icon

Se estrena la última película de Clooney en Netflix, con internación de por medio

Este largometraje que invita a una meditación sobre la soledad y la redención, el actor y director soportó un rodaje bajo cero, dominó los últimos efectos visuales y tuvo que sortear los protocolos de COVID-19 en el momento de postproducción. Fue una tarea desafiante para Clooney tanto dirigir como interpretar a Augustine, un astrofísico con una enfermedad terminal que vive en una estación de investigación del Ártico. El científico trata de comunicarse con los astronautas interpretados por Felicity Jones, David Oyelowo, Tiffany Boone, Kyle Chandler y Demián Bichir. Como coprotagonista, actuá la pequeña actriz de 7 años, Caoilinn Springall. Se puede ver en Netflix a partir del 23 de diciembre.

Clooney, de 59 años, informó a medios británicos que debió ser internado tras sufrir una pancreatitis por haber perdido casi 13 kilos para la película. le tomó pocas semanas recuperarse, pero “como director no es fácil porque necesitas energía” relató. También, contó que además de bajar de peso, estuvo mucho tiempo sin afeitarse para el personaje. Y cuando finalmente se sacó la barba, su esposa y su hija se alegraron.

En el glaciar Vatnajokull de Islandia, en Europa, George Clooney se encontró luchando contra la naturaleza en octubre de 2019. Con temperaturas muy por debajo de cero, el actor, que interpretaba a un testigo solitario de una catástrofe global, apenas podía ver a la tripulación o su compañerita Caoilinn, ya que trabajaban en condiciones extremas.

Al momento que Netflix le acercó la propuesta de la película “The Midnight Sky”, en español “Cielo de Medianoche”, George Clooney supo inmediatamente que no sólo quería protagonizarla, sino también dirigirla. Esta sería la película más ambiciosa que encaró junto a la pequeña actriz de 7 años, Caoilinn Springall. Se puede ver en Netflix a partir del 23 de diciembre.

Este largometraje que invita a una meditación sobre la soledad y la redención, el actor y director soportó un rodaje bajo cero, dominó los últimos efectos visuales y tuvo que sortear los protocolos de COVID-19 en el momento de postproducción.

Fue una tarea desafiante para Clooney tanto dirigir como interpretar a Augustine, un astrofísico con una enfermedad terminal que vive en una estación de investigación del Ártico en una Tierra agonizante mientras intenta hacer contacto con una nave espacial y su tripulación para advertirles sobre devastación del planeta. Los astronautas fueron interpretados por Felicity Jones, David Oyelowo, Tiffany Boone, Kyle Chandler y Demián Bichir.

Condiciones Inhóspitas

En el glaciar Vatnajokull de Islandia, en Europa, George Clooney se encontró luchando contra la naturaleza en octubre de 2019. Con temperaturas muy por debajo de cero, el actor, que interpretaba a un testigo solitario de una catástrofe global, apenas podía ver a la tripulación o su compañerita Caoilinn, ya que trabajaban en condiciones extremas. 

"No fue una tormenta de nieve", recuerda. "Había estos vientos, una especie de tornados, que venían hacia ti y los esperábamos. Teníamos pitos y teníamos una cuerda atada a nosotros mismos para que nunca pudiéramos alejarnos demasiado, porque no podías ver tu mano". Cuando gritaba "Corten", "tendrían que soplar un secador de pelo en mis párpados para descongelarlos porque se congelarían para cerrarlos. Y luego nos moveríamos a la siguiente ubicación".

El equipo de Clooney

Lograr un equilibrio con un presupuesto que rondaba los US$100 millones significó combinar la filmación de locaciones exigentes para las secuencias terrestres con efectos visuales de vanguardia para poner a los astronautas en gravedad cero, requiriendo las últimas técnicas de producción virtual junto con un extenso trabajo digital. Para esto participaron el director de fotografía Martin Ruhe y el diseñador de producción Jim Bissell. 

