icon

El gobernador era un delincuente pero la Justicia demoró una eternidad

Típico producto del Partido Revolucionario Institucional, Roberto Sandoval Castañeda obtuvo un diploma en Gobernabilidad y Gerencia Política por la Universidad Autónoma de México, George Washington University y Corporación Andina de Fomento; integró el Seminario de Gobernabilidad para los Gobiernos Locales por la George Washington University en USA y fue gobernador del Estado de Nayarit. Un corrupto por donde se lo mire. No es el único en el PRI, pero marcó un paradigma.

Roberto Sandoval Castañeda (izq.) con el ex presidente Enrique Peña Nieto: 2 ejemplos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al igual que Javier Duarte (de Veracruz), César Duarte (de Chihuahua) y Roberto Borge (de Quintana Roo), todos acusados de corrupción. Javier Duarte fue capturado en Guatemala y Borge fue detenido en Panamá. ¿Dónde estará Sandoval Castañeda? "Estamos conscientes de que la moda es hablar mal de los gobernantes y eso nos hace más precavidos (…) cada que escucho eso, más me cuido, más cierro bien mis finanzas", dijo una vez Sandoval al diario Milenio: "Me van a ver en Nayarit (…) estoy arreglando mi situación para vivir tranquilo y para demostrar que en la política no todo es lo que parece". Hipócrita.

Nayarit es un pequeño estado en el oeste de México, entre las montañas arboladas de la Sierra Madre Occidental y el océano Pacífico. En el norte está la isla Mexcaltitlán, considerada la cuna de la civilización Azteca. Su capital y ciudad más poblada es Tepic. Nayarit fue uno de los últimos territorios admitidos como Estado de la federación mexicana, lo cual ocurrió en enero de 1917.

Aunque la destitución de Santiago Nieto como titular de la Fepade (Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales) en el sexenio de Enrique Peña Nieto demoró las investigaciones contra el exgobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, la fiscalía estatal ya consiguió órdenes de aprehensión contra él y solicitó varias más por casos de extorsión, lavado de dinero, desvío de recursos federales y despojo. 

Lo irónico es que, ahora, la autoridad estatal ha contado con la colaboración de la Unidad de Inteligencia Financiera, encabezada por el propio Santiago Nieto. 

La Fiscalía General del Estado de Nayarit (FGEN) esclareció diversos comportamientos del exgobernador nayarita para desviar recursos federales y estatales y apropiarse de bienes e inmuebles, de la mano de su fiscal, Édgar Veytia, quien purga una condena de 20 años en USA por cargos de narcotráfico.

Para entender de qué trata Sandoval Castañeda: de tener sólo 2 animales criollos cuando compitió por la alcaldía de Tepic (2008), Sandoval Castañeda llegó a tener 800 pura raza española cuando terminó su mandato como gobernador de Nayarit (2017), denunció la revista Proceso.

También la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) denunció penalmente a Sandoval Castañeda ante la Fiscalía General de la República (FGR) por presunto lavado de dinero.

¿Dónde está el ex gobernador? Un misterio.

Una estafa

Cuando su sucesor, Antonio Chavarría, al frente de una alianza PAN-PRD-PT- PRS, asumió la gubernatura del estado, él recibió una sentencia por el Juicio Civil Federal 802/12, interpuesto por el gobierno federal, que condena a Nayarit a pagar más de 70 millones de pesos mexicanos, equivalentes a US$ 3,5 millones (aunque hay que sumarle intereses) por cartera vencida del Fondo de Inversión y Reinversión para la Creación y Apoyo de Empresas Sociales del Estado de Nayarit (FIRCAES). 

El objetivo del FIRCAES es apoyar con financiamiento de bajo costo a emprendedores, mediante recursos de la Secretaría de Economía federal. La sentencia emitida en 2016, meses antes de concluir el mandato de Sandoval Castañeda, dejó a salvo los derechos del gobierno local para hacer valer las acciones de cobro contra quien resulte responsable.

En consecuencia, el gobierno de Chavarría denunció penalmente por fraude a Sandoval y a todos los exdirectores y administradores del fondo, pues identificò que a personas como Federico Gutiérrez, exsecretario del Trabajo, se les dieron apoyos por 20 millones de pesos (US$ 1 millón) sin cumplir las reglas de operación.

Por eso Gutiérrez es uno de los imputados, igual que Lázaro Valerio Esquinca, quien dirigió el FIRCAES en el gobierno de Sandoval y al ser acusado le pidió a la FGEN acogerse al criterio de oportunidad y aportar todos los mensajes de PIN de Blackberry que compartió con Sandoval. 

Según Valerio Esquinca, se trata de cientos de mensajes de texto en los que su jefe le ordenaba entregar ciertas cantidades a personas de su círculo cercano: desde 10.000 hasta 30.000 pesos. Con esa “operación hormiga” el entonces gobernador financiaba su propia estructura política. El desfalco de fondos federales podría llegar a los 150 millones de pesos (US$ 7,5 millones).

Fuentes estatales consideran que si el gobierno federal no hubiera interpuesto el juicio civil contra el gobierno estatal para que reintegrara los recursos del fondo fiscal, no hubiera sido posible llegar al juicio penal porque el delito ya hubiera prescrito. En realidad, dice, fueron una serie de “desvíos hormiga” que iniciaron en el gobierno de Ney González y se prolongaron y consolidaron en el de Sandoval.

La 3ra. es la vencida

Roberto Sandoval, exgobernador de Nayarit, suma una 3ra. orden de aprehensión en su contra, esta vez por los delitos de peculado, y ejercicio indebido de funciones y facultades, además de tres hipótesis de un delito electoral, previstas en el Artículo 11 de la Ley General de Delitos Electorales.

La 1ra. orden de aprehensión en su contra se emitió el 13/11 a petición de la Fiscalía General de Justicia de Nayarit (FGJ), por los probables delitos de peculado y ejercicio indebido de funciones, en agravio del Fondo de Inversión y Reinversión para la Creación y Apoyo de Empresas Sociales del Estado de Nayarit (FIRCAES).

Luego, el 23/11, un Juez de Control local, emitió un nuevo requerimiento judicial.

La Fiscalía nayarita giró oficios a corporaciones de inteligencia y de seguridad, además de la Fiscalía General de la República (FGR) y a las fiscalías estatales para que se refuerce la búsqueda del exgobernador y sea presentado ante las autoridades judiciales.

¿De qué trata esta vez?

La carpeta de investigación partió de documentos de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), y se basa en las denuncias interpuestas desde diversos partidos políticos por la difusión de un audio en el cual el exmandatario instruía a integrantes de la estructura de campaña del candidato priísta a la gubernatura de Nayarit en 2017, Manuel Cota; en su momento se entregaron apoyos de un programa social para favorecerlo.

Así lo informó la Fiscalía General de Nayarit, y refiere, que en noviembre del mismo 2017, el entonces titular de la Fepade, Santiago Nieto, solicitó apoyo de la fiscalía estatal para completar la indagatoria, ya que la carpeta de investigación estaba lista para judicializarse y proceder contra el exmandatario y otros funcionarios.

La carpeta de investigación expone que entre 2013 y 2017, Roberto Sandoval operó a través de sus familiares y allegados la entrega del programa de seguro alimentario PROSA, para utilizar recursos públicos en su beneficio y el de campañas políticas.

Si se le ejecuta este nuevo mandamiento judicial, el exmandatario podrías ser sujeto a una pena de hasta 28 años de prisión, y quedaría inhabilitado para ejercer algún cargo público; además que tendría que pagar una reparación del daño de alrededor de 152 millones de pesos (US$ 7,5 millones).