icon

Miles de desalojos en carpeta es la otra pandemia en USA

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por las siglas de su nombre en inglés, Centers for Disease Control and Prevention) conforman una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos estadounidense responsable del desarrollo y la ejecución de acciones para la prevención y control de enfermedades, salud ambiental y actividades de educación y promoción de la salud. En este marco, los CDC lograron en septiembre suspender los desalojos con el argumento de que enviar a la calle a miles de personas sólo incrementaría la crisis sanitaria. El diario The Wall Street Journal advierte que hay que prorrogar esa medida o encontrarle alguna alternativa porque se vienen desalojos que podrían complicar la crisis socioeconómica estadounidense. La bola de nieve ya suma US$ 70.000 millones.

"No trabajo, no pago la renta": Los que están atrasados ​​en el pago de la renta durante la pandemia son en su mayoría minorías, según datos de una encuesta reciente de la Oficina del Censo. Casi 33% de los inquilinos negros y el 18% de los inquilinos hispanos dijeron que estaban atrasados ​​en el alquiler en noviembre. Alrededor del 12% de los inquilinos blancos dijeron que no estaban al día con sus pagos de alquiler.

"Más inquilinos estadounidenses podrían ser desalojados de sus hogares en enero (2021) que en cualquier otro mes, ya que las protecciones implementadas durante la pandemia Covid-19 expiran, a menos que se llegue a un acuerdo de último minuto para extenderlas", advierte The Wall Street Journal con firma de Will Parker.

En enero expira la prohibición de desalojos, moratoria impuesta por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para proteger a inquilinos que no pudieron pagar el alquiler mensual, siempre que declarasen declaran dificultades financieras. 

Entre 2,4 millones y 5 millones de hogares estadounidenses están en riesgo de desalojo solo en enero, y millones más serán vulnerables en los meses posteriores, según estimaciones del banco de inversión Stout Risius Ross.

En septiembre, CDC logró detener, a escala federal, los desalojos invocando la Ley del Servicio de Salud Pública, que permite al gobierno federal promulgar regulaciones que ayuden a detener la propagación de enfermedades infecciosas.

Prórroga

La expectativa consiste en que se extienda la prohibición de desalojo de los CDC. De lo contrario, el horizonte es una catástrofe social. Sin embargo, llegan las fiestas de fin de año y no hay novedades aún acerca de la extensión de la medida pese a que USA atraviesa niveles récords de contagios y fallecimientos por pandemia.

Si no hay novedades de inmediato, localidades donde los inquilinos están protegidos únicamente por la orden de los CDC, los tribunales serán colapsados cuando los propietarios se presenten contra inquilinos morosos. Hay algunos estados que tienen sus propias legislaciones que les conceden facultades para prorrogar pero otros no: "(...) en muchas ciudades y pueblos, el proceso legal está en marcha. Si bien la orden de los CDC ayuda a mantener a los inquilinos en sus casas, no impide que los propietarios comiencen el proceso de desalojo en la corte."

Propietarios ya han presentado más de 150.000 peticiones de desalojo durante la pandemia en las 27 ciudades rastreadas por el Laboratorio de Desalojos de la Universidad de Princeton. Muchos de esos inquilinos han perdido sus maletas y ahora tienen que pagar el alquiler atrasado .

Algunos no calificaron para la moratoria porque no firmaron una declaración de su incapacidad para pagar, o porque su arrendador cuestionó su reclamo por dificultades financieras. Algunos inquilinos han tenido que abandonar sus hogares a pesar de que la prohibición estaba en vigor.

Los inquilinos desalojados todavía son responsables de meses de alquiler impago, e incluso aquellos con trabajo podrían tener dificultades para pagar. La deuda de alquiler atrasado de los estadounidenses podría llegar a un total de US$ 70.000 millones para fin de año, según Moody's Analytics.

Peligro de caos

John Pollock, abogado del Public Justice Center, organización sin fines de lucro de defensa legal, dijo que si no se renueva la moratoria, enero 2021 será el peor mes para los desalojos en la historia estadounidense. 

Una avalancha de desalojos podría agravar la propia crisis sanitaria. 

Una investigación de la Universidad de California, Los Ángeles, afirmó que el final de la moratoria de desalojo local se asoció con más de 10.000 muertes por Covid-19, potencialmente por una mayor transmisión de enfermedades por dislocación o falta de vivienda.

WSJ: "Los montos en dólares del alquiler no pagado en los casos de desalojo asombran incluso a algunos jueces veteranos. El juez de paz Michael Missildine, del condado de Collin, Texas, dijo que estaba emitiendo sentencias contra los inquilinos que debían más de US$ 10.000 en pagos de alquiler. En el pasado, una sentencia típica sería una fracción de esa suma.

"No es normal", dijo el juez Missildine durante una audiencia por video. “Se están haciendo grandes sumas muy rápidamente, y da mucho miedo verlas”, agregó, refiriéndose a las cifras de la deuda de alquiler.

Algunos propietarios dicen que han ofrecido planes de pago a plazos o tomado otras medidas para acomodar a los inquilinos con dificultades, pero ahora han pasado meses sin cobrar el alquiler. Se les impide tomar el control de su propiedad por lo que consideran leyes locales y federales excesivamente restrictivas.

Korvall Li en Seattle dijo que no ha visto un cheque de alquiler desde enero de un inquilino de una casa que gana un salario de 6 cifras. Es un déficit de alrededor de US$ 30.000. Li dijo que ha continuado con los pagos de la hipoteca y está demandando al estado y la ciudad por las protecciones de desalojo que exceden la moratoria federal.

"Ya decidí que no voy a ser propietario en el futuro", dijo Li. "Realmente me ha desanimado todo el asunto de los bienes raíces". (...)".