icon

2020 no fue sólo año de pandemia sino también de concentración de negocios

Una de las prácticas comerciales más rentables para la banca es la fusión y adquisición que realizan algunas empresas clientes sobre otras compañías. Se gana dinero en la búsqueda para el cliente, en el estudio o asesoramiento de la operación, en la financiación y, eventualmente, en la emisión y colocación o de deuda o de acciones. Pero, a la vez, la feroz concentración de empresas no necesariamente beneficia a una economía. Y la concentración de riqueza es muy malo para cualquier sociedad. Por lo tanto, es muy dificíl considerar si la siguiente información publicada en Financial Times es positiva o negativa. Quizás no lo hayan considerado tan siquiera sus autores, Ortenca Aliaj, James Fontanella-Khan y Arash Massoudi.

Esta es la teoría del M&A.

Un poco más de teoría del M&A.

Una oleada de grandes acuerdos en las últimas semanas llevó las fusiones y adquisiciones globales a US$ 3,6 billones en 2020, lo que representa un repunte extraordinario de la actividad de adquisición en la segunda mitad del año.

El valor total de las transacciones en 2020 ha bajado un 5% con respecto a 2019, según los datos de Refinitiv, pero constituye una recuperación espectacular desde el primer semestre, cuando la propagación de Covid-19 detuvo la negociación.

Las empresas cerraron acuerdos por valor de más de US$ 2,3 billones desde principios de julio, un aumento del 88% con respecto al 1er. semestre, según Refinitiv. La actividad en cada uno de los trimestres 3ro. y 4to. de este año superó el US$ 1 billón, marcando solo la 2da. vez desde 2008 en la que la negociación superó ese nivel en trimestres consecutivos.

“Ha sido un año de 2 mitades”, dijo Piers Prichard Jones, socio de la firma de abogados corporativos Freshfields. “Nosotros, como todos, vimos la primera mitad muy impactada por inicialmente las amenazas del virus y luego la llegada del virus y luego la incertidumbre que trajo. Desde el comienzo del tercer trimestre, vio un nivel de confianza que significó que la gente se volvió más pragmática a la hora de concretar acuerdos". 

Habiendo dicho anteriormente que no veía "realmente un entorno de fusiones y adquisiciones", el director ejecutivo de Salesforce, Marc Benioff, acordó este mes comprar la aplicación de chat en el lugar de trabajo Slack en una adquisición de US$ 27.700 millones.

Un caso concreto

Alden Global Capital LLC, fondo de cobertura que posee una gran participación en Tribune Publishing Co. Testá buscando comprar la cadena de periódicos que controla Chicago Tribune y New York Daily News, entre otros medios, según personas familiarizadas con el asunto reportaron al The Wall Street Journal.

Alden Global Capital ya es el mayor accionista de Tribune con una participación del 32%.

Tribune tiene un valor de mercado de aproximadamente US$ 470 millones después de una caída de 1 año a medida que las perspectivas de los periódicos locales se atenúan. Sus acciones han cambiado poco este año y cerraron el miércoles 30/12 a US$ 12,79.

Un acuerdo tendría implicaciones de gran alcance para una industria acosada por fuertes caídas en los ingresos durante los últimos 20 años que han llevado a una ola de consolidación y recortes de costos. Entre 2008 y 2019, la industria perdió el 51% de sus puestos de trabajo en la sala de redacción, según el Pew Research Center.

Tribune Publishing, una de las cadenas de periódicos más grandes del país por circulación, publica 9 periódicos del mercado más grande, incluidos Baltimore Sun, Orlando Sentinel y Hartford Courant.

Alden controla MediaNews Group, una empresa privada que posee unos 60 periódicos diarios en todo el país, incluidos Denver Post, San Jose Mercury News y Orange County Register. El fondo de cobertura tiene la reputación de realizar grandes recortes de costos en los títulos que adquiere.

En julio, Alden consolidó una posición más firme en el directorio de Tribune, tomando el control de 3 sillas sobre 7, a cambio de un acuerdo para extender un acuerdo de suspensión que evita que el fondo de cobertura aumente su participación o haga una oferta hostil hasta después de junio de 2021. 

En consecuencia, cualquier acuerdo para aumentar la participación probablemente necesitaría la aprobación de Tribune o de una parte significativa de los accionistas no afiliados a Alden. El otroo accionista más grande de la compañía, con alrededor del 25%, es Patrick Soon-Shiong, un inversionista multimillonario en biotecnología que en 2018 compró Los Angeles Times a Tribune por US$ 500 millones.

Con la industria tambaleándose por el impacto económico derivado de la pandemia del coronavirus, Tribune despidió a docenas de reporteros y cerró muchas de sus redacciones por completo para ahorrar en costos inmobiliarios. A principios de diciembre, Tribune acordó vender su negocio de comercio electrónico, Best Reviews, a Nexstar Media Group Inc. por US160 millones.

