icon

Wall Street: Las empresas que salieron a bolsa fueron un negoción en este 2020 pero hay realidades distintas

Las acciones de las empresas que salieron a bolsa a través de OPI o cotizaciones directas en este 2020 aumentaron un 75% en promedio, y las corporaciones que aún no han reportado ganancias subieron más del doble que aquellas con resultados positivos.

La realidad en Wall Street es muy diferente para las instituciones en comparación con los inversores no profesionales. Te dejamos la comparación de la ganancia entre uno y otro comprando la misma acción.

Los inversores comunes no pueden asegurar la compra de una acción antes de que comiencen a cotizar -hablamos de las OPI's que salen al market- por lo tanto deben comprar el día en que salen, y ahí es cuando la acción se dispara. La ganancia termina siendo menos de la mitad de lo que es para las instituciones financieras que tienen aseguradoras que les reservan al precio de salida.

Es un resultado sorprendente en un año en el que las acciones se desplomaron cuando la pandemia de Covid-19 se extendió rápidamente en otoño. Las comunidades de todo el país se bloquearon, luego se dieron la vuelta y escalaron nuevos máximos. 

Las facilidades de salir a bolsa

Además, las empresas que buscan cotizar acciones han sido acogidas con la expectativa de que se beneficiarán de las bajas tasas de interés, la eventual recuperación económica y el lanzamiento de vacunas.

El análisis incluye alrededor de 200 empresas que realizaron OPI en Estados Unidos este año, y un puñado de cotizaciones directas de empresas como Asana y Palantir Technologies. 

Aproximadamente el 70% de las empresas que cotizan sus acciones este año no funcionan de forma rentable, según los datos de Refinitiv y los archivos de la empresa.

Las instituciones se comen a los pequeños inversores

Los aseguradores reservan la mayoría de las nuevas acciones en las OPI al rojo vivo para los principales inversores institucionales, en su mayoría eliminando a los pequeños inversores que pueden comprar acciones solo una vez que comienzan a cotizar.

La diferencia en la ganancia de una institución con la de un inversor común

Reuters informó que un inversor no profesional que compró todas las cotizaciones públicas de 2020 al precio de cierre del primer día de negociación de cada acción aumentaría aproximadamente un 28% durante el año, menos de la mitad del rendimiento de un inversor que compró en cada precio de oferta pública inicial. 

Eso es mejor que la ganancia del 15% del S&P 500 en lo que va de 2020, pero muy por debajo de la ganancia de más del 40% que habría proporcionado la compra de un fondo de índice Nasdaq a principios de este 2020.

Brokerage Citadel Securities ha dicho que los inversores minoristas han representado hasta el 25% de la actividad del mercado de valores en este año.