icon

Hasta la Casa Blanca reconoce que la vacunación contra covid-19 en USA es un desastre

USA terminará 2020 vacunando contra el coronavirus a muchas menos personas respecto de las esperadas, admitieron altos funcionarios de la Administración Trump. Los estados han usado solo alrededor de 20% de las dosis que les dieron en las últimas 3 semanas. Los funcionarios de las agencias de salud pública estadounidenses dijeron que una combinación de la temporada navideña, el mal tiempo y los complejos procedimientos de vacunación han conspirado para dar lugar a que en 2020 se vacunen menos trabajadores de la salud y residentes de hogares de ancianos de lo planeado. Pero el desastre comenzó mucho antes, quizás con el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca. 

Moncef Slaoui, jefe de Operation Warp Speed, dice que el número de personas vacunadas 'es menor de lo que esperábamos'.

04/04/2020: Donald Trump llega a la sala de conferencias de prensa con miembros del Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca. El desastre ya llevaba años.

El calendario 2021 comenzará en USA muy por debajo de su objetivo de vacunar a 20 millones de estadounidenses contra el coronavirus antes de finalizar 2020.

Con la pandemia aún en auge, al menos 2,6 millones han recibido la 1ra. de 2 inyecciones de Covid-19, mientras que más de 12,4 millones de dosis se han entregado a los estados, según las cifras más recientes de los Centros para el Control de Enfermedades. 

A ese ritmo, podría llevar años vacunar al 80% de la población, la cifra que los expertos en salud pública generalmente dicen que es necesaria para lograr la inmunidad colectiva contra el virus.

Las autoridades habían tenido como objetivo distribuir dosis suficientes para vacunar a 20 millones de personas para fin de año, pero ahora admitieron que no es probable que alcancen ese objetivo hasta principios de enero después de subestimar cuánto tiempo llevaría realizar controles de calidad en las dosis fabricadas.

El obstáculo

De acuerdo a Financial Times, las cifras publicadas por el gobierno federal muestran que un obstáculo mayor es hacer llegar las vacunas a las personas una vez que se han fabricado y enviado. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dijeron que poco menos de 2,6 millones de personas en el país habían sido vacunadas, a pesar de que se habían distribuido 12,4 millones de dosis, y esto merece un análisis pormenorizado.

Moncef Slaoui, jefe de la Operación Warp Speed, que el presidente Donald Trump estableció para acelerar el proceso de vacunación, dijo a los periodistas: "Estamos de acuerdo en que el número [de personas vacunadas] es menor de lo que esperábamos".

Algunos estados han dicho que las vacunas no se informaron y que la cantidad real de vacunas administradas sería mayor que la informada a los CDC. Sin embargo, Slaoui dijo que los problemas de datos no explicarían la escala de la brecha, y agregó: "Sabemos que debería ser mejor, y estamos trabajando duro para mejorarlo".

El Sr. Slaoui no dijo por qué pensaba que se estaban incumpliendo los objetivos.

Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias, culpó a una variedad de factores. Ella dijo que parte del problema era que las farmacias que eran, en gran parte, responsables de vacunar a las personas en los hogares de ancianos, habían estado esperando para programar citas hasta que pudieran estar seguros de que tenían las dosis suficientes para aplicar las vacunas de refuerzo.

Ella dijo que los hospitales y los hogares de ancianos tampoco estaban preparados para comenzar sus programas de vacunación en medio de las vacaciones de Navidad, con el personal fuera y los recursos ya agotándose.

“Debemos recordar que se trata de nuevas vacunas en nuevas plataformas con requisitos un poco complejos de almacenamiento, manipulación y administración”, dijo.

"Y estamos lanzando una campaña de vacunas en medio de una oleada pandémica, después de años de proveedores de atención médica y departamentos de salud pública agotados y agotados". 

USA informó de 3.903 muertes el miércoles 30/12, según el Proyecto de seguimiento de Covid, mientras que más de 125.000 personas se encuentran en el hospital con la enfermedad, ambos son números récord. 

