icon

Wall Street no acompaña la última bravuconada de Pompeo contra China

The Wall Street Journal afirma: "Una batalla sobre el alcance de una orden ejecutiva de Donald Trump que prohíbe a los inversores estadounidenses financiar empresas vinculadas al complejo militar de China está enfrentando al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el secretario de Estado, Mike Pompeo."

Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin (der.), y el secretario de Estado, Mike Pompeo (izq.).

La reciente orden ejecutiva del presidente Donald Trump que prohíbe a los estadounidenses invertir en empresas vinculadas al complejo militar de China ha provocado una pelea en los rangos más altos del gobierno salientes sobre quiénes deben integrar la lista, afirmó The Wall Street Journal con la firma de Jing Yang y Dawn Lim.

Desde noviembre, la Casa Blanca prohibió a los inversores estadounidenses comprar en 35 empresas chinas que el Pentágono ha clasificado como de ayuda al aparato de defensa, inteligencia y seguridad de China. 

Esto desencadenó ventas masivas de acciones y bonos chinos, obligó a las firmas de índices a sacar a las empresas de los índices de referencia y empujó a Wall Street a reevaluar los riesgos de invertir en China.

Ahora, el gobierno de Trump discrepa hacia adentro sobre si la lista negra debería incluir a filiales de las empresas. 

Tampoco hay acuerdo acerca de si se debe incluir a las afiliados. 

El Departamento de Estado y algunos funcionarios del Departamento de Defensa quieren que la orden ejecutiva tenga el alcance más amplio, dijeron personas familiarizadas con el asunto, porque la exclusión de subsidiarias o afiliadas crea un vacío legal e ignora la realidad de los mercados de capital, explicó WSJ. 

La mayoría de las empresas chinas, especialmente las empresas estatales, tienden a cotizar sus subsidiarias y afiliadas en el mercado de valores y pueden emitir bonos a través de estas u otras unidades.

Wall Street

El Tesoro quiere que la lista negra solo incluya a las empresas marcadas específicamente por el Pentágono, y no a las afiliadas o subsidiarias, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Es una opinión mayoritaria en Wall Street dado el temor de que una lista amplia pueda asustar a los mercados y provocar grandes cantidades de ventas forzadas para eliminar carteras de acciones problemáticas.

"Tal como se indica en la ley, crearemos la lista para incluir entidades chinas de propiedad, controladas o afiliadas a la industria militar, gubernamental o de defensa china que operan directa o indirectamente en los Estados Unidos (incluso a través del comercio y la inversión flujos)", dijo John Supple, portavoz del Departamento de Defensa, en un correo electrónico.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo que no comenta las deliberaciones entre agencias. 

El Tesoro está ejecutando la orden, dijo un alto funcionario del departamento.

El Tesoro intentó publicar la lista durante la última semana y media, pero enfrentó el rechazo de los funcionarios del Departamento de Estado, dijeron algunas personas familiarizadas con el asunto.

La batalla enfrenta a la oficina del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, con la del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien durante mucho tiempo ha dicho que la financiación de empresas vinculadas al Estado chino por inversores estadounidenses socava la seguridad nacional. 

Todo están pidiendo que Trump defina cuál es la estrategia única.

“A lo largo de la Administración Trump, los partidarios de la línea dura y los librecambistas han luchado ferozmente cada centímetro de esta guerra comercial”, dijo Ed Mills, analista de políticas de Washington en la casa Raymond James. "Mnuchin está tratando de ver si puede ganar la última batalla".

La orden ejecutiva emitida en noviembre prohíbe el comercio de "valores que son derivados de, o están diseñados para proporcionar exposición de inversión a dichos valores, de cualquier compañía militar china comunista". 

Pero no proporcionó detalles sobre cómo se debería definir "derivado" y si se incluirían las subsidiarias y afiliadas.

La lista incluye al fabricante de vagones de propiedad estatal CRRC Corp., el fabricante de chips Semiconductor Manufacturing International Corp., y Hangzhou Hikvision Digital Technology Co., que vende equipos de cibervigilancia. 

Mirando a Biden

"Este se ha convertido en un duro debate entre la comunidad de seguridad gubernamental y el Tesor,o y a quién se le dará el mandato de interpretar y ejecutar las intenciones del Presidente", dijo Roger Robinson, presidente y director ejecutivo de RWR Advisory Group y ex presidente de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad China-USA.

Hasta ahora, los principales proveedores de índices han adoptado una interpretación estricta de la orden ejecutiva.

MSCI Inc. anunció su decisión de eliminar las acciones de 7 empresas chinas de los índices de pizarra pero que sólo estaba eliminando las empresas nombradas en la orden y "no a las subsidiarias o afiliadas".

Así, la medida equivale a menos del 1% de la capitalización de mercado del índice MSCI China y deja intactas participaciones populares como China Mobile Ltd. y la petrolera Cnooc Ltd., filiales de empresas sí identificadas por orden ejecutiva.

Del mismo modo, FTSE Russell, otro importante proveedor de índices bursátiles, dijo que eliminaría 8 empresas chinas y haría modificaciones de acuerdo con "una lista oficial de valores sancionados" que publicará la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro.

El Departamento de Estado publicó su propia hoja informativa sobre la exposición de los fondos indexados a las empresas a principios de diciembre. Dijo que al menos 24 de las 35 empresas clasificadas como empresas militares chinas tenían afiliadas que formaban parte de un índice importante.

Mientras tanto, los administradores de activos se están acercando al equipo de Joe Biden para tratar de comprender cómo una nueva administración interpretaría la orden ejecutiva. 

Los inversores estadounidenses tienen prohibido comprar o invertir en acciones, fondos u otros productos financieros que incluyan a las empresas, a partir del 11/01/2021. La orden ejecutiva les concede a los inversores hasta noviembre de 2021 para deshacerse de sus tenencias de valores chinos.