icon

¿Son contraproducentes los vehículos eléctricos si se alimentan de combustibles fósiles?

Las nuevas tecnologías de movilidad se fundan en los principios de reducción de emisiones de dióxido de carbono. También prometen eficiencia energética pero hay dudas acerca de si finalmente son beneficiosas.

Uno de los 23 temas más buscados en Google en este 2020 fueron los autos eléctricos Tesla, de Elon Musk.

Los automóviles eléctricos en Europa emiten, en promedio, casi 3 veces menos dióxido de carbono que los vehículos alimentados por gasolina o diésel. 

Sin embargo, se cuestiona si aquel beneficio no es contradictorio dado que la energía que utiliza es generada por la explotación de combustibles fósiles. 

Un estudio publicado en Nature demuestra que, aunque válidas, las dudas no son certeras. Los investigadores se preguntaron: "¿Podrían las políticas de electrificación ser contraproducentes al promover su difusión antes de que se descarbonice la electricidad?".

Es decir, si se logra la extensión del uso de vehículos y otras tecnologías eléctricas también aumentará la demanda. Esta demanda es abastecida por parques de generación, mayormente basados en el uso de recursos no renovables como el gas, el carbón y el petróleo. 

Además, como también aclara el informe, la fabricación de vehículos eléctricos emite más carbono que en los automóviles con motor de combustión interna.

Ante la incógnita, la investigación concluyó que los autos eléctricos producen menores emisiones generales de CO2, incluso si la electricidad utilizada para alimentarlos proviene de la generación de combustibles fósiles.

Los resultados los obtuvieron tras analizar las emisiones de 59 regiones del mundo y simulaciones a futuro. 

En síntesis, a largo plazo los beneficios de la electrificación son altamente favorables, hasta si no va acompañada por la descarbonización rápida del sector energético. 

Con todo, según explicó el especialista Antonio de Lara, ex director de Made (empresa de energías renovables), mientras en el parque de generación existan centrales de carbón funcionando es difícil afirmar tajantemente que las emisiones se reducirán a gran escala.

Por otro lado, en Argentina el transporte equivale al 15% de las emisiones totales ya que la mayoría (el 43%) se produce por la agricultura, la ganadería y la deforestación, según el Balance de gestión en Energía publicado el año pasado.