altas, como por ejemplo durante la distribución o almacenamiento en los hogares. Asimismo, acrecienta su toxicidad cuánto más tiempo pasó desde su fabricación. Cuando esto sucede, la persona corre peligro de consumir más del límite de ingesta diaria aceptable. 


Por estos mismos motivos, la FDA estadounidense eliminó el medicamento en abril del 2020. La decisión la tomó luego de comprobar que la exposición alta y sostenida a NDMA aumenta el riesgo de cáncer en humanos.  


En este sentido, se recomienda a quienes posean aun el remedio comercializado comúnmente como Taural o Zantac, que se deshagan de ellos.  


Además, quienes lo consumían por prescripción médica deben acudir al profesional de salud médico a que le indique con qué medicamento continuar su tratamiento, dado que existen otras opciones seguras y disponibles en el mercado.  
 

Opciones 

Hasta la fecha, las pruebas de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) no han encontrado NDMA en otros productos y estos lineamientos científicos son la base que toma la agencia argentina (ANMAT) para regular los fármacos en el país. 


Otras opciones como la famotidina (Pepcid), cimetidina (Tagamet), esomeprazol (Nexium), lansoprazol (Prevacid) u omeprazol (Prilosec) siguen estando disponibles y son seguras.

 

En Argentina se comercializa desde septiembre 2020 un nuevo Taural F (famotidina), que se puede continuar indicando y prescribiendo para tratamientos de acidez, úlceras, reflujo, entre otros. 


La famotidina es un potente y reversible inhibidor de los receptores H2 con acción terapéutica inhibidora de la secreción ácida gástrica y antiulcerosa.