icon

Armenios y azeríes decapitados son desafíos a la tregua que vigila Rusia

Se ha identificado a dos ancianos que fueron decapitados por las fuerzas azerbaiyanas en videos ampliamente compartidos en aplicaciones de mensajería, lo que confirma dos de las atrocidades más sangrientas de la reciente guerra en Nagorno-Karabaj. Los hombres de etnia armenia no eran combatientes, dijo la gente en sus respectivas aldeas. Ambos fueron decapitados por hombres con uniformes de las fuerzas armadas azerbaiyanas. Los videos cortos y terribles de los asesinatos se encuentran entre los peores de un torrente de imágenes que muestran abusos, torturas y asesinatos que han seguido apareciendo más de un mes después de que entrara en vigor un alto el fuego mediado por Rusia.

“Amigos, hay un armenio ahí” , dice el hombre, señalando un auto blanco con placas armenias. "Lo maté." Mientras la cámara gira para mostrar un cadáver en el asiento delantero, agrega, “les estamos cortando las manos para que no levanten armas. Que sea una lección para ellos ". Las imágenes y la traducción, que no están verificadas, se compartieron ampliamente en el servicio de mensajería de Telegram.

Las organizaciones de derechos humanos han dado la alarma tras la aparición de videos de torturas, decapitaciones y otros abusos, muchos de ellos compartidos en las redes sociales, de la reciente guerra entre Azerbaiyán y Armenia en Nagorno-Karabaj.

En un informe, Amnistía Internacional dijo que había autenticado 22 videos del conflicto que muestran ejecuciones extrajudiciales, el maltrato de prisioneros de guerra y otros cautivos y la profanación de cadáveres de soldados enemigos.

Amnistía dijo que había verificado digitalmente videos que mostraban decapitaciones y la profanación de cadáveres, aunque no llegó a identificar a muchas de las víctimas ni a las circunstancias de sus muertes. 

El informe documentó la ejecución por decapitación de 2 civiles armenios y el corte de cuello a un guardia fronterizo azerbaiyano e instó a ambos países a investigar lo que describió como crímenes de guerra.

“La depravación y la falta de humanidad capturadas en estos videos muestran la intención deliberada de causar daño y humillación a las víctimas, en clara violación del derecho internacional humanitario”, explicó el reporte de Denis Krivosheev, director de investigación de Amnistía Internacional para Europa oriental y Asia central.

80 casos

Human Rights Watch ya publicó videos que luego se compartieron en línea que documentaron cómo las fuerzas azerbaiyanas habían sometido a los prisioneros de guerra armenios a abusos físicos y humillaciones, incluidos golpes y bofetadas. Estos casos se verificaron con familiares que identificaron a las víctimas. 

Los videos de las decapitaciones habían sido más difíciles de confirmar porque habían sido despojados de metadatos que mostraban dónde y cuándo fueron tomados.

Un abogado armenio de derechos humanos dijo que el país había llevado más de 80 casos de maltrato a la Corte Europea de Derechos Humanos y que el cuerpo de al menos un cautivo fue devuelto con signos de tortura.

El testimonio de los aldeanos en entrevistas con el diario The Guardian corrobora el expediente que preparan un Defensor del Pueblo de Derechos Humanos del gobierno local respaldado por Armenia y de 2 destacados abogados de derechos humanos armenios.

También confirmó una de las identidades de la víctima con un pariente y revisó una fotografía de solicitud de pasaporte que se parece mucho a la otra víctima.

Cortando cabezas

En los videos publicados en línea el 22/11 y el 03/12, hombres con uniformes similares a los del ejército azerbaiyano sujetan y decapitan a un hombre con un cuchillo. Luego se coloca la cabeza cortada sobre un animal muerto. “Así es como nos vengamos: cortando cabezas”, dice una voz fuera de cámara.

2 residentes de la aldea de Madatashen, en Nagorno-Karabaj, identificaron a la víctima como Genadi Petrosyan, de 69 años, que se había mudado a la aldea a fines de la década de 1980 desde la ciudad de Sumgait, en Azerbaiyán.

Gayane Petrosyan (sin pariente), el director de la escuela local, vivía directamente enfrente de la modesta casa de 2 habitaciones de Petrosyan. Él dijo que su padre había ayudado a instalar el sistema eléctrico de la aldea y le había mostrado fotos de un hijo que se había mudado a Rusia con su ex esposa.

Ella dijo de uno de los videos: "Pude ver claramente su rostro y pude reconocer que era él". 

Genadi Petrosyan, quien vivía solo, se resistió a salir de la aldea cuando las fuerzas azerbaiyanas se acercaron. Cuando un vecino trató de alejarlo, salió del automóvil y caminó hacia su casa.

Eduard Hayrapetyan, el jefe de la aldea, dijo que conocía a Petrosyan desde hacía más de 3 décadas y lo consideraba un amigo cercano de su familia. Recibió su última llamada de Petrosyan en la mañana del 28/10, para decirle que había visto fuerzas enemigas en la aldea. Luego, después de semanas de silencio, apareció el video.

