icon

No se sabe nada de la nueva cepa, solo hay estimaciones

La OMS difundió un comunicado actualizando el panorama respecto a la nueva variante de coronavirus identificada en Reino Unido. Sin embargo, los estudios están en proceso y el futuro solo se puede prever a la luz de mutaciones anteriores.

Se requieren más investigaciones de laboratorio para comprender las propiedades virales y la efectividad de los diagnósticos, de las terapias y de las vacunas respecto a la mutación del Sars-cov-2. Estos estudios son complejos y requieren tiempo.

Todos los virus, incluido el SARS-CoV-2, cambian con el tiempo. Pero la mayoría de estas mutaciones o cambios no tienen un beneficio directo para el virus e incluso pueden no ayudar a su propagación. 

No obstante, para afirmarlo se requieren más investigaciones de laboratorio que revelen las propiedades virales, la efectividad de los diagnósticos, de las terapias y de las vacunas. Estas investigaciones son complejas y requieren tiempo.

A mediados de diciembre las autoridades del Reino Unido informaron a la OMS que se había detectado una nueva variante del SARS-CoV-2 mediante secuenciación genómica viral. Se la denominó VUI 202012/01 y el análisis inicial indica que puede extenderse más fácilmente entre personas. 

Se están realizando investigaciones para determinar si esta variante está asociada con algún cambio en la gravedad de los síntomas, la respuesta de anticuerpos o la eficacia de la vacuna.

Se han detectado más de 1.100 casos infectados con esta cepa, cuya investigación inició tras un aumento inesperado en los casos en el sureste de Inglaterra. El análisis retrospectivo rastreó la primera variante identificada hasta Kent el 20 de septiembre, al que siguió un rápido aumento de la misma variante. 

La mayoría de los casos de COVID-19 en los que se ha detectado esta variante se han producido en personas menores de 60 años.


Mutaciones
La variante se define por la presencia de un rango de 14 mutaciones que resultan en cambios de aminoácidos y tres supresiones. Algunas de estas pueden influir en la transmisibilidad del virus en humanos.

Los informes preliminares del Reino Unido indican que es más transmisible que los virus circulantes anteriores, con un aumento estimado de entre el 40% y el 70% en la transmisibilidad. 

Se están realizando estudios para determinar si estas variantes de virus tienen diferentes propiedades biológicas o alteran la eficacia de la vacuna. En la actualidad, no existe suficiente información para determinar nada de esto.

Las autoridades están investigando la actividad de neutralización de los sueros de los pacientes recuperados y vacunados contra esta variante para determinar si hay algún impacto en el rendimiento de la vacuna.

Fuente: OMS