icon

Por qué las calorías no son importantes (demostrado por la palta)

Un estudio reveló que consumir palta todos los días genera mayor cantidad de organismos en la microbiota intestinal. Estos microbios descomponen la fibra y producen metabolitos que mejoran la salud.

La palta o aguacate es una fruta con altos contenidos de vitamina D y E, potasio, luteína, ácido fólico y principalmente, fibra.

La palta no solo cobró relevancia por volverse tendencia en los últimos años sino que también por haberse corroborado sus increíbles aportes nutricionales.

Al formar parte de la dieta diaria ayuda a mejorar la composición del "segundo cerebro", como se conoce a los intestinos, según un nuevo estudio de la Universidad de Illinois (Estados Unidos). 

Se conocía que aporta buenas proporciones de fibra, que es el mejor alimento para los millones de organismos que habitan el tracto digestivo y son esenciales para el bienestar. Además, la fibra ayuda a estar satisfecho por más tiempo que otros componentes alimenticios.

No obstante, no estaba claro el rol que tenía en relación a aquellas bacterias, los virus y hongos naturales. El estudio fue publicado en la revista científica Journal of Nutrition y corroboró, una vez más, los beneficios de esta fruta.

Para obtener los resultados analizaron a 163 adultos entre 25 y 45 años con sobrepeso u obesidad. Un grupo consumió una palta como reemplazo a una de las comidas del día y el otro grupo sirvió de control. 

Tras analizar muestras de sangre, orina y heces por 12 semanas, se observó que el grupo que había incluido la fruta tuvo una reducción de los ácidos biliares y un aumento de los ácidos grasos de cadena corta. 

Es decir, tenían una mayor abundancia y diversidad de microbios intestinales que descomponen la fibra y producen metabolitos que mejoran la salud intestinal. 

Lo distintivo de esta investigación es que no se centró en la pérdida de peso de los participantes sino en el reemplazo de una comida por otra más saludable. Demostraron que, a pesar de ser ricas en grasas y calóricas, el grupo que consumió paltas tenía mayor cantidad de grasa en las heces.

En efecto, estas personas absorbían grasas de buena calidad y en menor proporción que el resto.