icon

Depto de Justicia de USA acusa a Walmart de ser parte de la crisis de opioides

El gobierno de USA denunció a Walmart por haber sido parte necesaria de la crisis de opioides en todo el país al ignorar las advertencias de sus propios farmacéuticos de que la cadena no estaba configurada adecuadamente para detectar recetas de analgésicos en violación de las regulaciones federales.

En su demanda, los abogados del Departamento de Justicia de USA afirman que los ejecutivos de Walmart establecieron un sistema que transformó a sus 5.000 farmacias en uno de los mayores proveedores del país de analgésicos opioides que son extremadamente adictivos.

La denuncia presentada ayer 22/12 en Delaware se produce dos meses después de que el minorista más grande del mundo presentara su propio caso en Texas acusando a los Estados Unidos de tomar como chivo expiatorio a Walmart por las fallas del gobierno al lidiar con la crisis. Las muertes de más de 400.000 estadounidenses se han relacionado con drogas legales e ilegales a base de opioides durante las últimas dos décadas.

En el  nuevo caso, USA alega que el minorista buscó aumentar las ganancias con un sistema diseñado para hacer casi imposible que los farmacéuticos de las tiendas con exceso de trabajo  detecten señales  de alerta sobre cantidades excesivamente grandes de prescripciones de analgésicos. Walmart se encuentra en la posición inusual de servir como distribuidor de medicamentos a base de opioides en sus propias tiendas.

Dada la escala nacional de esas violaciones, las fallas de Walmart en seguir las reglas legales básicas ayudaron a alimentar una crisis nacional”, dijo Estados Unidos en la demanda presentada en la corte federal en Wilmington.

La mancha a Walmart

La demanda es un golpe para Walmart después de que recientemente comenzó a abrir sus propias clínicas de salud de bajo costo, con planes para expandirlas en Georgia y el área de Chicago. El minorista también está entrando en el negocio de los seguros y dijo que comenzaría a vender planes de Medicare en octubre a través de su propia agencia autorizada, Walmart Insurance Services.

"La investigación del Departamento de Justicia está contaminada por violaciones históricas de la ética, y esta demanda inventa una teoría legal que obliga ilegalmente a los farmacéuticos a interponerse entre los pacientes y sus médicos, y está plagada de inexactitudes fácticas y documentos extraídos de contexto sacados de contexto", dijo Walmart. en una declaración enviada por correo electrónico.

Las acciones de Walmart cayeron con la noticia, cerrando ayer con una baja del 1,2% a 144,20 dólares.

La compañía con sede en Bentonville, Arkansas, ya es blanco de más de 2.000 demandas presentadas por estados, ciudades y condados, que afirman que el minorista hizo la vista gorda intencionalmente ante la prescripción sospechosa de analgésicos por parte de los médicos y se beneficia de las adicciones y sobredosis de opioides. La demanda estadounidense aumenta la presión sobre la compañía.

Walmart y cadenas de farmacias como Rite Aid Corp. y Walgreens Boots Alliance se enfrentan a un juicio en el 2021 en un tribunal federal de Cleveland por las acusaciones. El caso se había fijado para noviembre, pero se retrasó por el brote de coronavirus.