icon

La nueva cepa de covid 19 obliga a los ingleses a cambiar sus planes

El 1er. ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado el confinamiento de Londres y del sureste del país después de confirmar que la nueva cepa de coronavirus descubierta a principios de esta semana, que se propaga rápidamente, podría suponer un ascenso en los contagios en Reino Unido pese a la vacuna que se está inyectando en las islas británicas. "No podemos seguir con las Navidades tal y como lo teníamos planeado", ha declarado Johnson en rueda de prensa, donde ha anunciado estas medidas "con mucha tristeza", al explicar la decisión de alterar los planes previstos para la temporada navideña con esta nueva batería de medidas, que en principio se revisarán a finales de año.

Londres y el sureste del país entran en el llamado "nivel 4", con una duración inicial estipulada de 2 semanas, restricciones que se revisarán el 30/12, día en que el Gobierno se pronunciará sobre una posible extensión para salvar, en la medida de lo posible, la última semana navideña.

La ciudad de Londres, el sureste y este de Inglaterra pasarán este domingo 20/12 al nivel 4, grave, de riesgo de covid-19, con el cierre de tiendas no esenciales, por el alza de los casos del virus, anunció el 1er. ministro británico, Boris Johnson, quien comunicó en rueda de prensa que también se reforzarán las restricciones durante el periodo navideño en estas zonas tras detectarse una nueva variante de la covid-19.

Las autoridades indicaron que ya han alertado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el hallazgo de esta nueva cepa, que se propaga con mayor velocidad si bien no hay pruebas de que sea más letal o que pueda tener un impacto en la efectividad de las vacunas desarrolladas contra la covid-19, si bien este extremo se está evaluando con urgencia para su confirmación.

Las tiendas que venden artículos no esenciales, los gimnasios, los cines y las peluquerías cierran por un período de 2 semanas, mientras que estará autorizada la reunión de una persona con otra que no viva bajo el mismo techo únicamente al aire libre, indicó el jefe del Gobierno.

Además, en Navidad, quienes vivan en este nivel 4 -grave- no podrán reunirse con otros fuera de su "burbuja" familiar.

No viajar

El 1er. ministro pidió a las personas que están en los distintos niveles de restricciones en que está dividida Inglaterra, en función del número de casos, quedarse en sus lugares de residencia mientras que la población debe "considerar cuidadosamente si hay necesidad de viajar al extranjero".

Además, quienes viven en áreas con el nivel 4, similar a un confinamiento, no estarán autorizados a viajar al extranjero, aunque con "excepciones limitadas", como puede ser por trabajo.

Johnson ha pedido a los residentes del nivel 4 trabajar desde sus casas, mientras que ha modificado los planes para el periodo navideño al establecer que quienes estén en los niveles 1, 2 y 3 de restricciones -bajo, moderado y sustancial- solo puedan reunirse tres grupos de distintos techos únicamente el día 25.

Estas reuniones estaban autorizadas entre el 22/12 y el 28/12, para dar flexibilidad a las familias.

El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, indicó que por los "datos preliminares y el rápido aumento de los casos en el sureste (de Inglaterra)", el grupo asesor de Nuevas amenazas de virus respiratorios emergentes (NERVTAG, en inglés) considera "que la nueva cepa se expande más rápidamente".

"Hemos alertado a la OMS y seguimos analizando los datos disponibles para mejorar nuestro entendimiento" del virus, añadió.

Ante esta situación, "es ahora más vital que nunca que la población tome medidas en su área para reducir la transmisión", puntualizó el director médico.

2 semanas

Londres y el sureste del país entran en el llamado "nivel 4", con una duración inicial estipulada de 2 semanas, restricciones que se revisarán el 30/12, día en que el Gobierno se pronunciará sobre una posible extensión para salvar, en la medida de lo posible, la última semana navideña.

Asimismo, Johnson ha reducido los 5 días navideños en los que tenía previsto flexibilizar las restricciones hasta ahora vigentes, y que ahora se limitará a apenas 24 horas.

Sobre la nueva cepa, el principal asesor científico del Gobierno británico, Patrick Vallance, ha querido llamar a la calma al ratificar que no hay pruebas de que la nueva cepa "que es predominante en Londres" sea más letal que la modalidad original, ni altera la respuesta inmunitaria o a las vacunas.

Sin embargo "la transmisión es más rápida", lo que significa que "hay que limitar todavía más los contactos y reducir su capacidad de propagación", ha explicado Vallance antes de recordar que la incidencia se ha disparado un 50 por ciento durante las últimas dos semanas en las zonas afectadas por esta nueva restricción.

En lo que al balance se refiere, el país ha registrado 27.052 casos en las últimas horas y otros 534 fallecimientos, que elevan el total de afectados a más de dos millones de contagiados (2.004.219) y 67.065 fallecidos.