icon

Sin una Vacuna del Pueblo una parte del mundo nunca será vacunada

Casi 25% de la población mundial no accederá a la vacuna de la covid-19 hasta 2022, según un estudio publicado en The BMJ (The British Medical Journal) que advierte que los retos logísticos del programa mundial de vacunación contra el coronavirus serán tan difíciles como los que la comunidad científica ha afrontado para desarrollar la vacuna. Es un estudio realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins, Maryland (USA) acerca de las reservas de vacunas que los países han realizado antes de que ser aprobadas por los organismos oficiales de Europa y USA.

Si el mundo quiere derribar fronteras fijadas por el virus, tendrá que lograr una estrategia global.

El 15/11 ya se habían solicitado 7.480 millones de dosis, o 3.760 millones de tratamientos de 13 fabricantes de las 48 candidatas a vacuna del covid-19 que están acabando (o han acabado ya) los ensayos clínicos.

La mitad (51%) de estas dosis se destina a países del 1er. Mundo, que suman el 14% de la población mundial y el resto a los países pobres, que acogen al 85% de la población mundial.

Si todas estas vacunas candidatas se fueran escalando con éxito, la capacidad total de fabricación prevista sería de 5.960 millones de dosis para finales de 2021, con precios de entre 4,90 euros y 60,8 euros por dosis.

Hasta 40% de los tratamientos completos de vacunas de estos fabricantes podrían ser para los países con menores ingresos, aunque ello dependerá de la solidaridad de los países del 1er. Mundo, y si USA y Rusia se suman a los esfuerzos coordinados a nivel mundial.

Sin embargo, aún cuando estos fabricantes de vacunas alcancen su máxima capacidad de producción, al menos 20% de la población mundial no tendrá acceso a las vacunas hasta 2022, concluye el estudio.

3.700M

Otro estudio, realizado en China, y publicado en la misma revista, estima que 3.700 millones de adultos en todo el mundo están dispuestos a vacunarse, lo que pone de relieve la importancia de diseñar estrategias eficientes para garantizar que la oferta pueda satisfacer toda la demanda, especialmente en los países de ingresos menos desarrollados.

Así, el número final de destinatarios de la vacuna dependerá y variará mucho según la región geográfica, los objetivos de vacunación (tales como el mantenimiento de los servicios básicos esenciales, la reducción de la covid-19 grave y la detención de la transmisión del virus) y la repercusión de la reducción de la demanda mundial.

Aunque ambos estudios se basan en estimaciones, se insiste en que son suficientes para "ilustrar la escala y la gran complejidad de la fabricación, compra, distribución y administración de las vacunas para satisfacer la demanda mundial y hacerlo de manera equitativa entre países y poblaciones".

En un editorial publicado en la misma revista, Jason Schwartz, de la Universidad de Yale, apunta que muchos países ya han demostrado su compromiso con el acceso mundial equitativo a las vacunas de la covid-19 mediante la compra a través del Servicio COVAX, que destina parte del pago en vacunas para los países más pobres.


"El ritmo y el progreso de la investigación y el desarrollo de vacunas contra la enfermedad por coronavirus 2019 (covid-19) han sido extraordinarios. Este otoño (boreal), cada semana trajo nuevos informes de desarrollos positivos para vacunas candidatas en ensayos clínicos de fase III. 

La vacuna desarrollada por Pfizer / BioNTech ha sido autorizada para su uso en el Reino Unido, Canadá y USA, y la autorización estadounidense de la vacuna de Moderna parece inminente. Debido a estos productos y otros en desarrollo, así como las vacunas producidas en Rusia y China -de las que se sabe menos públicamente-, se acerca rápidamente un nuevo capítulo en el esfuerzo mundial de vacunación contra el covid-19, uno en el que los problemas de distribución, entrega, y el acceso determinará la eficacia de estas vacunas para cambiar la trayectoria de la pandemia.

2 artículos vinculados ilustran la considerable escala y complejidad de la fabricación, compra, distribución y administración de vacunas covid-19 de una manera que satisfaga las necesidades globales y lo haga de manera equitativa entre naciones y poblaciones. (...)



(...) Los autores de ambos artículos reconocen las implicaciones de la incertidumbre y la información incompleta para sus análisis, desde la falta de transparencia para las vacunas producidas o distribuidas por Rusia y China, hasta los datos demográficos faltantes para muchos países. 

Pero, en conjunto, el mensaje central de estos artículos es claro: los desafíos operativos del programa mundial de vacunación contra el covid-19 serán al menos tan difíciles como los desafíos científicos asociados con el rápido desarrollo de vacunas seguras y efectivas.

Este último esfuerzo se ha movido rápidamente hacia los éxitos iniciales, y se requerirán logros similares en la fabricación, distribución y entrega para que las vacunas produzcan los beneficios que se esperan ansiosamente en todo el mundo. 

El trabajo científico de desarrollo de vacunas está lejos de estar completo, pero el mundo se está acercando a un punto de inflexión en el que los desafíos de los programas de vacunación demandarán una mayor atención y recursos a medida que esos programas pasan de una planificación de alto nivel a una implementación detallada de primera línea.

Los miembros de la comunidad global, incluidos los gobiernos nacionales, los organismos internacionales y las organizaciones no gubernamentales, ya han demostrado un compromiso loable con el acceso global equitativo a las vacunas covid-19. 

COVAX 

Esto es más visible en su participación y apoyo al COVAX Facility, la iniciativa coordinada por Gavi (The Vaccine Alliance); la Organización Mundial de la Salud; y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias a través de la cual se podrían adquirir y distribuir miles de millones de dosis de vacunas a los países participantes, independientemente del nivel de ingresos, para fines de 2021.

COVAX y su mecanismo complementario para un compromiso de mercado avanzado son pasos importantes hacia el acceso global equitativo a las vacunas. 

Pero se requiere vigilancia para asegurar que tales aspiraciones se hagan realidad en los meses y años venideros, incluida la definición y ejecución de planes que reflejen una definición compartida de equidad en este contexto. 

Entre las muchas áreas que requieren mayor transparencia y claridad se encuentran la secuencia en la que los fabricantes de vacunas completarán los pedidos realizados por gobiernos u organizaciones multinacionales, y cómo se gestionarán los desafíos y costos adicionales asociados con los programas de vacunación (más allá del costo de las vacunas), particularmente en países de bajos ingresos. 

El hecho de que se requieran dos dosis y almacenamiento a baja temperatura para varios de los principales candidatos a vacunas presenta obstáculos adicionales para los esfuerzos de vacunación en cualquier entorno, aún más en los países de bajos ingresos.

La implementación exitosa y equitativa de los programas de vacunación contra el covid-19 requiere una coordinación global sin precedentes y un compromiso sostenido de recursos (financieros, logísticos y técnicos) de los países de ingresos altos. 

La elección de Joe Biden en USA señala la inminente reincorporación del país a la comunidad mundial, incluida la Organización Mundial de la Salud, y a las prioridades de salud mundial. 

La participación de USA en los esfuerzos de vacunación será invalorable en los desafíos futuros y para garantizar que todas las poblaciones a nivel mundial tengan acceso a las vacunas covid-19 que, en última instancia, ayudarán a poner fin a esta devastadora crisis de salud mundial."