icon

Éxito de Putin porque con AstraZeneca adentro nadie objetará más a Sputnik V

Sin duda un enorme éxito de Rusia porque con AstraZeneca y Oxford en el medio ¿dónde van a parar las objeciones ideológicas de muchos de Occidente a la vacuna rusa? Las negociaciones han prosperado y es positivo para la Argentina y México, que estaban muy posicionados con AstraZeneca Oxford. El Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y la farmacéutica R-Pharm firmaron con la multinacional anglo-sueca AstraZeneca un memorando de cooperación en la lucha contra el COVID-19.

Vladímir Putin: Rusia consigue eludir gran parte de las objeciones de Occidente.

El director del Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, Alexandr Guintsburg, comunicó que los centros empiezan los ensayos clínicos de su vacuna conjunta contra el coronavirus.

"De hecho, ya desde ahora empiezan las pruebas clínicas", dijo Guintsburg.

El Fondo Ruso de Investigaciones Fundamentales junto con el Centro Gamaleya propusieron a AstraZeneca "utilizar uno de los dos componentes de la vacuna rusa Sputnik V (...) para aumentar la posible eficacia de la vacuna" de la compañía sueco-inglesa, informó.

Todos los firmantes por parte de Rusia están implicados en el desarrollo, producción o distribución de la vacuna anti-COVID Sputnik V, basada en vectores adenovirales como el fármaco de AstraZeneca.

Según Guintsburg, los colegas de AstraZeneca aceptaron la propuesta y supusieron que la combinación de Sputnik V con su vacuna "no solo aumentaría la posible eficacia inmunológica, sino también garantizaría una protección más duradera". 
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, felicitó por videoconferencia a las empresas con motivo de la suscripción.

Putin expresó la esperanza de que el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya y la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca entablen una cooperación exitosa.

"Expreso mi esperanza de que su cooperación sea exitosa. Y les deseo buena suerte", dijo Putin.

El director del Centro Gamaleya ya había dicho que los ensayos conjuntos de las vacunas Sputnik V y AZD1222 —esta última, desarrollada por AstraZeneca en cooperación con la Universidad de Oxford— comenzarían en un futuro inmediato.

El 11/08 Rusia registró la primera vacuna contra el COVID-19, llamada Sputnik V y desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya.

El fármaco, producido en cooperación con el RDIF, usa dos vectores diferentes basados en el adenovirus humano, lo que permite una respuesta inmune más fuerte y prolongada que las vacunas basadas en un mismo vector para 2 dosis, según los desarrolladores.

En principio, se deben administrar dos dosis para generar una sólida respuesta inmune, si bien los creadores del fármaco defienden la opción de administrar una versión light, es decir, solo el primer componente, para poder inmunizar a decenas de millones de personas cuando las capacidades industriales todavía son limitadas.

Durante los ensayos clínicos de fase III, la vacuna demostró una eficacia del 91,4% en el segundo de los tres puntos de control, luego de que se registraran 39 casos de infección en los grupos que habían recibido el fármaco o el placebo.

AstraZeneca y la Universidad de Oxford, por su parte, anunciaron a fines de noviembre pasado que su vacuna candidata contra el COVID-19 había mostrado un promedio del 70,4% de eficacia en los ensayos clínicos, aunque en régimen de dosificación había demostrado ser eficaz al 90%.

Según algunas hipótesis, AstraZeneca podría aumentar la eficacia de su vacuna mediante el uso de un componente de Sputnik V.