icon

Ushuaia prohibió los hisopos porque contaminan el mar

Es la primera ciudad de Argentina que incluye esta ordenanza, originalmente iniciativa de la ONG "A limpiar Ushuaia". Pero además, los instrumentos descartables son desaconsejados por médicos.

El fotógrafo Justin Hofman denominó a la foto "Surfista de aguas residuales". La imagen del caballito de mar lidiando con un hisopo descartable se hizo famosa y fue elegida para concursar por el premio Wildlife Photographer of the Year en 2017, organizado por el Museo de Historia Natural de Londres.

Por unanimidad, el Consejo de la ciudad de Ushuaia prohibió la venta de hisopos descartables, dado que son utilizados solo una vez y tardan años en degradarse. Mientras, contaminan las playas, los mares y océanos. 


La iniciativa comenzó de la mano de la ONG "A limpiar Ushuaia" en mayo de este año.

Usualmente, las personas arrojan este residuo al inodoro y llega al curso de las aguas a través de las cloacas. Así lo comprueban los activistas de aquella ciudad del fin del mundo cada vez que salen a limpiar las playas.

No obstante, sus tareas de higiene no alcanzan para revertir la contaminación que provocan los hisopos. Muchos se degradan a microplásticos en el agua y son consumidos por animales. A muchos terminan causándole la muerte.

Asimismo, para la organización ambientalista no se trata de elementos imprescindibles y además no está aconsejado su uso por parte de los profesionales de la salud. 

Tal como explicaron en sus redes sociales: "Por un lado constituyen elementos innecesarios para la higiene personal y los profesionales de la salud no recomiendan su uso. Por otra parte generan contaminación en el mar y por eso hay varios países donde ya fueron prohibidos o sustituidos por otros de material biodegradable".