icon

Millonarios pero corruptos, malvados e imbéciles o la simiente de los Al Saud

Tras la unificación de los reinos del Hiyaz y del Nechd, el nuevo reino unificado fue denominado, en 1932, «El Reino Árabe de los Sauditas", y el fundador del reino fue Abdelaziz bin Saud, de la dinastía Al Saud.​ El origen de la monarquía se remonta a Saúd ibn Muhámmad ibn Muqrin. Es una monarquía absoluta islámica cuyo rey es Salmán bin Abdulaziz, quien designó a un príncipe heredero, Mohamed bin Salmán. La familia está cargada de denuncias de corrupción y de violencia contra quienes discrepan. Lo más grave es que los recursos petrolíferos no fueron aplicados a generar una dirigencia capacitada para el mundo pospetrolero. En tanto, como forma de cohesión sociocultural, mantienen un apego a formar muy ortodoxas del Islam suní, que no deja de producir tonterías cada día, que bloquean los intentos de Mohamed bin Salmán por mostrar que el modernismo llegó al reino.

Según Amnistía Internacional y los familiares de Loujain al-Hathloul, en la cárcel ella sufrió tortura, abusos sexuales y otros malos tratos como periodos de reclusión en régimen de aislamiento.

Loujain al-Hathloul estuvo casada durante años con el comediante saudí Fahad al-Butairi, arrestado en Jordania en 2018 y deportado al reino. Las autoridades saudíes lo presionaron para que se divorciara de al-Hathloul después de su arresto.

Príncipe heredero Mohamed bin Salmán, mentiroso oferente de un cambio en Arabia Saudí.

De izq. a der.: Meghan Markle, Mary Robinson, Fatima Bhutto y Loujain al-Hathloul.

Un tribunal antiterrorista saudí condenó a Loujain al-Hathloul, destacada activista por los derechos de las mujeres árabes, a 5 años y 8 meses de prisión, a pesar de las críticas internacionales por su detención y el reclamo para que la liberen.

El gubernamental medio de noticias saudí Sabq informó que al-Hathloul fue declarada culpable por agitar el reclamo de cambio, exhibir una agenda sociocultural extranjera y usar Internet para dañar el orden público.

Sus abogados tienen 30 días para apelar el veredicto.

Al-Hathloul, de 31 años, permanece detenida desde 2018 después de ser arrestada junto con al menos una docena de otras activistas por los derechos de las mujeres.

Según Sabq, el magistrado dijo que el veredicto se emitió en presencia del fiscal, el acusado, un representante de la Comisión de Derechos Humanos del gobierno y un puñado de representantes selectos de los medios locales.

Intolerancia y machismo

El caso de Al-Hathloul y su encarcelamiento durante los últimos 2 años y medio han generado críticas de grupos de derechos humanos, y legisladores estadounidenses y europeos.

Según el grupo de derechos ALQST, los documentos judiciales del juicio de al-Hahtloul abundan en "graves defectos judiciales", incluidas pruebas de la fiscalía en las que se dice que confesó haber cometido actos relacionados con su activismo por los derechos humanos.

“Cuanta más información sale a la luz del juicio de Loujain al-Hathloul, más evidente se vuelve lo profundamente defectuoso que es todo el proceso”, dijo Alaa Al-Siddiq, directora ejecutiva de ALQST.

"Desde la imputación y toda la evidencia relacionada simplemente con su activismo pacífico, hasta el uso deplorable del tribunal de terrorismo y la Ley contra el terrorismo, las autoridades saudíes se están burlando de la justicia, y la comunidad internacional debe denunciarlo".

Las organizaciones de derechos humanos han documentado la tortura y la violencia sexual a la que ha sido sometida al-Hathloul desde su arresto.

Según los miembros de su familia, algunas de las sesiones de tortura se han realizado en presencia del ayudante cercano del príncipe heredero Mohammed bin Salman, Saud al-Qahtani.

Mujer valiente

Al-Hathloul había sido encarcelada en 2014, después de que las autoridades sauditas la pusieran en detención juvenil cuando trató de ingresar al reino desde Emiratos Árabes Unidos.

Fue liberada 73 días después, tras una campaña internacional.

Al-Hathloul se encontraba entre un puñado de mujeres sauditas que pidieron abiertamente el derecho a conducir automóviles.

Su reclamo fue muy complicado pero en 2018 se les concedió esa posibilidad y la eliminación de las leyes de tutela masculina que habían sofocado durante mucho tiempo la libertad de movimiento y la capacidad de viajar de las mujeres.

Sima Godfrey, profesora asociada de Francés en la Universidad de Columbia Británica, describió a al-Hathloul -quien asistió a la universidad entre 2009 y 2014 y se graduó con un título en francés-, como una "persona de convicciones".

"Ella sabía lo que estaba arriesgando y no tenía miedo. En todo caso, estaba ansiosa por el desafío”, dijo Godfrey a la televisión CBC en 2018. 

Godfrey dijo que Hathloul proviene de una familia progresista que la animó a involucrarse en la política, algo que la mayoría de las familias saudíes evitan en el reino, una monarquía absoluta que no tolera la disidencia política.

“Habló mucho sobre su madre, que quería que sus hijas estuvieran ahí y que sus voces fueran escuchadas”, agregó Godfrey.

Una activista saudí, que se negó a ser identificada por temor a la seguridad de su familia, dijo a la agencia AFP que al-Hathloul representaba a las feministas modernas del reino.

"Loujain es la joven rebelde de al-Qassim que encarna los valores globales ... y denuncia las (mentiras) del Estado", dijo.

El casamiento

Al-Hathloul estuvo casada durante años con el comediante saudí Fahad al-Butairi, una sensación de YouTube conocido popularmente como el "Seinfeld de Arabia Saudita".

Butairi fue arrestado en Jordania en 2018 y deportado al reino, dijeron a la AFP varios activistas y amigos de la pareja.

Las autoridades saudíes lo presionaron para que se divorciara de al-Hathloul después de su arresto. 

Butairi ha sido liberado de la detención y reside en el reino.

Las naciones occidentales, incluida la Unión Europea, USA y Gran Bretaña, han tratado de presionar al reino para que libere a los activistas encarcelados.

Algunos de ellos han sido puestos en libertad provisional desde entonces y todavía se enfrentan a juicio.

En 2019, las autoridades saudíes se ofrecieron a liberar a al-Hathloul a cambio de su testimonio en video en el que negaba que había sido torturada y acosada sexualmente en prisión, afirmó su familia.

Ella se negó a aceptar el "trato", dijeron.

Al-Hathloul inició una huelga de hambre en la cárcel el 26/10 para exigir un contacto regular con su familia, pero fue obligada a finalizarla 2 semanas después, dijeron sus hermanos.

“Los guardias la despertaban cada 2 horas, día y noche, como una táctica brutal para quebrarla”, dijo Amnistía Internacional, citando a la familia del activista.

"Sin embargo, ella está lejos de estar rota".