icon

Se ansía la vacuna pero a dos millones les falta algo más básico: agua

Millones de personas no tienen otra opción que buscar atención sanitaria en el 50% de los establecimientos de atención médica de países en desarrollo que no tienen agua potable.

Alrededor de 1.800 millones de personas tienen mayor riesgo de COVID-19 y otras enfermedades porque usan o trabajan en instalaciones de atención médica sin servicios básicos de agua, advierten la OMS y UNICEF.

Depender de instalaciones sanitarias no higiénicas, coloca a la persona en una posición de mayor riesgo frente a las infecciones, ya sea en su lugar de trabajo o de residencia, según el informe Wash (Water, Sanitation and Hygiene) de la OMS y UNICEF. 


Antes y durante la pandemia, "trabajar en un centro de salud sin agua, saneamiento e higiene es similar a enviar enfermeras y médicos a trabajar sin equipo de protección personal", explicó el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

Las estadísticas de infección por coronavirus entre los trabajadores de la salud evidencian esta realidad. Aunque son menos del 3% de la población mundial, representan el 14% de los casos de enfermedad por el virus.

Es decir que, a la par de la creciente expectativa por el desarrollo de vacunas y el diseño de planes de vacunación, 1,8 millones todavía esperan algo tan básico y elemental como el acceso al agua limpia.

La situación en establecimientos de salud a nivel mundial es ilustrativa del panorama general, de acuerdo a estas estadísticas de 165 países y 760 mil instalaciones:
> 1 de cada 4 no tiene servicios de agua.
> 1 de cada 3 no puede brindar higiene de manos.
> 1 de cada 10 no tiene servicios de saneamiento.
> 1 de cada 3 no separa los desechos de manera segura.

A pesar que esta realidad existía antes del COVID-19, la pandemia visibilizó desigualdades imposibles de ignorar. La vacuna no es ninguna solución, y menos en los 47 países de menor desarrollo.

Dentro de la lista de los "Least Developed Countries" delineada por la OMS, se encuentran gran parte de las naciones africanas y asiáticas. Allí, uno de cada 2 centros de salud no tiene agua potable, uno de cada 4 no tiene instalaciones para la higiene de manos, y 3 de 5 carecen de servicios básicos de saneamiento.