icon

Un cáncer de pulmón se llevó a un líder antitabaco

El tabaco es un flagelo. Las tabacaleras son empresas que tienen licencia para matar. Las tabacaleras movilizan enormes recursos financieros para le permitan seguir comercializando el riesgo de muerte entre los adictos al tabaco. O sumando nuevos adictos. Tabaré Vázquez, luego de haber sido fumador, decidió abandonar la adicción y se convirtió en un líder antitabaco.

"El tabaquismo es una pandemia brutal que sufre la humanidad y que por año mata entre 7 y 8 millones de personas por cáncer u otras enfermedades derivadas. Por año el tabaco mata más personas que la Primera y Segunda Guerra Mundial", dijo Tabaré Vázquez,durante la apertura del 1er. Foro multidisciplinario de Cáncer organizado por Lalcec en La Rural.

El cáncer fue una marca indeleble en la vida de Tabaré Vázquez. 

Él un oncólogo reconocido, tuvo que enfrentar que el cáncer se llevara a su madre, su padre y su hermana, y terminó llevándoselo a él mismo.

Mario Zelarayán, médico personal del presidente uruguayo Tabaré Vázquez, reveló que Tabaré era un exfumador, y aunque abandonó luego el cigarrillo, es posible que haya sido fumador pasivo: personas que no fuman pero están en ambientes en los que otros fuman.

Durante un chequeo de rutina, en 2019 se le encontró un nódulo en el pulmón derecho.

Los familiares de Vázquez se manifestaron optimistas porque el nódulo había sido detectado en su fase temprana. Sin embargo, fue una falsa impresión.

Vázquez acaba de fallecer el domingo 06/12/2020.

Él dijo una vez acerca del cáncer: "Lo vivía con terror, como cualquier familiar de cualquier enfermo, con miedo a lo que va a pasar, a que está catalogado como una enfermedad inevitablemente mortal, y hoy no es así porque el cáncer se define como una enfermedad crónica que tiene empujes agudos. Mi madre murió en 1962 de cáncer de mama, en 1966 murió mi hermana con 40 años de cáncer de mama, mi padre murió de cáncer generalizado, y tengo un hermano que murió de cáncer de páncreas".

Entonces le preguntaron si tenía miedo de contraer cáncer. Su respuesta: "No, no me siento valiente, pero no".

Le preguntaron si se había hecho un examen de ADN para  estudiar la incidencia hereditaria posible. "Me hago estudios periódicos, entre ellos PSA (antígeno prostático). Pero claro, como cualquier persona, tenemos miedo a enfermarnos, le tenía más miedo en aquel momentos que ahora que lo conozco más".

Pero su lucha contra el tabaco era fuerte, lo apasionaba.

La guerra

Vázquez asumió en marzo de 2005 y poco después anunció una batería de medidas sin precedentes en Uruguay ni en la región para combatir el tabaquismo.

El 31/05/2005, durante la conmemoración del Día Mundial Sin Humo de Tabaco, desde el edificio Libertad él anunció  sus iniciativas, y las tabacaleras enfurecieron.

Los mercaderes de la muerte no estaban acostumbrados a que líderes políticos se les plantaran delante sin importarle el chantaje de los cultivos regionales o de las fuentes de empleo, que siempre pueden resolverse con alternativas.

"El gobierno nacional está irrenunciablemente comprometido con las políticas de prevención y protección de la salud de la población", dijo Tabaré.

Él señaló que los ciudadanos fumadores debían respetar "el derecho de los no  fumadores a no respirar aire contaminado por el humo del tabaco".

15 años atrás, una revolución.

Aquel día prohibió fumar en espacios cerrados interiores de todo lugar público o privado, y en los lugares públicos en general.

En los bares y locales de recreación se anunció que se aceptaría un área exclusiva para fumadores.

Y hubo un decreto por el que todos los envases o marquillas o paquetes o envoltorios de tabaco debían contener en su exterior advertencias sanitarias que describieran los efectos nocivos del producto.

También él anunció que se tomarían medidas para "evitar la promoción equívoca o engañosa respecto a las características del tabaco y sus riesgos", así como un aumento en el precio de los cigarrillos y una regulación progresiva de la publicidad, promoción y patrocinio de estos productos.

Irracional, más adelante la tabacalera Philip Morris terminaría iniciando un juicio contra el Estado uruguayo.

Subiendo la apuesta

Durante la campaña electoral 2015, Vázquez dijo que si ganaba, regresaría a la lucha antitabaco con la que José Mujica no se había comprometido.

Debe recordar que Mujica fue promotor del cultivo del cannabis con uso medicinal y desde antes tenía posiciones favorables a la despenalización del aborto.

Apenas regresó a la Presidencia, Tabaré volvió a aumentar el precio de los cigarrillos: 10% el Impuesto Específico Interno (Imesi) para los cigarrillos, desde junio de 2015.

En julio de 2016 recibió la noticia de que el Estado uruguayo había ganado a Philip Morris la demanda en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi). Philip Morris tuvo que pagar US$ 7 millones por honorarios y costos de abogados. Debe recordarse que una fundación de Mike Bloomberg siempre auxilio a Uruguay en los gastos de patrocinio legal.

Tabaré promovió el etiquetado genérico de las cajas de cigarrillos y la eliminación de cualquier elemento distintivo.