35 desaparecidos

Artak Beglaryan, un defensor del pueblo de derechos humanos del gobierno local respaldado por los armenios, dijo que Petrosyan había sido identificado revisando 35 informes de personas desaparecidas para la región y luego contactando a conocidos, quienes confirmaron su identidad.

Él pidió mayores esfuerzos por parte de la comunidad internacional para investigar los crímenes de guerra del conflicto. "Los países occidentales se han mantenido en silencio y no han tomado medidas prácticas", dijo. "Tienen los deberes y las palancas para hablar sobre esto ... no vemos ningún resultado, no vemos ningún proceso de ellos".

Siranush Sahakyan, un abogado de derechos humanos, también confirmó la identidad de Petrosyan y dijo que ella y un colega, Artak Zeynalyan, habían preparado una investigación criminal sobre el asesinato.

“Emocionalmente, es difícil ver los videos. Desde una perspectiva profesional, puede ser una evidencia muy útil”, dijo Sahakyan, advirtiendo que tenían que examinar cuidadosamente los videos para asegurarse de que no fueran falsificados.

Amnistía Internacional ha pedido a Armenia y Azerbaiyán que investiguen videos de decapitaciones y profanaciones de cadáveres. La organización ha utilizado técnicas de verificación digital para autenticar las imágenes revisadas en este artículo, así como las imágenes del asesinato de un guardia fronterizo azerbaiyano al que le cortaron el cuello. Otros videos muestran a soldados profanando los cuerpos de combatientes enemigos.

Si bien ambas partes han estado implicadas, los canales en línea están cada vez más dominados por videos de soldados y civiles armenios que son abusados ​​por el avance de las tropas azerbaiyanas.

Truculento

"Los armenios y azerbaiyanos están viendo esos videos todos los días, y todos los días hay un nuevo video que está enviando una nueva ola de ataques a la sensibilidad del público", dijo Tanya Lokshina, investigadora de Human Rights Watch, que preparó un minucioso informe sobre los abusos contra los prisioneros de guerra armenios.

Algunos de los videos más espantosos y más vistos también han sido algunos de los más difíciles de confirmar. Un video publicado en un canal de Telegram el 07/12 mostraba a 2 soldados con uniformes del ejército azerbaiyano inmovilizando a un anciano cerca de un árbol. Otro soldado le pasa un cuchillo a uno de los atacantes, quien comienza a cortar el cuello de la víctima. La cabeza de la víctima comienza a separarse del cuello antes de que termine el video.

3 residentes de la aldea de Azokh identificaron a la víctima en este video como Yuri Asryan, de 82 años, quien se había negado a abandonar la aldea el 20/10 cuando se acercaban las fuerzas azerbaiyanas.

“No se comunicaba mucho con los demás. Simplemente se negó a irse”, dijo Georgi Avesyan, el jefe de la aldea durante hasta 2019 y una de las personas que identificó a Asryan. Dijo que era posible que Asryan no entendiera completamente lo que estaba sucediendo.

No hubo noticias del destino de Asryan hasta que apareció un video de 29 segundos en las redes sociales, incluidos los canales de Telegram que trafican imágenes sangrientas del conflicto.

Araik Azumanyan, el actual jefe de la aldea, dijo: “Recibí llamadas de muchas personas de la aldea, e incluso personas que se habían mudado de la aldea a Armenia hace muchos años diciendo que se parecía a [Asryan] en el video”.

Beglaryan, el defensor del pueblo de derechos humanos, y Sahakyan, el abogado de derechos humanos, también confirmaron la identidad de Asryan. 

Justicia propia

El fiscal general de Azerbaiyán inició una investigación sobre los crímenes de guerra cometidos tanto por Bakú como por Ereván. El lunes 14/12 realizó sus primeros arrestos, deteniendo a 2 soldados azerbaiyanos por profanar los cuerpos de las tropas armenias muertas y dos por destruir tumbas. No ha abierto públicamente ningún caso penal por decapitaciones.

Hay cientos de videos más de abusos en línea. Sahakyan dijo que ella y un colega estaban investigando 75 casos de soldados y civiles armenios cautivos en el tribunal europeo de derechos humanos, incluidos 35 que incluían pruebas en video. El lunes por la noche, los dos gobiernos realizaron un intercambio masivo de prisioneros, informaron los medios de ambos países.

En un video, un aldeano llamado Kamo Manasyan es pateado y golpeado mientras la sangre fluye de su ojo derecho. “¿Cuántos más de ustedes están aquí?”, grita su interrogador en un ruso con fuerte acento, apuntando con un rifle a la cabeza de Manasyan. "Dispárame si quieres", responde Manasyan. En cambio, el hombre lo golpea con el rifle.

“Fue difícil ver este video con esta crueldad”, dijo Gagik, su sobrino, a The Guardian, en una videollamada. "Creo que solo quieren mostrar su éxito en esta guerra y humillar a los armenios, para demostrar que ganaron".

La hermana de Manasyan, Nora, no puede soportar ver el video. “Quiero que los prisioneros de guerra regresen lo antes posible”, dijo llorando. "Quiero paz".