icon

Comando de Hezbollah condenado a 5 cadenas perpetuas es un enigma para Saad Hariri

El Tribunal Especial de las Naciones Unidas para el Líbano (STL) condenó a Salim Ayache, un miembro de Hezbollah de 57 años, a cadena perpetua por participar en el asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafik Hariri. Pero Ayache fue juzgado en ausencia: sigue prófugo y Hassan Nasrallah, secretario general de Hezbollah, se ha negado a entregarlo, junto con otros 3 acusados ​​que fueron absueltos. "El señor Ayache participó en un acto de terrorismo que provocó una masacre", dijo el juez David Re al TSL, con sede en Leidschendam (Holanda). Su papel fue "decisivo en el éxito del ataque", añadió. “La gravedad de los delitos es tal que exigen la pena máxima. Los delitos son de tal gravedad que muy pocas circunstancias pueden considerarse atenuantes que puedan reducir la pena correspondiente”, continuó David Re. En la Argentina una pregunta: ¿Hubiese sido un procedimiento aceptable en el caso del atentado contra la AMIA?

Saad Hariri es un empresario y político libanés, desde el 22/10/ 2020 es el 1er. Ministro de Líbano, cargo que ya ocupó en otras 2 ocasiones, la última de diciembre de 2016 hasta enero de 2020 cuando dimitió por las protestas ciudadanas iniciadas en octubre de 2019. Es hijo del asesinado Rafik Hariri y la iraquí Nidal Bustani. Es líder del partido Movimiento del Futuro desde 2005. Se le considera alineado con Arabia Saudita, Francia y USA.

El Tribunal Especial para el Líbano, respaldado por las Naciones Unidas, condenó al comando de Hezbollah, Salim Ayache a 5 cadenas perpetuas simultáneas en ausencia por el asesinato en 2005 del ex primer ministro Rafik Hariri y otras 21 personas.

Ayache tuvo un "papel central", "principal" como parte del equipo de asesinato, que el Día de San Valentín de 2005 provocó una explosión de un coche bomba que sacudió el Líbano, desatando grandes protestas y presión internacional que resultó en la retirada de las tropas sirias del país, 30 años después de su entrada durante la guerra civil del Líbano.

Fue el inicio del derrumbe de Siria, aliado de Hezbollah.

Ayache fue condenado por 

** “conspiración para cometer un acto terrorista”, 
** “cometer un acto terrorista mediante un artefacto explosivo” y 
** “homicidio intencional”.

Además, fue imputado por el homicidio intencional de 21 personas y el intento de homicidio intencional de 226 personas.

Ayache nunca fue detenido, se cree que está bajo la protección de Hezbollah, cuyo líder Hasan Nasrallah lo describió a él y a otros tres miembros de Hezbollah uzgados por el crimen, pero declarados no culpables, como "hombres honorables de la resistencia".

El STL emitió una orden de arresto contra Ayache en 2011.

"Quienes lo protegen de la justicia deben entregarlo al tribunal especial", dijo el juez de la Sala de 1ra. Instancia, David Re.

El STL pidió al Líbano que establezca un fondo para compensar a los sobrevivientes y las familias de las víctimas del asesinato.

En 2007, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas acordó crear el Tribunal Especial para el Líbano en Leidschendam, presentándolo como el primer tribunal internacional del mundo cuyo objetivo es investigar crímenes "terroristas".

Salim Ayache es objeto de otro juicio en el mismo tribunal, relacionado con otros 3 ataques mortales contra políticos libaneses en 2004 y 2005.

El hijo

Todo esto sucede cuando el hijo de Rafi Hariri, Saad Hariri, es 1er. ministro designado en Líbano.

Saad Hariri ha participado en tres gobiernos de coalición con Hezbollah en el pasado y actualmente busca formar su 4to. gobierno, que incluirá a ministros seleccionados por Hezbollah.

Nadim Houri, director de la Iniciativa de Reforma Árabe, dijo a Al Jazeera que el veredicto emitido más de 15 años después de que ocurriera el crimen se había "convertido en un no evento" debido a la duración del proceso y la ausencia de cualquiera de los acusados en el juicio.

El veredicto se leyó en una sala de prueba vacía, con representantes de las víctimas y los equipos de fiscalía y defensa que se unieron a través de un enlace de video debido a la dificultad de viajar en medio de la pandemia de COVID-19.

“La justicia en ausencia nunca se siente como una justicia real porque las víctimas no tienen su día para confrontar a los perpetradores, y en este caso, parece que nadie está particularmente interesado en encontrarlos”, dijo Houri.

"Los juicios in absentia no son la forma ideal de impartir justicia", admitió Christophe Paulussen, investigador del Instituto Asser de La Haya (Países Bajos). "Pero, a pesar de esta desventaja, el tribunal especial para el Líbano al menos ha logrado armar un expediente judicial convincente sobre lo que sucedió hace 15 años, ayudando así a la sociedad libanesa a salir de una cultura de impunidad".

Todo el proceso de obtención y verificación de la prueba ha costado casi US$ 1.000 millones desde que comenzó en 2009. Líbano pagó el 49% del costo, el resto lo pagaron otras naciones.

El veredicto se anunció el día después de que el 1er. ministro saliente del Líbano, Hassan Diab, y 3 ex ministros fueran acusados ​​de negligencia criminal por la explosión del puerto de Beirut el 04/08/2020 que mató a unas 200 personas y destruyó gran parte de la ciudad.

La explosión, causada por casi 3.000 toneladas de material explosivo que quedaron en el puerto durante 7 años, es una acusación contra la corrupta clase política del Líbano, muchos de los cuales han estado en el poder durante décadas.

La historia

Rafic Hariri había sido 1er. Ministro del Líbano antes de su renuncia en octubre de 2004. 

Él fue asesinado el 14/02/2005 en Beirut cuando un atacante suicida detonó una camioneta llena de explosivos al pasar su convoy blindado. 

El ataque dejó 22 muertos y 226 heridos.

"Además del daño sufrido por las víctimas directas e indirectas, este impactante ataque terrorista también infligió una forma de daño colectivo al pueblo libanés", dijo el tribunal. 

"El Líbano es una democracia parlamentaria. Los políticos y líderes deben ser destituidos de sus puestos en las urnas y no por balas o bombas en un ataque terrorista", agregaron los jueces.

Según ellos, hay suficiente evidencia de que Salim Ayache estaba en el corazón de una red de usuarios de teléfonos móviles que espió las acciones de Rafic Hariri durante meses. 

Sin embargo, no hubo pruebas suficientes para condenar a los otros acusados, Assad Sabra, Hussein Oneissi y Hassan Habib Merhi, dijeron los magistrados. 

Tampoco hay evidencia de un vínculo entre el ataque y Hasan Nasrallah, líder del movimiento Hezbollah.

Tampoco con Bashar al Assad, el jefe de Estado de Siria.

Salim Ayache era miembro de la "unidad de ataque especial" de Hezbollah, según The Washington Post.