icon

Orgovyx es el primer tratamiento hormonal aprobado para cáncer de próstata

Fue aprobado por FDA en Estados Unidos hace pocos días. El fármaco se administra vía oral y ha sido probado en estudios que confirmaron su seguridad y eficacia.

El cáncer de próstata es el segundo cáncer más frecuente entre los varones, luego del de piel. El 60 % de los casos se diagnostican en hombres mayores de 65 años.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que en 2020, habrá más de 190 mil casos de cáncer de próstata en los Estados Unidos. En este contexto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) publicó la aprobación de una nueva terapia hormonal para tratar el cáncer de próstata, el viernes pasado.

Se trata de un fármaco denominado Orgovyx que se administra por vía oral. Funciona bloqueando la producción de las hormonas luteinizantes y hormonas estimulantes del folículo de la glándula pituitaria. De este modo, disminuye la cantidad de testosterona que producen los testículos.

La seguridad y eficacia del novedoso tratamiento se evaluaron previamente en un ensayo abierto y aleatorizado en el que participaron 622 varones adultos con este tipo de tumor en fase avanzada.

El objetivo del estudio era comprobar si este medicamento lograba y mantenía unos niveles suficientemente bajos de testosterona (niveles de castración) desde el día 29 hasta el final del ciclo de tratamiento, y se comprobó que la tasa de castración fue del 96,7% en los pacientes.

Respecto a los efectos secundarios, los más frecuentes incluyen: sofocos, aumento de la glucosa y de los niveles de triglicéridos, dolores musculo-esqueléticos, disminución de la hemoglobina, fatiga, estreñimiento, diarrea y aumento de los niveles de ciertas enzimas hepáticas.

Las terapias de privación de andrógenos como Orgovyx pueden afectar las propiedades eléctricas del corazón o causar anomalías en los electrolitos, por lo que la monitorización debe ser periódica.

Además, este tratamiento puede causar daño fetal y pérdida del embarazo cuando se administra a una mujer embarazada. Por eso, se recomienda que los varones con parejas femeninas en edad fértil utilicen métodos anticonceptivos eficaces durante el tratamiento y durante las dos semanas posteriores a la última dosis.