icon

Nuevos descubrimientos logran la regeneración de tejidos del corazón

El principal hallazgo es de un nuevo mecanismo esencial para el desarrollo de arterias a partir de capilares sanguíneos. Los resultados del estudio español se publicaron en Nature. 

Los científicos dieron un gran paso en la comprensión de la biología de los vasos sanguíneos. Sus resultados permitirán diseñar mejores tratamientos para inducir la formación de vasos sanguíneos nuevos (vascularización) y lograr una mejor circulación sanguínea (perfusión) hacia tejidos lesionados por infarto u otros problemas.

Científicos descubrieron nuevo mecanismo de arterialización, proceso biológico que consiste en el desarrollo de arterias a partir de capilares sanguíneos. 

Este logro es particularmente significativo para pacientes que sufrieron una reducción transitoria o permanente del riego sanguíneo, como por ejemplo por infarto de miocardio o ACV.

La investigación la desarrollaron científicos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC, España), liderados por Rui Benedito, y se publicó en Nature. Los hallazgos prometen mejorar la regeneración y función del tejido cardíaco.

Hasta el momento se creía que la formación de arterias dependía del ADN de la célula progenitora. Pero ahora se sabe que las células no están genéticamente determinadas, sino que se crean mediante la supresión de genes involucrados en la progresión del ciclo celular.

Entonces, dadas las conclusiones, un tratamiento que mejore la vascularización podría funcionar bloqueando selectivamente la proliferación y el metabolismo celular.

El siguiente paso es "identificar nuevas formas de eliminar las señales de proliferación exclusivamente en las células pre-arteriales, para así poder inducir una arterialización eficaz", explicó uno de los autores en el informe a la prensa.

Todo este sistema vascular ha sido entendido en las últimas dos décadas con cada vez más precisión. Los nuevos descubrimientos significan un gran avance, dado que "un fallo en este sistema es la causa de muerte embrionaria prematura o de distintas enfermedades potencialmente mortales que surgen por malformaciones vasculares", según explicaron los investigadores.