icon

Tesla no produce ni la mitad de Toyota, VW y GM pero su burbuja crece en Wall Street

Tesla Inc. informó otro aumento de capital, por US$ 5.000 millones, su 2do. movimiento en 3 meses, aprovechando el aumento estelar de sus acciones en 2021. Las acciones de la compañía tocaron un récord, elevando el valor de mercado de Tesla por encima de los US$ 600.000 millones y consolidando aún más su posición como la compañía automotriz más valiosa del mundo a pesar de que la producción es apenas una fracción de rivales como Toyota Motor, Volkswagen y General Motors. De la venta se encargarán Goldman Sachs, Citigroup Global Markets y Morgan Stanley, entre otros. La demanda es impulsada por la decisión en noviembre de incluir a Tesla en el lote que hace el índice S&P 500, de las firmas más valiosas.

Elon Musk logra convertir a Tesla en un boom en Wall Street pero la experiencia del cliente todavía es deficiente para un premium.

En febrero, Tesla logró levantar US$ 2.000 millones.

En septiembre, otros US$ 5.000 millones. 

Si tiene éxito en diciembre, serán US$ 5.000 millones más.

Así, Tesla terminaría uno de los ejercicios más complicados en la historia empresarial levantando hasta US$ 12.000 millones en el mercado.

El repunte del 670% de las acciones de Tesla este año también ha elevado el patrimonio neto de su director ejecutivo Elon Musk, de US$ 27.000 millones a US$ 155.000 millones, convirtiéndolo en la 2da. persona más rica del mundo, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg (en el Forbes, todavía aparece como N°2, el francés Bernard Arnault, quien controla LVMH Moët Hennessy - Louis Vuitton).

En septiembre, Tesla dijo que recaudaría US$ 5.000 millones para aliviar sus futuras presiones de deuda mientras la compañía busca expandir su producción y construir nuevas fábricas en Berlín, Alemania y Austin, Texas.

Pero ha decidido regresar al mercado para aprovechar el 'rally'.

La compañía también tiene planes de lanzar nuevas líneas de vehículos, incluido un semirremolque Tesla Semi y su futurista Cybertruck.

Cuidado con las ventas

En una década, Tesla ha crecido como un fabricante importante, vendiendo más de 367.500 unidades en 2019 (Porsche, por ejemplo, vendió 280.000). Necesita más producción y más rentabilidad para los inversionistas. 

En un email enviado a sus empleados, Elon Musk reconoce que la situación le preocupa:

“Nuestra rentabilidad real es muy baja, alrededor del 1% durante el año pasado. Los inversores nos están dando un voto de confianza de cara a las ganancias futuras, pero si, en algún momento, concluyen que eso no va a suceder ¡nuestras acciones serán aplastadas inmediatamente como un suflé bajo un mazo!”.

Es cierto que Tesla lleva 5 trimestres consecutivos obteniendo beneficios, pero a costa de la venta de supercréditos, como hizo con el grupo FCA (Fiat Chrysles Automobiles) en Europa en una operación que el Financial Times estimó en “cientos de millones de euros”.

A principios de 2019, se calculaba que Tesla perdía una media de 3.600 euros por unidad fabricada, cuando en el mismo periodo el grupo BMW ganó 2.108 euros por coche vendido. 

Porsche ganó una media de 16.000 euros por cada coche vendido, subiendo a casi 70.000 euros por unidad en el caso del Porsche 911.

La inconsistencia de Tesla para hacer que sus coches sean rentables podría ser motivo de inquietud a largo plazo.

El dilema

Tesla es considerada una marca premium pero no es Porsche. 

La solución para remediar la falta de rentabilidad de Tesla consiste en subir el precio de los coches y/o reducir los costes.

Mientras que la mayoría de fabricantes crean marcas o sellos de corte premium para aumentar su rentabilidad, como DS en el grupo PSA, CUPRA en SEAT o Abarth con Fiat, Tesla puede subir otro escalón pero aumentando los costes de producción (mayor I+D, más y mejores controles de calidad, etc.) sin resultados a corto plazo.

Elon Musk ha optado por reducir el coste de producción, instando a sus equipos a que aporten ideas de donde se puede ahorrar, aunque sean UD$ 0,20 en una pieza, al final todo suma y se consigue ahorrar.

Pero la cuestión del control de calidad es lo que más preocupa.

El factor holandés

Según el diario económico holandés Het Financieele Dagblad, Bios-Group, una de las dos empresas que operan con modelos Tesla en el aeropuerto de Schiphol, de Amsterdam, ha decidido demandar a la compañía de Elon Musk por 1,3 millón de euros por los continuos fallos de sus Model S y Model X, y la mala atención de posventa de la compañía.

La compañía de taxis holandesa reclama esa cantidad porque desde 2019, Tesla sólo le permite la reparación de 2 vehículos que se averíen a la vez, entonces muchos de sus taxis han tenido que estar parados mientras que la compañía ha tenido que seguir pagando a sus empleados fijos. 

La demanda estima en 1,3 millón la pérdida de facturación por servicios de taxi no realizados por la mala o inexistente atención al cliente.

Bios-Group ha decidido abandonar Tesla y comprar Audi e-tron; afirmando que nunca antes había tenido problemas de postventa con otras marcas a las que habían comprado vehículos para su servicio de taxi. 

Por ejemplo, Mercedes había enviado a ingenieros desde Stuttgart para solucionar ciertos problemas en los vehículos.

JD Power, Consumer Reports y Carwow en USA y Reino Unido han realizado informes de satisfacción de los clientes que registran datos preocupantes para Tesla.

JD Power le otorgó la peor posición de 32 marcas a Tesla, afirmando que los defectos de fabricación de sus modelos eran hasta un 50% superiores al promedio de la industria. 

Tesla cuestionó el estudio de JD Power, quien se defendió argumentando que la marca estadounidense no permitió a la consultora encuestar a los propietarios de Tesla en los 15 estados donde se requiere que Tesla apruebe consultar a los clientes en cualquier examen de calidad.

Carwow en Reino Unido incluyó al Model S entre los 15 modelos que más fallan de los comercializados en los últimos 10 años y en noviembre, Consumer Report colocó a Tesla en el puesto 25to., de las 26 marcas analizadas, en función de la fiabilidad de sus modelos e incluye al Model S entre los 10 modelos menos fiables.