Para crear el entorno, filmaron la película con las cámaras de gran formato Alexa 65 y Alexa Mini LF de ARRI, trabajó con los servicios de producción virtual StageCraft de Industrial Light & Magic que fue desarrollado inicialmente para The Mandalorian. En lugar de los habituales fondos de pantalla azul y verde, el decorado interior, creado en Shepperton Studios en el Reino Unido, estaba rodeado de pantallas LED que mostraban fotografías de placas tomadas en Islandia. "Todo lo que se ve en las ventanas de la instalación de investigación era una de esas pantallas LED gigantes", dice Ruhe, y agrega que también sirvieron como fuente de luz para las escenas. "Teníamos una pantalla LED de 120 pies por 20 pies. Podíamos usar la pared LED para iluminar con la cantidad adecuada de ambiente para que pareciera real. Teníamos ventanas gigantes, y en esas ventanas filmamos reflejos. Cuando personaje de Clooney, Augustine, bebe su café de la mañana, mira hacia afuera y ves el reflejo de la luz de la mañana, y eso es básicamente filmado con esa técnica".

Otros desafíos

Con la historia ambientada aproximadamente a 25 años en el futuro, explica Bissell, se basó la nave espacial llamada “Aether” en parte en un prototipo de la NASA de 2011 llamado Nautilus, para que fuera "único pero fiel a la tecnología actual. El hábitat real de los astronautas, lo que el equipo llamó el endoesqueleto de la "Pequeña Tierra" del Aether, fue la parte más complicada del diseño, agrega Bissell. 

Un elemento humano inesperado entró en la ecuación cuando Felicity Jones, después de haber sido elegida como Sully, la oficial de comunicaciones de Aether, queda embarazada. Pero esto no representó un obstáculo adicional porque Clooney decidió usarlo dentro de la película. Se realizaron algunas revisiones del guión para adaptarlo y el personaje dentro la película se encuentra embarazada.

En cuanto a las escenas en las que Jones, así como sus compañeros actores David Oyelowo y Tiffany Boone, tendrían que flotar ingrávidos en el espacio, la producción ya había planeado crear humanos digitales, tarea que le fue confiada a la casa principal de efectos visuales para la producción Framestore.

El joven Augustine

Para el papel del joven Augustine, actuó Ethan Peck, nieto de Gregory Peck. "Necesitábamos una voz que sonara plausible como una versión más joven del personaje, pero que no sonaría exactamente como la de George, porque se sentía un poco extraño escuchar la voz de George proveniente de otro actor", explica el editor y diseñador Randy Thom. "Recordé que había trabajado en una película anterior con un científico en Barcelona, especialista en manipulación y síntesis de la voz humana, que tal vez pueda ayudar. Se llama Jordi Bonada. Le enviamos a Jordi grabaciones de George interpretando las líneas de diálogo del joven Augustine, y usó técnicas de inteligencia artificial para combinarlas electrónicamente".

Por otro lado, trabajó el editor Stephen Mirrione, quien ha estado trabajando con Clooney desde la película “Confessions of a Dangerous Mind” de 2002, para combinar los mundos dispares del Ártico congelado y el espacio flotante en una historia perfecta. "Estábamos siguiendo el punto de vista de Augustine, de verdad, y luego usamos eso para activar el cambio de un lado a otro y usar sus sentimientos de urgencia para disparar cuando veíamos lo que está sucediendo en la nave espacial", dice Mirrione sobre los ritmos de la película. 

Internación de Clooney

Clooney, de 59 años, informó a medios británicos que debió ser internado tras sufrir una pancreatitis por haber perdido casi 13 kilos para la película. Fue atendido en un centro médico en donde los médicos le diagnosticaron esta inflamación del páncreas que, si no es tratado a tiempo, puede ser grave la situación. Una de sus declaraciones al respecto fue “creo que perdí peso demasiado rápido y no me cuidé” confesó. Tal vez comunicar este episodio fue una especie de estrategia para publicitar su película.

Según el actor, le tomó pocas semanas recuperarse, pero “como director no es fácil porque necesitas energía” relató. También, contó que además de bajar de peso, estuvo mucho tiempo sin afeitarse para el personaje. Y cuando finalmente se sacó la barba, su esposa y su hija se alegraron.