icon

Aterriza el avión de las vacunas, pero preocupa una 'bomba de tiempo'

Otra postal escandalosa en medio de la pandemia del coronavirus: una multitud haciendo las compras navideñas en la calle Avellaneda. Sin duda, se traduce en una 'bomba de tiempo' cuando empieza a sonar la palabra rebrote. No hay control, incluso hubo enfrentamientos. En tanto, el vuelo AR1060, que traerá las primeras 300 mil dosis de la Sputnik V, aterrizó en el Aeropuerto Internacional Sheremétievo de la capital rusa.

Muy contradictorio. Mientras cargan el avión Airbus 330-200 con las primeras dosis de la Sputnik V que llegarán a la Argentina desde Moscú, en la zona de Flores, especialmente Avellaneda, todo parece una locura. Mucha gente, cero protocolo, mucho riesgo para una segunda ola. Foto: Capture

Mientras el Gobierno busca la vacuna en Moscú, las calles de Ciudad de Buenos Aires están llenas de compradores y vendedores. Es una multitud y no es nada bueno para los tiempos del coronavirus.


El vuelo de Aerolíneas Argentinas AR1060, que traerá las primeras 300 mil dosis de la vacuna Sputnik V, ya aterrizó. Pero, al otro lado, lo que se vive en Capital es aterrador.

La gente se ha relajado. También las medidas. No es dato menor que sea en la época de Navidad y en verano. Los vendedores tratan de recuperar lo que no hicieron en todo el año, mientras los clientes no guardan el protocolo. Es casi imposible hacerlo.

La zona que más llama la atención es el barrio de Flores, ahí, específicamente en las ferias de Avellaneda, se alcanzan altos grados de concentración comercial, además de la avenida Nazca, sobre la calle Bogotá y Helguera.

La postal es caótica: La gente camina sin distanciamiento, algunos sin barbijo, agolpados en los comercios y en las veredas, como si la pandemia fuera un cuento de hace mucho tiempo.

En A24 informó uno de los cronistas "A los efectivos policiales los hemos visto, pero en una tarea de prevención de ilícitos, no para ordenar a la gente". Preocupa.

Enfrentamiento y repudio

Como en otros momentos, y tratándose del mismo lugar, no han faltado los enfrentamientos históricos entre los manteros (informales) y los comerciantes que tienen sus locales.

Éstos últimos se sienten perjudicados por una competencia que denuncian como ilegal. Hay argumentos de un lado y otro.

Tras la batalla campal que se originó ayer 22/12 en Flores, el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Gerardo Díaz Beltrán, consideró: “Estamos dilapidando el terrible esfuerzo económico y social realizado en la cuarentena”.

Remarcó que "el comercio absorbió los costos de protocolos y el sostenimiento de empleados vulnerables que, desde hace 9 meses, no asisten a sus trabajos, mientras que los gobiernos hacen la vista gorda de los vendedores ilegales y las mafias organizadas”.

"La Navidad mantera sólo traerá más muertes", manifestó Beltrán.