icon

Tiempo de canje, Michael Kovrig y Michael Spavor por Meng Wanzhou

Hay rumores diplomáticos de un canje posible entre los ciudadanos canadienses presos en China, Michael Kovrig y Michael Spavor, y la ciudadana china presa en Canadá, Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei e hija primogénita del fundador de la multinacional tan eficiente en la tecnología 5G. La versión cobró fuerza porque el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, con la salida de Donald Trump de la Casa Blanca, dijo que Canadá "seguirá todas las vías" para traer a Michael Kovrig y Michael Spavor a casa cuando conoce en detalle cuál es la situación.

Meng Wanzhou, también conocida como Sabrina Meng o Cathy Meng, es una ejecutiva china, vicepresidenta de la junta directiva y directora financiera (CFO) de la compañía privada más grande de China, Huawei, fundado por su padre, Ren Zhengfei. A los 16 años, Wanzhou adoptó el apellido de su madre, la primera esposa de Zhengfei, Meng Jun (recordar que en China, primero se escribe el apellido y luego el nombre de una persona). Según una entrevista que dio al periódico chino 21st Century Business Herald, su carrera despegó cuando regresó a Huawei en 1998 para trabajar en el Departamento de Finanzas. Ella vivió en Vancouver, Canadá y obtuvo la residencia permanente en 2001, que dejó en 2009 y desde 20111 tenía residencia permanente en Hong Kong. Ella era considerada la sucedera de su padre, aunque Ren lo ha negado. Le ha dicho a Sina Tech que "ninguno de los miembros de mi familia posee cualidades [adecuadas]" y "nunca se incluirán en la secuencia de los sucesores".

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha dicho que tiene la esperanza de que su gobierno pronto lleve a casa a 2 canadienses detenidos en China, aunque renovó las críticas a la actual "detención arbitraria" de los hombres.

Lo mismo dice China por la detención de Meng Wanzhou en Canadá, y peor aún si fuese cierto que Trudeau se enteró previamente y autorizó darle curso al pedido de la Justicia estadounidense, cuando él sabía que era una factura política de Donald Trump contra Xi Jinping.

Al tomar partido en una guerra comercial, Trudeau debe pagar el costo inexorable de su decisión.

Lo más interesante es que, pese a todo, Trump también vapuleó, subestimó e ignoró a Trudeau en sus negociaciones comerciales con Canadá.

Ahora, en declaraciones a los periodistas en la puerta de su residencia en la capital canadiense, Ottawa, Trudeau dijo que Canadá todavía está trabajando para asegurar la liberación de Michael Kovrig y Michael Spavor.

La Ley del Talión

Las autoridades chinas detuvieron a Kovrig, un exdiplomático, y a Spavor, un empresario, por acusaciones de espionaje en 2018 poco después de que la ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, fuera arrestada en Canadá por una orden de extradición de USA, a la que Canadá le dió curso.

"Esta será la 3ra. Navidad que Michael Kovrig y Michael Spavor pasan en detención arbitraria en China", dijo Trudeau.

“Tengo la esperanza de recibir buenas noticias dentro de una hora, un día a partir de ahora, una semana a partir de ahora, un mes a partir de ahora. Seguimos trabajando y somos optimistas de que podremos traerlos a casa”, dijo Trudeau.

Pero él conoce muy bien el camino para destrabar la situación. Sucede que no quería complicar más su relación con Trump.

Ahora bien, si Trudeau le teme a Trump, no puede solicitar un trajo diferente a Xi Jinping.

La detención de los hombres en China y el caso de extradición en curso de Meng en Canadá han reforzado las tensiones entre los ambos países, y los funcionarios canadienses han criticado repetidamente a Beijing por su historial de derechos humanos aunque nunca explicaron por qué aceptaron involucrarse en un caso totalmente político como fue el arresto de Meng.