El desastre comenzó antes


"La llamaron la fiesta del "Fin de la Ciencia y la Medicina", una despedida informal organizada apresuradamente para un alto funcionario de salud de carrera, a menos de seis meses de inicio de la Administración Trump.

Tom Novotny, el subsecretario Adjunto de Salud, se había negado a aceptar un traslado a una oficina de bajo perfil. Ahora se estaba retirando abruptamente. Y Joshua Prasad, un asesor de salud pública de 29 años que se desempeñaba como asistente de Novotny, envió un correo electrónico invitando a sus colegas a despedirse. El asunto pretendía ser una broma sobre la oficina de "Ciencia y Medicina" que habia liderado Novotony, y la realidad que el equipo estaba a punto de disolverse.

Pero días después de la abrupta salida de Novotny, en septiembre de 2017, los funcionarios convocaron a Prasad para una reunión el 13/09/2017 en la que él dijo que lo interrogaron por el asunto de su correo electrónico, le dijeron que podría avergonzar al departamento, lo presionaron para renunciar o ser despedido, y luego salió rápidamente del edificio escoltado por la gente de seguridad. La escena conmocionó a sus colegas durante meses, especialmente porque a Prasad se le ordenó que no hablara con nadie, incluso con compañeros de equipo de mucho tiempo que lo vieron salir por la puerta."

"Ciencia y Medicina, en mi opinión, había sido un equipo particularmente importante en [nuestra oficina] en los últimos años", escribió Prasad en una carta de renuncia posterior, a la que accedió Dan Diamong, en la que suplicó al líder interino de la oficina que preservara a sus colegas y sus esfuerzos para proteger la salud LGBTQ, mejorar el control del tabaco y recopilar datos sobre disparidades raciales, entre otras prioridades de salud pública. 

"Espero que usted y sus nuevos equipos encuentren la manera de mantener vivas las ideas, el liderazgo y las pasiones que brinda nuestro equipo", explicó.

La renuncia forzada de Prasad entró en vigencia el 15/09/2017. Fue el día antes de que comenzara a regir el statu-quo de Prasad como funcionario de carrera, lo que habría hecho casi imposible que la Administración Trump lo despidiera tan rápidamente.

"2 años y medio antes de que Covid-19 llevara el tema de la interferencia política con el Departamento de Salud y Servicios Humanos a un punto crítico, la confusión que rodeó la disolución del equipo de Ciencia y Medicina mostró hasta qué punto las tensiones dentro del departamento estaban socavando su misión y sembrando desconfianza entre los miembros del personal veteranos y los nombrados por Trump. El resultado fue que cuando las agencias de salud de Estados Unidos enfrentaron el desafío final, la peor pandemia mundial en un siglo, ya habían sido golpeadas por divisiones internas, disputas y sospechas", reflexionó Diamond.

Los números

Henry Walke, el administrador de incidentes de Covid-19 en los CDC, dijo ahora que pensaba que la nueva variante de la enfermedad que ha causado un gran aumento en los casos y las hospitalizaciones en el Reino Unido, ahora se está extendiendo en USA. El país informó esta semana su primer caso de la nueva cepa, que según los científicos se transmite con mucha más facilidad en un hombre de Colorado sin historial de viajes.

“La falta de antecedentes de viajes informados sugiere que esta variante se ha estado transmitiendo de persona a persona en los Estados Unidos”, dijo el Dr. Walke, y agregó que es probable que esto agregue más tensión a los “sistemas de salud muy agobiados” del país.

Joe Biden, el presidente electo, hizo sonar la alarma esta semana sobre la lentitud de la vacunación y dijo que al ritmo actual, llevaría años vacunar a todos en estados. Los aliados de Biden han hablado en las últimas semanas sobre la remodelación de los planes de distribución del gobierno federal para permitir que su Administración tome un control más directo del proceso, en lugar de dejar tanto en manos de los estados.

Los funcionarios y expertos médicos dicen que esperan que el ritmo de vacunación se acelere rápidamente en el nuevo año una vez que las personas regresen al trabajo y las clínicas y farmacias tengan más confianza para administrarlas.

El Dr. Messonnier dijo: "Realmente espero que esos números aumenten rápidamente la próxima semana".