icon

Festeja Elon Musk: Tesla debuta en el S&P 500 con un extraordinario comercio

El ingreso de Tesla en el S&P 500 será precedida por un gran intercambio, con 80.000 millones de dólares, algo sin precedentes en las acciones del fabricante de autos eléctricos cambiando de manos al final de la sesión de hoy 18/12 en Wall Street.

Las acciones de Tesla, con sede en California, han aumentado casi un 700% en lo que va del año, lo que sitúa su valor en el mercado de valores en más de 600.000 millones de dólares y la convierte en la sexta empresa estadounidense más valiosa que cotiza en bolsa. Muchos inversores la consideran tremendamente sobrevalorada.

Tesla de Elon Musk se convertirá el próximo lunes en la compañía más valiosa jamás admitida en el principal índice de referencia de Wall Street, representando más del 1% del índice. Las acciones del fabricante de automóviles eléctricos han subido aproximadamente un 60% desde mediados de noviembre, cuando se anunció su debut en el S&P 500.

Su incorporación al S&P 500 obligará a los fondos de seguimiento de índices a comprar acciones de Tesla por valor de más de $ 80 mil millones al final de la sesión del viernes para que sus carteras reflejen correctamente el índice, según S&P Dow Jones Indices. Esos fondos tendrán que vender simultáneamente las acciones de otros componentes del S&P 500 por el mismo valor.

"Los administradores de índices deberán vender una gran posición en los demás componentes del S&P 500 para financiar la adición de TSLA, lo que podría generar un impacto sustancial en todo el índice", escribió el jefe de investigación de índices de Virtu ITG Canadá, Ivan Cajic, en un informe de esta semana.

Los fondos gestionados de forma activa que comparan su rendimiento con el del S&P 500, muchos de los cuales hasta ahora han evitado invertir en una de las acciones más controvertidas de Wall Street, también se verán obligados a decidir si son propietarios de Tesla.

Si bien algunos inversores ven a Musk como un emprendedor visionario, otros se encuentran preocupados por los objetivos de producción incumplidos y el riesgo de gobierno corporativo luego de que Musk se viera obligado a dimitir como presidente para resolver los cargos de fraude en el 2018.