icon

Boris Johnson entre la espada y la pared: Barnier le da un ultimátum con respecto a la pesca

El negociador principal del Brexit por parte de la Unión Europea, Michel Barnier, percató al primer ministro británico, Boris Johnson, que tendrá que aceptar los límites al acceso del mercado único a cambio de un mayor control sobre la pesca o, de lo contrario, no tendrá ningún acuerdo.

La industria pesquera tiene un impacto económico mínimo, representa solo el 0,1% del producto interno bruto del Reino Unido, pero tiene una gran importancia política, y el gobierno de Johnson lo ve como un símbolo de soberanía nacional.

Luego de que su homólogo británico emitiera un comunicado el jueves por la noche en el que describía las conversaciones como "bloqueadas", Barnier dijo que se podría llegar a un acuerdo si ambas partes hacen "un esfuerzo real".

Pero, en un discurso ante el Parlamento Europeo hoy 18/12, dio una dura evaluación del ultimátum que la UE está dando a los británicos: el acceso al mercado único de la UE estará condicionado a mantener las aguas pesqueras británicas abiertas a los barcos del bloque.

Eso lo pone en curso de colisión con Johnson, quien dijo ayer que las negociaciones fracasarán a menos que la UE suavice lo que él llamó su postura "no razonable" sobre el pescado.

Si el Reino Unido quiere cortar el acceso a estas aguas a los pescadores europeos, en un momento dado, la UE también debe mantener su derecho soberano de reaccionar o compensar ajustando las condiciones de los productos, y en particular de los productos pesqueros, a la mercado”, dijo Barnier.