A principios de diciembre, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo en una rueda de prensa que Kovrig y Spavor habían sido acusados ​​y juzgados por sospechas de "poner en peligro la seguridad nacional de China".

Pero un día después de ese anuncio, Canadá dijo que había hablado con funcionarios chinos y confirmó que ambos aún no habían ido a juicio.

“Los 2 hombres fueron acusados el 19/06, pero aún no han ido a juicio”, la portavoz del gobierno canadiense Christelle Chartrand en un correo electrónico a Al Jazeera.

Ahora Trudeau: "El enfoque de China en la forma en que se ha estado comportando no está mejorando sus relaciones con ningún país del mundo y de hecho está dañando sus propios intereses. Continuaremos buscando todas las vías para traer a los dos Michaels a casa lo antes posible".

Mientras tanto, las audiencias en el caso de extradición de Meng concluyeron a principios de la semana en la provincia canadiense más occidental de Columbia Británica.

USA ha acusado de fraude al director financiero de Huawei, una acusación que ella ha negado.

Los medios de comunicación informaron a principios de diciembre que el Departamento de Justicia estadounidense estaba en conversaciones con los abogados de Meng para llegar a un acuerdo que le permitiera regresar a China a cambio de admitir algunas irregularidades.

Tal como sucede en todo este tema, Trudeau queda malparado a menos que él negocie directamente con China.

HSBC

Un oficial de policía canadiense estacionado en el aeropuerto de Vancouver el día en que la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en 20118, testificó que se encontraba en una "posición muy incómoda" como punto de contacto para la Oficina Federal de Investigaciones de los Estados Unidos. (FBI).

Meng, de 48 años, regresó a la Corte Suprema de Columbia Británica para la última semana de contrainterrogatorios de testigos como parte de su caso de extradición a USA, en medio de noticias de que sus abogados y fiscales estadounidenses mantuvieron conversaciones para llegar a un acuerdo.

“Al final del día, no estaba allí para brindar información y actuar en nombre del FBI. Estaba trabajando como miembro de la Real Policía Montada de Canadá”, testificó el sargento Ross Lundie.

“Ayudar al FBI, dada mi experiencia, fue una posición muy incómoda”, agregó.

Meng fue acusada de fraude bancario por supuestamente engañar a HSBC Holdings Plc sobre los negocios de Huawei Technologies Co. Ltd. en Irán.

Todo este tema también complicó la relación entre HSBC y el Gobierno chino.

Ella ha dicho que es inocente y está luchando contra la extradición mientras sigue en arresto domiciliario en Vancouver. 

Sus abogados han argumentado que su extradición debería ser desestimada debido a abusos del proceso durante su investigación y arresto, incluida una coordinación inapropiada entre las autoridades estadounidenses y canadienses.

También han afirmado que el caso se ha politizado hasta el punto en que Meng no recibiría un juicio justo en USA, señalando los comentarios hechos por Donald Trump, en una entrevista con la agencia de noticias Reuters en diciembre de 2018, sobre su voluntad de usar a Meng como moneda de cambio en las negociaciones comerciales con China.

Esto es lo que los chinos no entienden de Trudeau porque él conocía la situación y, sin embargo, aceptó que sucediera.

La negociación

Lundie testificó que 2 semanas atrás recibió al menos 2 llamadas de funcionarios del FBI durante la investigación y el arresto de Meng.

En las semanas previas a los contrainterrogatorios de los testigos, los funcionarios de la Real Policía Montada y la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA) testificaron en el tribunal que el proceso que condujo a la investigación y el arresto de Meng se apresuró, aunque se cumplieron las normas procesales.

Los fiscales argumentan que la extradición de Meng es válida y se siguieron los procedimientos.

Justin Trudeau dijo que la liberación de los 2 canadienses era su "máxima prioridad", y se negó a comentar sobre las conversaciones para liberar a Meng.

Está previsto que el caso de Meng concluya en abril de 2021.