icon

La OMS busca calmar miedos por la nueva mutación en Reino Unido

Tras advertir una propagación más rápida, Londres vuelve a aplicar restricciones severas a partir de mañana. La Organización Mundial de la Salud asegura que las vacunas funcionarán igual a pesar del desarrollo de otras cepas.

La epidemióloga de la OMS, María Van Kerhove, dijo que “todavía no existe una prueba de que la variedad del virus tenga una actitud diferente, pero nos acercamos con precaución al tema para evaluarlo bien”.

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, anunció ayer el descubrimiento de una nueva variante del SARS-CoV-2 de rápida propagación al sur de Inglaterra, en declaraciones frente a la Cámara Baja.

Aún no se contabilizó con precisión el aumento de contagios, pero se estima que la nueva cepa ya tiene más de mil casos. Londres y otras regiones volverán a aplicar fuertes restricciones a partir de mañana. 

No obstante, el funcionario también añadió que no hay ninguna prueba de que la mutación sea más nociva y dijo que es "muy improbable" que las vacunas disponibles pierdan efectividad.

Al respecto, el director del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, declaró en una rueda de prensa en Ginebra: "hemos visto muchas variedades de COVID-19, este virus se desarrolla y se cambia en tiempo". 

De esta forma, y aunque la nueva cepa probablemente se haya extendido a otros países, los expertos buscaron apaciguar los temores infundidos declarando que no sería la primera vez que esto sucede desde el inicio del brote.

Paralelamente  el consejero médico del gobierno de Reino Unido, Chris Whitty, aseguró que esta versión del virus "contiene bastantes más mutaciones que otras", y por eso el tema es "particularmente en serio".

Con todo, señaló que sería "sorprendente" que las vacunas no funcionen.