icon

Gran recaudación de dinero de Trump utilizando sociedad oscura y ahorrando para pagar su defensa legal

Jared Kushner, yerno de Donald Trump, aprobó la creación de una 'empresa fantasma' que gastó casi la mitad de US$ 1.260 millones de la campaña presidencial 2020, de acuerdo a un informe de Business Insider que se viralizó entre los medios de comunicación estadounidenses. Kushner impuso a Lara Trump, al sobrino del vicepresidente Mike Pence, John Pence; y al director financiero de la campaña de Trump, Sean Dollman, en el directorio de la empresa fantasma, American Made Media Consultants (AMMC). A pesar de cursar US$ 617 millones a través de AMMC, la campaña de Trump ha mantenido un 'secretismo' sobre la compañía, incluida la forma en que usó el dinero.

Eric y Lara Trump, hijo y nuera de Donald Trump. Ella parece muy importante en la maquinaria familiar.

La tormenta poselectoral de captación de financiación ha consolidado a Donald Trump como el recaudador más importante del Partido Republicano, aun en la derrota. El día que recaudó más donaciones en línea fue después de las elecciones: el 06/11/2020, ingresó casi US$ 750.000 por hora. Y tuvo varias jornadas similares.

Las finanzas partidarias, que permiten financiar la estructura permanente, resultan temas decisivos para la organización política estadounidense.

“En este momento, él es el Partido Republicano”, opinó John McLaughlin, un encuestador republicano que trabajó en la campaña de reelección de Trump. “El partido sabe que casi todos los dólares que han recaudado en los últimos 4 años son gracias a Donald Trump”.

Durante la campaña, muchos de sus gastos más importantes, como la compra de anuncios digitales y en televisión, se canalizaron por medio de una hermética empresa de responsabilidad limitada (LLC, por su sigla en inglés) llamada American Made Media Consultants (AMMC). 

Este mecanismo elegido permitió que la campaña de Trump y su Comité conjunto con el Partido Republicano a escala federal protegieran con eficacia muchos detalles de su gasto, incluidas las personas que recibían sueldos y sus salarios. Más de US$ 700 millones han pasado por la LLC desde inicios de 2019, inicio del proselitismo de Trump.

Lo que nadie sabía era que la LLC es una pieza del engranaje de los intereses familiares, financieros y políticos de Trump. 

Las sospechas

Documentos revisados por The New York Times muestran que Lara Trump, la nuera del Presidente saliente, importante asesora de campaña, integró el consejo de administración de AMMC y fue mencionada en los borradores del acta constitutiva. 

También John Pence, sobrino del vicepresidente Mike Pence y alto asesor de Trump.

Tim Murtaugh, un vocero de Trump, señaló que tanto Lara Trump como John Pence renunciaron al consejo de AMMC en octubre de 2019 aún cuando “nunca hubo ninguna razón ética o legal para que no pudieran servir en el Consejo”, comentó Murtaugh, quien agregó que ninguno de los 2 recibió algún pago por su desempeño.

AMMC fue denunciada por “lavado” de fondos para ocultar al beneficiario final del gasto de la campaña de Trump. 

Los documentos presentados muestran que la gran mayoría de los fondos fueron gastados después de que Lara Trump renunció al consejo. Aún no hay definición alguna sobre la denuncia.

Para Trump, los US$ 250 millones que recaudaron él y el Partido Republicano durante 6 semanas bastan para pagar todas sus cuentas pendientes de la campaña, financiar sus desafíos legales infructuosos y todavía le quedarían decenas de millones de dólares.

Sin embargo, los planes de Trump siguen siendo extremadamente fluidos. 

Según asistentes, la negación a aceptar la victoria de Joe Biden ha dificultado la planificación política doméstica.

Algunos asesores en su círculo cada vez más reducido de confidentes dudan siquiera acercársele para sugerirle establecer un curso de acción para 2021 y más allá.

Las personas que han hablado con Trump aseguran que parece harto de su trabajo, según Business Insider y The New York Times.

Sus posteos en Twitter siguen enfocandos más en las acusaciones sin fundamentos de fraude que en la cantidad de muertos que ha producido la furiosa pandemia.

Trump ha dicho que volverá a competir en 2024… pero, por otro lado, tal vez no lo haga. 

Trump ha creado este nuevo objetivo (para la recaudación electoral se llama PAC) pero nada más allá de lo nominal.

Georgia

Trump había planificado ir a Georgia para respaldar a 2 republicanos para la 2da. vuelta por las bancas de ese estado en el Senado federal. 

Pero Trump sigue enojado con el gobernador de Georgia, Brian Kemp, por haber aceptado el resultado de las elecciones. No viajó. Se especula sobre la posibilidad de que vaya después de las fiestas navideñas. Nadie lo sabe.

Sin embargo, el aparato político de Trump ha sacado ventaja de la energía y agitación de su base electoral para exprimir las billeteras, provocando una gran recaudación de fondos. 

