icon

Líderes de la UE acuerdan un objetivo de emisiones muy difícil de lograr

Los líderes de la Unión Europea acordaron recortes más agresivos en las emisiones de gases de efecto invernadero durante la próxima década, un año después de lanzar un acuerdo verde que abrió el camino para que otras economías importantes aumenten sus ambiciones climáticas.

Las economías occidentales con ambiciones climáticas, incluidas Francia, Suecia y los Países Bajos, estaban presionando por un acuerdo rápido sobre el objetivo más estricto de reducción de emisiones antes de la Cumbre de Ambición Climática del sábado que marca el quinto aniversario del Acuerdo de París. Más de 70 países están listos para anunciar nuevos compromisos, y las expectativas son altas para que el presidente chino, Xi Jinping, se base en su promesa de que el mayor contaminante del mundo será carbono neutral para 2060.

Se esperaba la decisión de reducir la contaminación en al menos un 55% para 2030, frente al 40% anterior. Pero ayuda a mantener el impulso global sobre el tema hasta el 2021, que es cuando el presidente entrante de USA, Joe Biden, planea unirse nuevamente al histórico Acuerdo de París y establecer una meta de cero neto para 2050. También brinda a los líderes europeos un nuevo compromiso audaz para promocionar en una reunión climática global el sábado.

La decisión de la UE se alcanzó en una cumbre en Bruselas que comenzó ayer 10/12 y duró la mayor parte de la noche cuando tres países orientales más pobres y dependientes de combustibles fósiles se opusieron a un acuerdo inicial, pidiendo más ayuda para limpiar sus economías.

Su rechazo de último minuto sorprendió a los líderes occidentales, lo que llevó a la canciller alemana Angela Merkel a decir que se quedó sin palabras, según dos funcionarios con conocimiento de las discusiones. "El clima fue una pesadilla", dijo un diplomático de la UE. "Nunca había visto tantas versiones revisadas de conclusiones de una página".

Hungría y la República Checa retiraron sus objeciones durante la noche, pero Polonia continuó bloqueando el acuerdo hasta las 8 am de hoy. Finalmente aceptó el nuevo objetivo después de obtener garantías de que la carga financiera no recaerá de manera desproporcionada sobre sus hombros. El nuevo objetivo requerirá 350.000 millones de euros adicionales (424.000 millones de dólares) al año en producción de energía e inversión en infraestructura.