icon

Cuando el aborto es legal en el país del Papa, aparece la amenaza para Alberto

El Papa Francisco no se quedaría callado, naturalmente. "Todos nacemos porque alguien ha deseado para nosotros la vida", mencionó en la audiencia de este miércoles 30/12 tras la aprobación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo en la Argentina. Antes, el Presidente Alberto Fernández había hablado de hipocresía, ahora la Conferencia Episcopal lanza un duro comunicado y surge la amenaza de que se tense la relación entre la Iglesia y el Gobierno. Es inminente.

Hay molestia. El Papa Francisco no tardó en hablar tras la aprobación del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. También lo hizo la Conferencia Episcopal con un contundente mensaje. El desgaste de la relación entre la Iglesia y el Gobierno de Argentina es inminente, mientras tanto, Alberto Fernández no se siente "menos católico" y disfruta el triunfo. El comunicado completo. Foto. Vatican News

Importante lo que dijo el Presidente Alberto Fernández para entender la tensión con la Iglesia: "Soy católico, y no me siento menos católico por apoyar el aborto (...) hay una Argentina hipócrita que niega el aborto como antes negaba la homosexualidad". Foto: AFP

Luego que se creía que, la crisis por la pandemia del coronavirus, había unido más al Papa Francisco y al Presidente Alberto Fernández, se aprueba el aborto voluntario y las cosas no serán igual. Foto: Télam

Ya, antes de la sesión de ayer 29/12 había lanzado una última advertencia.


"El Hijo de Dios nació descartado para decirnos que toda persona descartada es un hijo de Dios. Vino al mundo como un niño viene al mundo, débil y frágil, para que podamos acoger nuestras fragilidades con ternura", Publicó el Papa Francisco en su cuenta de Twitter.

No pasaron ni 24 horas, cuando ya había comentado sobre lo que ocurrió en Argentina, su país: la aprobación de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Las cuentas en el Senado de la Nación quedaron 36 a favor, 29 en contra y 1 abstención.

Y el Papa Francisco se manifestó desde el Vaticano, durante la audiencia general del 30 de diciembre. 3 frases importantes:

1. “Para nosotros cristianos el dar las gracias ha dado nombre al Sacramento más esencial que hay: la Eucaristía. La palabra griega, de hecho, significa precisamente esto: acción de gracias”.

2. “Los cristianos, como todos los creyentes, bendicen a Dios por el don de la vida. Vivir es ante todo haber recibido la vida. Todos nacemos porque alguien ha deseado para nosotros la vida”.

3. Y esto es solo la primera de una larga serie de deudas que contraemos viviendo. Deudas de reconocimiento. En nuestra existencia, más de una persona nos ha mirado con ojos puros, gratuitamente”.

La hipocresía

La amenaza está latente. La relación entre la Iglesia y el Gobierno de Alberto Fernández se tensa de manera natural, con la legalización del aborto.

El 28/12, un día antes de la sesión, el Presidente habló de la hipocresía y de su condición como católico.

"Tengo un problema de salud pública, el resto es todo hipocresía. Decir que no existe es un acto de hipocresía", reiteró, y agregó: "Hay una Argentina hipócrita que niega el aborto como antes negaba la homosexualidad".

"Soy católico, y no me siento menos católico por apoyar el aborto. Mi deber es resolver un problema que tiene la sociedad".

"Ante un hecho que día a día se consuma, quiero que las mujeres tengan la tranquilidad de poder gozar de las condiciones de asepsia necesarias para poder hacer esa práctica".

Y se hizo Ley.

Bien se sabe que, el tema del aborto conllevará al desgaste de la relación con el Papa. Pero, para Alberto la aprobación del proyecto se traduce en un triunfo político, fue una de sus promesas y es lo que le importa.

El comunicado

A la tensión se suma el mensaje de la Conferencia Episcopal Argentina tras la aprobación del aborto voluntario, de hecho, no se limita sólo a este tema, también menciona los padecimientos de los jubilados por parte del Gobierno.

Fue breve, pero contundente:

“La Iglesia en la Argentina quiere ratificar junto a hermanos y hermanas de distintos credos y también a muchos no creyentes, que continuará trabajando con firmeza y pasión en el cuidado y el servicio a la vida. Esta ley que ha sido votada ahondará aún más las divisiones en nuestro país. Lamentamos profundamente la lejanía de parte de la dirigencia del sentir del pueblo, el cual se ha expresado de diversas maneras a favor de la vida a lo largo y a lo ancho de nuestra Patria. 

Tenemos la certeza de que nuestro pueblo seguirá eligiendo siempre toda la vida y todas las vidas. Y junto a él seguiremos trabajando por las auténticas prioridades que requieren urgente atención en nuestro país: Los niños y niñas que viven en la pobreza en cantidad cada vez más alarmante, el abandono de la escolaridad por parte de muchos de ellos, la apremiante pandemia del hambre y la desocupación que afecta a numerosas familias, así como la dramática situación de los jubilados, que se ven vulnerados en sus derechos una vez más. 

Abrazamos a cada argentina y a cada argentino; también a los diputados y senadores que valientemente se han manifestado a favor del cuidado de toda la vida. Defenderla siempre, sin claudicaciones, nos hará capaces de construir una Nación justa y solidaria, donde nadie sea descartado y en la que se pueda vivir una verdadera cultura del encuentro”.