Se han enviado peticiones por correo electrónico y mensajes de texto para convocar a los simpatizantes de Trump a aportar al “Fondo Electoral de Georgia”, aunque ningún dólar que recaude esa cuenta vaya de manera directa a alguno de los senadores republicanos, provocando el enojo de los estrategas republicanos para la competencia por el Senado.

La gente está contribuyendo para Georgia pero no va a Georgia.

La letra pequeña de ese “Fondo Electoral de Georgia” dice que el 75% de las donaciones al fondo de Georgia van al nuevo PAC de Trump (otra vez: son objetivos financieros que se registran ante la autoridad impositiva), llamado Save America, y el 25% va al Comité Nacional Republicano (RNC, por su sigla en inglés).

Después de semanas de gritar “Fraude” y enviar millones de correos electrónicos para pedir a sus simpatizantes que apoyen un “Fondo de Defensa de las Elecciones” (el cual también envía el 75% de las donaciones a su nuevo PAC Save America), la operación de Trump ha cambiado con sutileza su tono y foco, al regresar a temas preelectorales más sostenibles, como la venta de gorras autografiadas y la oposición al socialismo.

Entre el 15/10 y el 23/111, Trump y el RNC destinaron US$ 15 millones para pagar gastos legales y otros conceptos relacionados con la impugnación de las elecciones, según documentos federales.

Incluso parte del gasto poselectoral más fuerte —aplicado al recuento de votos— fue canalizado a través de la LLC en la que Lara Trump era miembro del consejo, incluidos US$ 2,2 millones para “publicidad por SMS”, mejor conocidos como mensajes de texto.

Business Insider afirma que, luego de la campaña electoral, Donald Trump tiene a su disposición personal un botín de poco más de US$ 60 millones y sumando el nuevo PAC, tiene casi la misma cantidad de dinero que gastó para ganar la nominación presidencial de su partido en 2016.

Esto quiere decir que Trump desplegó en la derrota electoral una notable máquina recaudatoria, estimulando la denuncia.

Algunos expertos en finanzas de campaña han especulado que Trump podría aplicar el exceso de efectivo de su nuevo PAC para pagar los gastos legales que enfrentará a nivel personal en el futuro cuando sea investigado una vez que deje el cargo.

“Un PAC de Liderazgo (esa es la denominación administrativa del fondo recaudatorio de Trump) es un conjunto de fondos empleados con fines ilegales”, opinó Meredith McGehee, directora ejecutiva de Issue One, un grupo que apoya un aumento en la transparencia política. “Hay muy pero muy pocos límites para gastar ese dinero”.

Aunque la pospresidencia de Trump casi no tiene forma, ha demostrado su deseo por ejercer su control sobre la política de los republicanos.

Ya ha respaldado a Ronna McDaniel, una aliada cercana, para que se desempeñe por otro periodo como presidenta del RNC. 

Incluso les ha preguntado a sus asesores cómo podría mantener el control del partido sin ser candidato en 2024.

No hay un púlpito más grande para intimidar que la Presidencia pero, a pesar de todo, es probable que el presidente Trump tenga un papel significativo en el futuro del Partido Republicano”, opinó Whit Ayres, un encuestador republicano. “Es muy difícil imaginarlo siguiendo el mismo camino de George W. Bush, Barack Obama y otros presidentes de tener la boca cerrada y dejar que el nuevo Presidente intente gobernar”.

La historia de Lara

Lara Trump es la mujer de Eric Trump, uno de los hijos del presidente Trump y fue la asesora principal de campaña.

The New York Times también fue nombrada en los borradores de los documentos de creación de la empresa.

Inicialmente, se pretendía que la Sra. Trump fuera la presidenta de la LLC y el Sr. Pence el vicepresidente de la misma, según muestran los documentos.

Un portavoz del presidente, Tim Murtaugh, dijo que ni la Sra. Trump ni el Sr. Pence fueron compensados ​​por American Made Media Consultants por su servicio como miembros de la junta ni ​​por otros puestos que en los que figuraban.

Los documentos muestran que Sean Dollman, el director financiero de la campaña, también era el tesorero de AMMC.

Cuidado: otras campañas anteriores, incluida la campaña presidencial de Mitt Romney en 2012, crearon estructuras similares. 

El acuerdo con AMMC fue parte de una queja de un comité de vigilancia de la Comisión Federal de Elecciones, que acusó a la campaña de Trump de disfrazar el destino del gasto.

El primer director de campaña de reelección, Brad Parscale, fue expulsado a mediados de 2020 y los funcionarios que permanecieron en la campaña describieron una escasez de efectivo.

Parscale le dijo al Times hace meses que tomó decisiones de gasto junto con la familia Trump.

El yerno del presidente y asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, quien eligió a Parscale para el cargo, se posicionó como el director ejecutivo del esfuerzo de reelección de Trump.