En este caso, pareciera que la venta es la supervivencia.

Un enfoque

“Creo que cuando miro hacia atrás, no creo que pudiera haber imaginado alguna adquisición este año. Estamos en esta pandemia... Y de repente, Bret y Stewart se unen y dicen, sí, podemos hacer esto”, dijo Benioff, refiriéndose al presidente de Salesforce, Bret Taylor, y al director ejecutivo de Slack, Stewart Butterfield. 

Los negociadores dijeron que la actividad mejoró en la segunda mitad del año gracias a la promesa de vacunas para tratar el coronavirus y la certeza política tras la elección estadounidense de Joe Biden. 

Anu Aiyengar, codirector de fusiones y adquisiciones globales de JPMorgan Chase, dijo: “Fuera de Covid, este es un buen entorno para negociar. Los mercados de valores son altos, las tasas de interés son bajas y los inversores en acciones están felices de pagar por el crecimiento ".

Hasta en Japón

Luego de años de oponerse a estas operaciones de fusión y adquisición, hasta las grandes empresas japonesas, incluida la casa comercial Itochu, la compañía de viajes HIS y el grupo de productos ópticos y láser Hoya, han presentado ofertas no solicitadas para empresas nacionales. 

En septiembre, el enfoque hostil llegó como táctica en la fragmentada industria de restaurantes de Japón cuando Colowide logró su adquisición de Ootoya, una cadena en la que ya poseía una participación sustancial.

Todo eso ha ayudado a erosionar la acusación de que tales movimientos eran un coto "no japonés" de buitres extranjeros. Banqueros y abogados dicen que eventualmente también podría allanar el camino para más ofertas de este tipo de fondos y empresas extranjeros.

Un acuerdo, la oferta de adquisición no solicitada de US$ 2.000 millones por parte de la cadena Nitori de homecentres para el rival más pequeño Shimachu en octubre, ha demostrado ser fundamental para cambiar las percepciones. “La situación de Shimachu será un catalizador significativo para el cambio en el mercado japonés de fusiones y adquisiciones. La gente no vio este trato como una oferta maligna u hostil. Más bien, fue visto como un enfoque no solicitado con una propuesta superior ”, dijo Kensaku Bessho, director del grupo asesor de fusiones y adquisiciones de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities. 

La oferta de Nitori fue sustancialmente más alta que una oferta previamente acordada para Shimachu por DCM, otro operador japonés de tiendas para el hogar. Según las pautas japonesas de fusiones y adquisiciones introducidas en 2019, Shimachu estableció un comité especial para examinar la nueva oferta, concluyó que era buena para los accionistas y abrió conversaciones con Nitori. Shimachu finalmente recomendó la oferta más alta.

Las operaciones

Volviendo a Occidente, Peter Orszag, director ejecutivo del negocio de asesoría financiera de Lazard, dijo: "Si me dijeras que tendríamos una pandemia y que las fusiones y adquisiciones globales seguirían siendo planas en comparación con el año pasado, me habría asombrado". Las tarifas obtenidas por la negociación global cayeron un 5% a US$ 30.400 millones, según estimaciones de Refinitiv. 

Algunos de los acuerdos más importantes en los últimos tres meses del año incluyeron el acuerdo de US$ 44.000 millones de S&P Global para comprar el grupo de análisis IHS Markit, la adquisición por US$ 35.000 millones de AMD del fabricante de chips estadounidense rival Xilinx y la adquisición por US$ 39.000 millones del grupo farmacéutico británico AstraZeneca del grupo biotecnológico estadounidense Alexion.

En cada uno de estos acuerdos, el adquirente utilizó sus propias acciones como moneda principal, aprovechando el alza de los mercados de valores. S&P Global y AMD, encabezados por la directora ejecutiva Lisa Su (en la foto de arriba), están pagando sus acuerdos en su totalidad con sus propias acciones, mientras que AstraZeneca está pagando aproximadamente dos tercios de su acuerdo con sus acciones y Salesforce está pagando un poco más de la mitad. de su operación de Slack en sus propias acciones. 

Los mercados no son la economía

El promedio industrial Dow Jones está en un récord. El mercado de ofertas públicas iniciales está floreciendo. Hace apenas unas semanas, la startup de alquiler de viviendas Airbnb Inc. hizo un debut en el mercado de valores tan impresionante que su director ejecutivo se quedó brevemente sin palabras en la televisión en vivo.

Estas son cosas que serían fáciles de imaginar en tiempos de auge. Pero 2020 ha sido todo menos eso para el mundo fuera de Wall Street. La fría realidad es que el repunte del mercado se ha producido en medio de una pandemia catastrófica que ha matado a más de un millón de personas, ha detenido los negocios y los viajes y ha causado estragos en la economía. Aunque hay muchas razones para el regreso del mercado, una de las cuales es la intervención masiva de la Reserva Federal, el asombroso repunte sigue siendo difícil de comprender para muchos inversores.

"El camino que tomamos para llegar aquí es algo que nunca, jamás, hubiéramos previsto", dijo Ralph Bassett, director de renta variable para América del Norte de Aberdeen Standard Investments.

"Mucha gente dijo que el mercado está desconectado de la realidad, pero las acciones están valorando lo que sucederá en 6 meses o 1 año", no cómo se ve la economía hoy, dijo Andrew Slimmon, director gerente y gerente de cartera de Morgan Stanley. ¿Realmente lo cree? No necesariamente es así.

En la pandemia, los inversores que comenzaron a apostar por una recuperación de las acciones en la primavera no estaban asumiendo que la economía estaba a punto de recuperarse, sino que asumían que las cosas irían mejor algunos meses después de lo que estaban en ese momento. Y tenían razón.

“No es hasta que se tiene este gran rally que de repente la gente se da cuenta, 'Oh, el mercado de valores no está mal, yo me he equivocado'”, insistió Slimmon.

Tanto con la pandemia como con la crisis financiera, aquellos que vendieron con malas noticias y esperaron a que la economía se recuperara para volver al mercado se habrían perdido la mayor parte del alza de las acciones. Por muy desgarradoras que puedan ser las ventas masivas, la historia muestra que la gran mayoría de los inversores están mejor si no intentan entrar y salir del mercado.

Los rendimientos de un inversor hipotético que colocó US$ 10.000 en un fondo indexado del S&P 500 a principios de 1980 y se perdió los 5 mejores días del mercado hasta fines de agosto de 2020 serían 38 puntos porcentuales más bajos que los de alguien que permaneció invertido durante todo el período, según un análisis de Fidelity Investments Inc.

“Lo que el inversor a largo plazo debe pensar es durante el próximo año o los próximos 2 años, ¿va a crecer la economía? ¿Las ganancias corporativas van a crecer? Creemos que la respuesta a esos puntos es sí, y por eso, creemos que el mercado tiene una base bastante buena”, dijo Kelly Bogdanova, vicepresidente del grupo asesor de cartera de RBC Wealth Management.

Sube y baja

Stephan Feldgoise, codirector de fusiones y adquisiciones globales de Goldman Sachs, dijo que varios acuerdos también fueron estimulados por el deseo de las empresas de diversificar sus carteras. "El equilibrio ha cambiado donde las empresas ahora ven que tener una escala mayor y diversificada y un balance más grande es tan importante como centrarse en las oportunidades de crecimiento", dijo. 

A pesar de un aumento en el número total de transacciones estadounidenses, el valor total de los acuerdos en la región cayó un 21% a US$ 1,4 billón durante todo el año. Por el contrario, la actividad subió un 34% a US$ 989.000 millones en Europa y un 15% a US$ 872.000 millones en Asia. 

“Hubo una razón por la que vimos tantos acuerdos este año”, dijo Matthieu Pigasse, socio de Centerview Partners con sede en París. “Hay empresas muy grandes y ricas en efectivo... que están buscando complementos o empresas objetivo que se han visto dañadas por la crisis".

Los asesores dijeron que esperaban que los acuerdos en Europa se mantuvieran en niveles elevados durante los primeros meses del próximo año, en parte debido a un repunte más débil de las acciones en la región.

Empresas europeas vs. estadounidenses

“Vemos que algunos compradores utilizan sus acciones en acuerdos transfronterizos y se aprovechan de la creciente brecha entre la relación precio-beneficio de las empresas estadounidenses frente a las europeas”, dijo Cathal Deasy, director de fusiones y adquisiciones europeas de Credit Suisse. "Esperamos ver una continuación de esta tendencia de las empresas estadounidenses que utilizan acciones como parte de acuerdos para comprar empresas europeas".

Los banqueros dijeron que esperaban ver grandes empresas, como el conglomerado holandés Philips y el grupo de bienes de consumo angloholandés Unilever, buscar escisiones de partes de su negocio en la primera mitad de 2021 que también se sumarán a la actividad.

Sin embargo, agregaron que si los mercados públicos continúan subiendo el valor de ciertos activos, será más difícil para los postores competir con los inversionistas del mercado de valores. 

"Existe la percepción de que los mercados públicos están dispuestos a pagar múltiplos excesivamente altos, particularmente por activos de crecimiento, lo que significa que cada proceso de venta tiene un doble seguimiento con una opción de OPI", dijo Alison Harding-Jones, directora de M&A para Europa, el Oriente Medio y África en Citigroup. "Los precios definitivamente están inflados y se está inyectando tanto efectivo en los mercados que existe la sensación de que esto va a continuar".